En­tre la di­plo­ma­cia y la li­te­ra­tu­ra

El ar­gen­tino Juan Manuel Cor­te­llet­ti ha­bla so­bre los mu­chos cam­bios vis­tos en Chi­na

China Today (Spanish) - - CHINA HOY ÍNDICE - Por ABEL ROSALES GINARTE

Sus víncu­los con Chi­na co­men­za­ron en Bue­nos Ai­res en 2006, cuan­do em­pe­zó a es­tu­diar el idio­ma. “En 2008, el año de los Jue­gos Olím­pi­cos, vi­ne a Bei­jing a es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad de Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les. Du­ran­te esa ex­pe­rien­cia aca­dé- mi­ca vi­si­té Yi­chang y Wuhan, ade­más de lu­ga­res de in­te­rés his­tó­ri­co y cul­tu­ral en Bei­jing”. Juan Manuel Cor­te­llet­ti re­cuer­da que tu­vo pro­fe­so­res de pri­mer ni­vel que le ayu­da­ron a des­cu­brir la cul­tu­ra, la his­to­ria y la eco­no­mía de Chi­na. “Lue­go vol­ví en 2010 a la Ex­po de Shang­hai, y tam­bién vi­si­té Hong Kong y Ma­cao”. Fi­nal­men­te, en marzo de 2016, se mu­dó a Bei­jing con su fa­mi­lia pa­ra tra­ba­jar co­mo con­se­je­ro cul­tu­ral en la Em­ba­ja­da de Ar­gen­ti­na en Chi­na. “Des­de en­ton­ces, he in­ten­ta­do via­jar to­do lo po­si­ble por el te­rri­to­rio chino”.

En sus re­cuer­dos so­bre Chi­na man­tie­ne vi­va la im­pre­sión del pri­mer en­cuen­tro con el país. “Co­mo a ca­si to­dos los que vi­si­tan Chi­na por pri­me­ra vez, me im­pac­tó la mo­der­ni­dad y la con­vi­ven­cia de es­ta mo­der­ni­dad con la tra­di­ción. El país cam­bió de una for­ma tan ace­le­ra­da que es muy di­fí­cil que al­guien que no lo ha­ya vi­si­ta­do muy re­cien­te­men­te pue­da ar­ti­cu­lar una ima­gen o per­cep­ción ac­tua­li­za­da”. Cor­te­llet­ti es li­cen­cia­do en Cien­cias de la Co­mu­ni­ca­ción con una maes­tría en Es­tu­dios In­ter­na­cio­na­les. Co­mo par­te de sus fun­cio­nes en el Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, an­tes de ve­nir a Chi­na tra­ba­jó en las em­ba­ja­das de Ar­gen­ti­na en Viet­nam y Uru­guay. “Cuan­do uno ve la fo­to de Pu­dong en Shang­hai en 1990 y la com­pa­ra con la de 2010, ad­vier­te que la aglo­me­ra­ción de ras­ca­cie­los se pro­du­jo en un pe­río­do de­ma­sia­do bre­ve, un pes­ta­ñeo de la his­to­ria. Pro­ce­sos si­mi­la­res ocu­rrie­ron en las prin­ci­pa­les ciu­da­des, lo que ex­pli­ca el im­pac­to que sien­ten los que vi­si­tan Chi­na por pri­me­ra vez y con­fron­tan la realidad con la idea que te­nían an­tes de ve­nir, a ve­ces pro­duc­to del pre­jui­cio”.

Cor­te­llet­ti ha co­nec­ta­do es­pe­cial­men­te con sus co­le­gas chi­nos, con los que com­par­te mu­cho tiem­po de la­bo­res pre­pa­ran­do y or­ga­ni­zan­do ac­ti­vi­da­des cul­tu­ra­les. “Me he en­ca­ri­ña­do mu­cho con ellos. Cuan­do vuel­va a mi país los voy a echar de me­nos”. Sus co­no­ci­mien­tos so­bre la cul­tu­ra y las tra­di­cio­nes de Chi­na le ayu­dan mu­cho, y después de tan­tos años en el país va­lo­ra el apre­cio de los chi­nos por su tie­rra. “Son cá­li­dos, or­gu­llo­sos de su país y, so­bre to­do, muy cu­rio­sos, con enor­me in­te­rés por co­no­cer ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les ex­tran­je­ras, lo que fa­ci­li­ta la ta­rea de pro­mo­ción cul­tu­ral”.

In­ten­sos víncu­los cul­tu­ra­les

Chi­na le ha da­do la opor­tu­ni­dad de vin­cu­lar­se con el otro la­do del mun­do. “Es­te país tie­ne di­men­sio­nes con­ti­nen­ta­les, lo que le otor­ga una di­ver­si­dad

ar­tís­ti­ca no­ta­ble. En es­tos años he po­di­do co­no­cer al­gu­nos as­pec­tos de su cul­tu­ra, pe­ro a me­di­da que avan­zo en mis co­no­ci­mien­tos ad­vier­to la enor­mi­dad de lo que me fal­ta por apren­der”. Ca­da ac­ti­vi­dad que or­ga­ni­za dentro o fue­ra de la em­ba­ja­da de­no­ta su es­me­ro por per­fec­cio­nar el más simple detalle. El con­cur­so li­te­ra­rio “Ar­gen­ti­na: tan le­jos, tan cer­ca”, en­tre otras mu­chas ac­ti­vi­da­des, han de­ja­do una pro­fun­da hue­lla en el pú­bli­co chino.

“Ha­ce unos me­ses, un poe­ta de Si­chuan me di­jo que mu­chos es­cri­to­res de su pro­vin­cia en­con­tra­ron su voz li­te­ra­ria, su tono, le­yen­do a Jor­ge Luis Bor­ges, el es­cri­tor la­ti­noa­me­ri­cano más tra­du­ci­do al chino man­da­rín”, ex­pli­ca Cor­te­llet­ti re­fi­rién­do­se a la di­ver­si­dad que re­pre­sen­ta Chi­na. “La po­bla­ción de Si­chuan es más gran­de que la de mi país y así ca­da pro­vin­cia o re­gión chi­na tie­ne su pro­pia his­to­ria, su cul­tu­ra, sus tra­di­cio­nes, sus pro­pios re­fe­ren­tes. Co­no­cer es­ta ri­que­za es una ma­te­ria de es­tu­dio real­men­te in­abar­ca­ble”.

Su fa­ce­ta co­mo na­rra­dor la ha co­ro­na­do con el li­bro de cuen­tos Se­res pri­mor­dia­les, que vio la luz gra­cias a la Edi­to­rial Yau­gu­ro de Mon­te­vi­deo, Uru­guay. Con un len­gua­je cla­ro y di­rec­to, el au­tor jue­ga con la fi­lo­so­fía de la vi­da, se co­nec­ta con la his­to­ria y los mun­dos que nos ayu­dan a ad­ver­tir có­mo so­mos y de dón­de ve­ni­mos. Co­que­tea con el rea­lis­mo fan­tás­ti­co del pro­pio Bor­ges y re­ve­la acon­te­ci­mien­tos re­le­van­tes de Asia en su cuen­to Las ver­da­des de Nan­jing. La his­to­ria te­rri­ble del do­mi­nio ja­po­nés en Chi­na y la ex­plo­ta­ción se­xual de mu­je­res du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial aflo­ra de una for­ma muy ori­gi­nal. Un li­bro que abre ca­mi­nos y lo si­túa co­mo un au­tor que tras­cien­de fron­te­ras con fuerza y ori­gi­na­li­dad. “Sin lu­gar a du­das, ca­si to­do lo que es­cri­bo ac­tual­men­te tie­ne re­la­ción con la ex­pe­rien­cia en Chi­na y con el apren­di­za­je del man­da­rín”.

Las re­la­cio­nes ac­tua­les en­tre Chi­na y Ar­gen­ti­na las re­su­me en una fra­se: “He­mos pa­sa­do de una re­la­ción te­nue a fi­nes del si­glo XX a una aso­cia­ción es­tra­té­gi­ca in­te­gral con víncu­los cul­tu­ra­les in­ten­sos”. La cul­tu­ra es esen­cial pa­ra el en­ten­di­mien­to mu­tuo. “En Ar­gen­ti­na po­de­mos men­cio­nar el cre­cien­te in­te­rés por el es­tu­dio del man­da­rín, la pre­sen­cia de los ins­ti­tu­tos Con­fu­cio y la pró­xi­ma aper­tu­ra de un cen­tro cul­tu­ral chino en Bue­nos Ai­res”. A to­do eso se su­ma una co­mu­ni­dad chino-ar­gen­ti­na que se afian­za ca­da vez más. Cor­te­llet­ti men­cio­na que ob­ser­va con ale­gría el desa­rro­llo im­pa­ra­ble del tan­go en Chi­na, así co­mo el cre­cien­te in­te­rés por los es­cri­to­res argentinos y el sur­gi­mien­to de ám­bi­tos aca­dé­mi­cos des­ti­na­dos a es­tu­diar la realidad ar­gen­ti­na. “En el cam­po del diá­lo­go cul­tu­ral es fun­da­men­tal ad­ver­tir que to­da ex­pre­sión que in­gre­sa a Chi­na con el tiem­po se fu­sio­na con ele­men­tos lo­ca­les. Su cul­tu­ra es tan in­ten­sa y an­ti­gua que re­sul­ta im­po­si­ble que al­gún gé­ne­ro de otro país pue­da di­fun­dir­se con to­da la pu­re­za de su ori­gen”. Se­ña­la que ese pro­ce­so está ocu­rrien­do con el tan­go y con la in­ter­pre­ta­ción de Bor­ges.

Y es que el tan­go ha re­na­ci­do con una fuerza inusi­ta­da en el país asiá­ti­co. “Ha­ce 15 años era prac­ti­ca­do por un pu­ña­do de se­gui­do­res que lo ha­bían des­cu­bier­to en via­jes a Ar­gen­ti­na, pe­ro ac­tual­men­te en to­das las gran­des ciu­da­des chi­nas se ha­cen com­pe­ten­cias na­cio­na­les, ma­ra­to­nes de tan­go y hay es­cue­las que tie­nen pro­fe­so­res chi­nos y argentinos”. La Unes­co in­clu­yó en 2009 al tan­go en la Lis­ta del Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad. Así lo ex­pli­ca en su si­tio web ofi­cial: “La tra­di­ción ar­gen­ti­na y uru­gua­ya del tan­go, hoy co­no­ci­da en el mun­do en­te­ro, na­ció en la cuen­ca del Río de la Plata, en­tre las cla­ses po­pu­la­res de las ciu­da­des de Bue­nos Ai­res y Mon­te­vi­deo. En es­ta re­gión, don­de se mez­clan los emi­gran­tes eu­ro­peos, los des­cen­dien­tes de es­cla­vos afri­ca­nos y los na­ti­vos (crio­llos), se pro­du­jo una amal­ga­ma de cos­tum­bres, creen­cias y ri­tos que se trans­for­mó en una iden­ti­dad cul­tu­ral es­pe­cí­fi­ca. En­tre las ex­pre­sio­nes más ca­rac­te­rís­ti­cas de esa iden­ti­dad fi­gu­ran la mú­si­ca, la dan­za y la poe­sía del tan­go que son, a la vez, una en­car­na­ción y un vec­tor de la di­ver­si­dad y del diá­lo­go cul­tu­ral”.

Cor­te­llet­ti des­ta­ca que las es­cue­las Car­los Gar­del, im­pul­sa­das por el em­ba­ja­dor ar­gen­tino Die­go Gue­lar y ex­ten­di­das por di­ver­sas ciu­da­des e ins­ti­tu­cio­nes co­mo uni­ver­si­da­des y cen­tros cul­tu­ra­les, han lle­va­do a di­cha dan­za has­ta las pla­zas de Chi­na, “una prác­ti­ca que cuen­ta con apro­xi­ma­da­men­te 100 mi­llo­nes de afi­cio­na­dos en el país”. El abra­zo que une a las pa­re­jas es­ta­ble­ce un ne­xo cul­tu­ral muy am­plio. “El bai­le es una for­ma de co­no­cer el país. Los tan­gue­ros chi­nos co­mien­zan por la dan­za, pe­ro lue­go se in­tere­san por la cul­tu­ra en ge­ne­ral co­mo la his­to­ria, las ar­tes plás­ti­cas, la gas­tro­no­mía, la li­te­ra­tu­ra”. A to­do es­to se une el cre­cien­te in­te­rés por el idio­ma que ayu­da a apren­der los nom­bres de los pa­sos y las le­tras de las can­cio­nes. “En fin, el tan­go es el pun­to de par­ti­da de un via­je in­te­gral a la Ar­gen­ti­na”, con­clu­ye.

Juan Manuel Cor­te­llet­ti con par­te de su fa­mi­lia en la em­ble­má­ti­ca Gran Mu­ra­lla Chi­na.

Fo­tos cor­te­sía del en­tre­vis­ta­do

Es­tu­dian­tes del Colegio Da­yu de Bei­jing (Es­cue­la de Amis­tad con la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na) apren­den las téc­ni­cas del fút­bol en la Em­ba­ja­da de Ar­gen­ti­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from China

© PressReader. All rights reserved.