¡EVI­TAR!

4 Patas - - Guía -

> Bo­las de la­na: la ima­gen de un mi­nino ju­gan­do con hi­los es un clá­si­co, pe­ro exis­te el riesgo de que los in­gie­ra o de que sus uñas se que­dan atra­pa­das en ellos. Si un ga­to tra­ga­ra una can­ti­dad con­si­de­ra­ble, po­dría aho­gar­se o su­frir de una obstrucción in­tes­ti­nal, co­mo su­ce­de con las bo­las de pe­lo.

> Ca­bles: la cu­rio­si­dad ga­tu­na pue­de lle­var a tu mas­co­ta a ex­plo­rar las co­ne­xio­nes eléc­tri­cas, por lo que de­bes to­mar to­das las pre­cau­cio­nes. Ubi­ca los ca­bles fue­ra de su al­can­ce y fi­ja a la pa­red o al te­cho aque­llos que cuel­gan, pues por lo ge­ne­ral son los más atrac­ti­vos para los fe­li­nos.

> Ju­gue­tes in­se­gu­ros: aun cuan­do sean di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te para ga­tos, es im­por­tan­te ve­ri­fi­car su ca­li­dad. Aque­llos que con­tie­nen par­tes muy pe­que­ñas (co­mo los ojos de plás­ti­co de los ra­to­nes de fel­pa) o que se rom­pen fá­cil­men­te, pue­den re­pre­sen­tar un riesgo para tu mas­co­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.