Una can­ción con­tra la po­bre­za

La fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras tie­ne un im­por­tan­te sig­ni­fi­ca­do en el dis­tri­to de Zheng’an

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por MA LI

El ar­ce de Ca­na­dá, el fresno de EE. UU., el Rho­dam­nia du­me­to­rum de In­do­ne­sia. La ma­de­ra de es­tos ár­bo­les pro­ce­den­tes de di­fe­ren­tes paí­ses se con­vier­te en her­mo­sas gui­ta­rras gra­cias al in­ge­nio de los ar­te­sa­nos de la pro­vin­cia chi­na de Guiz­hou. Pos­te­rior­men­te, y gra­cias al mo­derno sis­te­ma lo­gís­ti­co, es­tos ins­tru­men­tos mu­si­ca­les son trans­por­ta­dos a otros lu­ga­res del país y del mun­do. El 1 de oc­tu­bre pa­sa­do en el dis­tri­to de Zheng’an (Guiz­hou), a 2000 km de la ca­pi­tal Bei­jing, mi­les de jó­ve­nes sa­ca­ron sus gui­ta­rras pa­ra to­car la can­ción Hoy es tu cum­plea­ños en ho­me­na­je por el 69.° ani­ver­sa­rio de fun­da­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar Chi­na. Sin em­bar­go, lo que está de­trás de ca­da una de es­tas gui­ta­rras es una his­to­ria de esfuerzo, sa­cri­fi­cio y éxi­to.

Va­lio­sa he­rra­mien­ta

Ro­dea­do por las mon­ta­ñas Wu­ling, en el nor­te de Guiz­hou, Zheng’an fue en­lis­ta­do en­tre los dis­tri­tos po­bres que de­bían re­ci­bir apo­yo na­cio­nal. En la dé­ca­da de 1980, a fin de au­men­tar los in­gre­sos lo­ca­les, el go­bierno dis­tri­tal de en­ton­ces im­pul­só el tras­la­do de cer­ca de 200.000 tra­ba­ja­do­res a Guang­dong, Zhe­jiang, Fu­jian, en­tre otras pro­vin­cias cos­te­ras eco­nó­mi­ca­men­te desa­rro­lla­das. De to­dos ellos, en­tre 20.000 y 30.000 tra­ba­ja­do­res se fue­ron de­di­can­do a la fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras.

Ha­ce cin­co años, una de­ci­sión to­ma­da por el go­bierno de Zheng’an fo­men­tó el desa­rro­llo lo­cal de la fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras. En aquel en­ton­ces, se apro­ve­chó la trans­fe­ren­cia in­dus­trial en las re­gio­nes cos­te­ras, lo que hi­zo que a Zheng’an lle­ga­ran al­gu­nas com­pa­ñías de la ciu­dad de Guangz­hou de­di­ca­das a es­te sec­tor. Es­to per­mi­tió que la gui­ta­rra se con­vir­tie­ra en una im­por­tan­te he­rra­mien­ta pa­ra la lu­cha con­tra la po­bre­za.

Zheng Chuan­jiu, de 40 años de edad, fue el pri­me­ro en lle­var la fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras a Zheng’an. “Yo te­nía un buen ne­go­cio en Guangz­hou, pe­ro cuan­do por la Fies­ta de la Pri­ma­ve­ra vi­si­té Zheng’an, mi pue­blo na­tal, los fun­cio­na­rios del dis­tri­to de­di­ca­dos a la lu­cha con­tra la po­bre­za con­ver­sa­ron con­mi­go”, re­cuer­da Zheng. “Tu­vi­mos mu­chas coin­ci­den­cias, así que de­ci­dí tras­la­dar mi fá­bri­ca a Zheng’an”. Pe­ro los mo­ti­vos no fue­ron so­lo eco­nó­mi­cos. Zheng Chuan­jiu que­ría tam­bién con­tri­buir a me­jo­rar la vi­da de sus pai­sa­nos, pues ca­da via­je que ha­cía a Zheng’an le ge­ne­ra­ba una pro­fun­da tris­te­za de­bi­do a las con­di­cio­nes en las que vi­vían sus ha­bi­tan­tes. A pe­sar de que cuan­do su fá­bri­ca es­ta­ba en Guangz­hou, el 90 % de sus em­plea­dos eran de su pue­blo na­tal, aho­ra ellos “tie­nen la fa­ci­li­dad de tra­ba­jar muy cer­ca de sus ca­sas y ya no sien­ten nos­tal­gia”.

Ha­ce cin­co años, la em­pre­sa de Zheng te­nía 100 em­plea­dos. Hoy dis­po­ne de 1000. Asi­mis­mo, el va­lor pro­duc­ti­vo de la com­pa­ñía ha au­men­ta­do de de­ce­nas de mi­llo­nes a cien­tos de mi­llo­nes de yua­nes, lo que ha ayu­da­do tam­bién a me­jo­rar los in­gre­sos de 141 fa­mi­lias que pre­via­men­te es­ta­ban re­gis­tra­das co­mo fa­mi­lias que vi­vían en con­di­cio­nes li­mi­ta­das. La gui­ta­rra se ha vuel­to un ele­men­to im­pres­cin­di­ble pa­ra los po­bla-

do­res de Zheng’an.

Im­pul­sa­dos por Zheng Chuan­jiu, más de 300 téc­ni­cos es­pe­cia­li­za­dos en la fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras y que tra­ba­ja­ban en otras em­pre­sas lle­ga­ron al dis­tri­to de Zheng’an pa­ra em­pren­der sus pro­pios ne­go­cios, lo que generó más de 10.000 puestos de trabajo. Las gui­ta­rras de Zheng’an no so­lo son ven­di­das en el mer­ca­do do­més­ti­co, sino tam­bién ex­por­ta­das a EE. UU., Ja­pón, Bra­sil, Es­pa­ña, Ale­ma­nia, en­tre otros paí­ses y re­gio­nes del mun­do. Si bien no sa­be leer par­ti­tu­ras, Zheng ha di­ri­gi­do a sus pai­sa­nos a li­brar­se de la po­bre­za y en­rum­bar ha­cia la pros­pe­ri­dad. “Qui­sie­ra con­tri­buir a que dentro de dos o tres años, to­da la gente de Zheng’an que tra­ba­ja fue­ra del dis­tri­to re­gre­se y co­la­bo­re con su desa­rro­llo”, di­ce.

Un gran sue­ño

Zhao Shan, pro­pie­ta­rio de la em­pre­sa Bai­kal Gui­tar, tie­ne una ri­ca ex­pe­rien­cia la­bo­ral a pe­sar de te­ner so­lo 33 años de edad. “La po­bre­za hi­zo que aban­do­na­ra los es­tu­dios y me fue­ra a tra­ba­jar a (la pro­vin­cia de) Guang­dong. Me en­lis­té en el ejér­ci­to pa­ra cum­plir un sue­ño. Tra­ba­jé tam­bién co­mo guar­dia de se­gu­ri­dad, in­ge­nie­ro es­pe­cia­li­za­do en in­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca y res­pon­sa­ble de co­mer­cio elec­tró­ni­co en una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca”, se­ña­la.

En 2016, el go­bierno del dis­tri­to de Zheng’an hi­zo una in­vo­ca­ción a for­ta­le­cer la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les. Zhao Shan es­cu­chó el lla­ma­do y re­gre­só a su pue­blo na­tal pa­ra crear Bai­kal Gui­tar, la úni­ca em­pre­sa de fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras de Guiz­hou que ven­de sus pro­duc­tos apli­can­do el plan “In­ter­net+” en los mer­ca­dos na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal.

Gra­cias a sus me­jo­res téc­ni­cas de pro­duc­ción y a sus co­no­ci­mien­tos en co­mer­cio elec­tró­ni­co, su mar­ca con­quis­tó el ter­cer pues­to en cuan­to al vo­lu­men de ven­tas de Tmall, so­lo tres me­ses después de su sa­li­da en lí­nea el 20 de ju­lio de 2016. El 11 de no­viem­bre y el 12 de di­ciem­bre de di­cho año, dos días fes­ti­vos en Chi­na en los que se or­ga­ni­zan gran­des pro­mo­cio­nes co­mer­cia­les, la com­pa­ñía ven­dió 15.000 gui­ta­rras a tra­vés de la pla­ta­for­ma di­gi­tal, el ma­yor re­gis­tro al­can­za­do en el país en di­cho pe­rio­do.

“Apar­te del esfuerzo de los tra­ba­ja­do­res, el desa­rro­llo de la em­pre­sa no pue­de des­li­gar­se del uso de mo­der­nos me­dios cien­tí­fi­cos y tec­no­ló­gi­cos, así co­mo de las po­lí­ti­cas prio­ri­ta­rias y del apo­yo del Go­bierno”, sos­tie­ne Zhao. La fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras tam­bién ha in­flui­do en el desa­rro­llo de sec­to­res com­ple­men­ta­rios, co­mo los de em­ba­la­je y lo­gís­ti­ca. “Co­mo el dis­tri­to de Zheng’an se en­cuen­tra en una zo­na ais­la­da y atra­sa­da del país, la lo­gís­ti­ca no pu­do sa­tis­fa­cer la de­man­da en los pri­me­ros dos años. Sin em­bar­go, con el au­men­to del vo­lu­men de ven­tas en la red, he­mos lo­gra­do ya un rá­pi­do cre­ci­mien­to y ofre­cer trabajo a más de 1200 per­so­nas”.

Las em­pre­sas de­di­ca­das a la fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras de Zheng’an han adop­ta­do el mo­de­lo de pro­duc­ción OEM (si­glas en in­glés de Ori­gi­nal En­trus­ted Ma­nu­fac­tu­re), es de­cir, ela­bo­ran ins­tru­men­tos mu­si­ca­les de mar­cas co­no­ci­das pa­ra gran­des em­pre­sas. Zhao Shan cree que si una com­pa­ñía quie­re ir le­jos, de­be te­ner su pro­pia mar­ca, su pro­pio mo­de­lo de pro­duc­ción y sus pro­pios ca­na­les de ven­tas. Si mi­ra­mos ha­cia el fu­tu­ro, el mo­de­lo OEM afron­ta­rá ries­gos e ines­ta-

bi­li­da­des. “Nos es­for­za­mos en pro­mo­ver nues­tra pro­pia mar­ca, la cual se ha es­ta­ble­ci­do en múl­ti­ples al­ma­ce­nes gran­des de In­ter­net co­mo Tmall y JD. Las ven­tas men­sua­les al­can­zan ya las 40.000 uni­da­des”. Zhao in­di­ca que sus pro­duc­tos se ven­den prin­ci­pal­men­te a tra­vés del mo­de­lo P2C, lo que per­mi­te la ven­ta di­rec­ta de la fá­bri­ca al con­su­mi­dor, evi­ta los in­ter­me­dia­rios, re­du­ce los cos­tos y au­men­ta la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Si bien está en­fo­ca­do en el desa­rro­llo de su em­pre­sa, Zhao Shan no des­cui­da su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial. Un ejem­plo es el ca­so de Zheng Guos­huang, una mu­jer de una fa­mi­lia po­bre re­gis­tra­da, quien en­tró a tra­ba­jar en la fá­bri­ca en marzo pa­sa­do. Du­ran­te los pri­me­ros me­ses de ca­pa­ci­ta­ción la com­pa­ñía le sub­si­dió 2200 yua­nes, y lue­go ha co­men­za­do a per­ci­bir en­tre 4000 y 5000 yua­nes al mes.

“El pri­mer pa­so es ayu­dar­les a li­brar­se de la po­bre­za. Lo que quie­ro es con­ver­tir­los de cam­pe­si­nos a obre­ros in­dus­tria­les, lo que es esen­cial a mi pa­re­cer”, con­si­de­ra Zhao. En el per­so­nal de Bai­kal Gui­tar –441 téc­ni­cos, em­plea­dos y obre­ros– ca­si to­dos son de Zheng’an y 82 pro­vie­nen de fa­mi­lias re­gis­tra­das en la lis­ta de po­lí­ti­cas de apo­yo. Cin­co em­plea­dos son in­mi­gran­tes que vi­ven en con­di­cio­nes li­mi­ta­das.

En mayo de 2017, la Ad­mi­nis­tra­ción Pro­vin­cial de Re­cur­sos Hu­ma­nos y Se­gu­ri­dad So­cial de Guiz­hou, el Co­mi­té de Guiz­hou de la Li­ga Ju­ve­nil Co­mu­nis­ta y la Fe­de­ra­ción de Jó­ve­nes de Guiz­hou le otor­ga­ron a Zhao Shan la me­da­lla Wu­si pa­ra los Jó­ve­nes de Guiz­hou. “Quie­ro que Bai­kal Gui­tar se con­vier­ta en un cen­tro de reunio­nes, un cen­tro de ser­vi­cios y un cen­tro de in­no­va­ción en co­mer­cio elec­tró­ni­co, y que ten­ga una bue­na ima­gen em­pre­sa­rial pa­ra em­plear a más per­so­nas que su­fren la po­bre­za”, ma­ni­fies­ta Zhao.

Tras cin­co años de es­fuer­zos, Zheng’an, un dis­tri­to sin mar, sin gran­des ríos y sin fron­te­ra con al­gún país, ha crea­do la ma­yor ba­se de fa­bri­ca­ción de gui­ta­rras del mun­do. Apar­te de su avan­za­do cen­tro de da­tos en la nu­be y del mo­der­ni­za­do ta­ller de pro­duc­ción que ocu­pa una ex­ten­sión de más de 600.000 m², un par­que cul­tu­ral te­má­ti­co so­bre la gui­ta­rra está en cons­truc­ción, lo que sim­bo­li­za un fu­tu­ro pa­ra Zheng’an en el que la fa­bri­ca­ción in­dus­trial, la cul­tu­ra y el tu­ris­mo irán de la mano.

Zheng Chuan­jiu y una clien­te ex­tran­je­ra.

Fo­tos de Yu Jie

Las ma­de­ras im­por­ta­das de di­fe­ren­tes paí­ses se con­vier­ten en re­fi­na­das gui­ta­rras en Zheng’an.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.