“RESCATÉ UN NUE­VO GA­TO”

Si adop­tas­te un fe­lino ca­lle­je­ro pe­ro ya te­nías otro en ca­sa, si­gue es­tas re­co­men­da­cio­nes para ayu­dar­les a so­cia­li­zar.

4 Patas - - Experto | Comportamiento -

Los fe­li­nos tie­nen un com­por­ta­mien­to so­cial di­fe­ren­te al de los pe­rros. Son muy te­rri­to­ria­les y no es­tá den­tro de sus in­tere­ses prin­ci­pa­les an­dar en ma­na­da. Sin em­bar­go, eso no sig­ni­fi­ca que no pue­dan com­par­tir es­pa­cios o crear víncu­los con otros de su mis­ma es­pe­cie. Lo im­por­tan­te es sa­ber ayu­dar­les en el pro­ce­so.

El éxi­to de­pen­de de mu­chos fac­to­res. Si tu pri­mer ga­to es tranquilo, no lle­va mu­cho tiem­po vi­vien­do so­lo, es­tá cas­tra­do y el nue­vo fe­lino es del se­xo opues­to y de tem­pe­ra­men­to pa­si­vo, es po­si­ble que las co­sas sal­gan muy bien. Por el con­tra­rio, si tu mi­nino es hu­ra­ño, do­mi­nan­te y muy te­rri­to­rial, o si le afec­tan de­ma­sia­do los cam­bios y es ner­vio­so, el pro­ce­so pue­de com­pli­car­se. Ha­cer que es­tos ani­ma­les so­cia­li­cen es un asun­to de pa­cien­cia y de­be ha­cer­se de ma­ne­ra gra­dual.

Pri­me­ro, prepara un es­pa­cio apar­te para el nue­vo in­te­gran­te, sin ais­lar al ga­to que ya es­ta­ba en ca­sa de sus lu­ga­res más con­cu­rri­dos. Es ideal que al co­mien­zo per­ma­nez­can se­pa­ra­dos y que les des la opor­tu­ni­dad de in­ter­ac­tuar pa­san­do sus pa­tas por de­ba­jo de la puer­ta que los separa. Tam­bién pue­des in­ter­cam­biar sus es­pa­cios a dia­rio.

Es po­si­ble que al prin­ci­pio mues­tren sig­nos de agre­si­vi­dad, pe­ro cuan­do de­jen de ha­cer­lo sa­brás que es el mo­men­to ideal para ins­ta­lar una ma­lla en la puer­ta y per­mi­tir que se vean, siem­pre bajo tu su­per­vi­sión. Las in­ter­ac­cio­nes po­si­ti­vas en­tre am­bos son ne­ce­sa­rias y para ello pue­des ali­men­tar­los o pre­miar­los en pre­sen­cia del otro.

Cuan­do am­bos se sien­tan tran­qui­los con la ma­lla, pue­des de­jar­los in­ter­ac­tuar li­bre­men­te por cor­tos pe­rio­dos y pre­miar su buen com­por­ta­mien­to. Si aún des­pués de es­tos pa­sos sien­tes inseguridad o per­ci­bes que no avan­zan en su re­la­ción, ase­só­ra­te de un mé­di­co ve­te­ri­na­rio etó­lo­go. Re­cuer­da que no to­dos los ca­sos son igua­les y que al­gu­nos pro­ce­sos de so­cia­li­za­ción pue­den tar­dar se­ma­nas y has­ta me­ses.

POR­TA­DA Ani­ma­les res­ca­ta­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.