CA­LLE­JE­RO LLA­MA­DO BOB MÁS QUE AMO Y MAS­CO­TA, SO­CIOS

Es­ta es la his­to­ria real de un hom­bre y un ga­to que ha­lla­ron es­pe­ran­za en el otro.

4 Patas - - Libros | Review -

Ape­nas co­mien­za el día y Ja­mes ya sien­te la fa­ti­ga. Ha­ce frío. El ham­bre se ma­ni­fies­ta y la in­di­fe­ren­cia de los tran­seún­tes ha­ce me­lla en el jo­ven mú­si­co, quien si­gue to­can­do la gui­ta­rra y can­tan­do una de las can­cio­nes que es­cri­bió. So­lo quie­re al­go de di­ne­ro para co­mer. Es­ta es una de las tan­tas ve­ces que ha pro­me­ti­do no vol­ver a con­su­mir dro­gas.

Ja­mes can­ta sin pa­rar a pe­sar del can­san­cio: ¿Quié­nes son las per­so­nas que te ha­cen sen­tir vi­vo? ¿Hay al­guno de ellos a tu la­do? ¿Es­tás per­si­guien­do

ca­da pues­ta de sol? ¿En­fren­tas ca­da mie­do? ¿Es­tás lle­gan­do más al­to?

Las co­sas no le sa­len bien. Ter­mi­na el día y lo pro­du­ci­do no al­can­za para un pla­to de co­mi­da. La ten­ta­ción la­ten­te de vol­ver a con­su­mir dro­gas lo per­si­gue. Sin em­bar­go, y de al­gu­na ex­tra­ña ma­ne­ra, una re­caí­da lo di­ri­ge a su en­cuen­tro con el ga­to que cam­bia­rá el rum­bo de sus días.

Es­ta, de ma­ne­ra re­su­mi­da, es la in­tro­duc­ción de la no­ve­la Un ga­to ca­lle­je­ro lla­ma­do Bob, pu­bli­ca­da en 2012 y tra­du­ci­da a 30 idio­mas. El li­bro sig­ni­fi­có el co­mien­zo de una aven­tu­ra col­ma­da de lo­gros para su au­tor y pro­ta­go­nis­ta, Ja­mes Bo­wen, y es­pe­cial­men­te una nue­va opor­tu­ni­dad de vi­da. Des­de su pri­me­ra edi­ción se han publicado seis tí­tu­los más y una pe­lí­cu­la pro­ta­go­ni­za­da por los ac­to­res in­gle­ses Lu­ke Trea­da­way y Ru­ta Ged­min­tas. Ja­mes vi­vió más de diez años sin ho­gar; lue­go de la se­pa­ra­ción de sus pa­dres, sa­lió a las ca­lles que­rien­do ga­nar­se la vi­da con la mú­si­ca y pos­te­rior­men­te fue diag­nos­ti­ca­do con Tras­torno por Dé­fi­cit de Aten­ción, hi­per­ac­ti­vi­dad, es­qui­zo­fre­nia y de­pre­sión. En 2007, cuan­do se cru­zó con Bob —el ga­to que ha­lló en las ca­lles de Lon­dres—, las co­sas co­men­za­ron a cam­biar.

Ve­lar por Bob se con­vir­tió en su gran mo­ti­va­ción. Tra­ba­ja­ban jun­tos ofre­cien­do su es­pec­tácu­lo mu­si­cal o ven­dien­do el pe­rió­di­co; in­clu­so, eran gra­ba­dos por las per­so­nas que pa­sa­ban por su la­do, quie­nes em­pe­za­ron a su­bir sus vi­deos a Youtu­be y los con­vir­tie­ron en to­das unas ce­le­bri­da­des. Va­rias ve­ces, Ja­mes recibió ofer­tas por su ga­to, pe­ro su res­pues­ta siem­pre fue la mis­ma: “No es­tá en ven­ta. Y no soy su due­ño: so­mos so­cios”.

Esa par­ti­cu­lar re­la­ción hu­mano-ani­mal mo­ti­vó a Ja­mes a es­cri­bir su his­to­ria. Y des­pués del éxi­to ro­tun­do del li­bro, ha des­ti­na­do par­te de las ga­nan­cias de su tra­ba­jo a apo­yar el bie­nes­tar de per­so­nas y mas­co­tas que no tie­nen ho­gar. Hoy, ya re­cu­pe­ra­do de sus adic­cio­nes, tra­ba­ja con va­rias or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro y vi­ve, jun­to a Bob, de ma­ne­ra mo­des­ta y fe­liz.

“...FUE en­ton­ces cuan­do co­no­cí a Bob... al­go me di­ce que es­ta tam­bién fue su se­gun­da opor­tu­ni­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.