Tea­tro QUE DE­JA HUE­LLA

Des­de la fan­ta­sía y la mú­si­ca, la obra Una aven­tu­ra en 4 pa­tas, cu­ya pri­me­ra tem­po­ra­da se es­tre­na el 24 de fe­bre­ro en el Tea­tro Be­lar­te de Bo­go­tá, bus­ca dar­les un men­sa­je a niños y pa­dres so­bre la te­nen­cia res­pon­sa­ble de las mas­co­tas.

4 Patas - - Tendencias -

El ac­tor Nés­tor Sa­la­zar no se ins­pi­ró en un li­bro, una pe­lí­cu­la, una obra de tea­tro o un video de Youtu­be; se ins­pi­ró en Ne­rón, su mas­co­ta, un gol­den re­trie­ver. Du­ran­te año y me­dio ana­li­zó su ma­ne­ra de ca­mi­nar, de acos­tar­se y de co­rrer, y ob­ser­vó, sin per­der de­ta­lles, sus emo­cio­nes, sus mo­men­tos de fe­li­ci­dad, pe­re­za, tris­te­za y arre­pen­ti­mien­to al sen­tir­se re­ga­ña­do.

De es­ta ma­ne­ra, se me­tió de lleno en el pa­pel de Spy­ke: un pe­rro crio­llo aban­do­na­do, en­con­tra­do lue­go por dos niños in­se­pa­ra­bles que com­pi­ten para adop­tar­lo. Este, pro­ta­go­nis­ta de la obra Una aven­tu­ra en 4 pa­tas, con­vi­ve con va­rios per­so­na­jes co­mo Chan­dal, un ha­da tra­vie­sa atra­pa­da en el pla­ne­ta Tie­rra que, al sen­tir­se aban­do­na­da, em­pie­za a mal­tra­tar a las mas­co­tas, y Le­brel, el ha­da pro­tec­to­ra de los ani­ma­les que de­ci­de regresar al mun­do para sal­var­lo.

La obra, di­ri­gi­da por Leo­nar­do Cai­ce­do e idea­da por Na­ta­lie D'or­son­vi­lle, pre­ten­de ge­ne­rar una re­fle­xión: que la adop­ción es la sal­va­ción para mi­les de mas­co­tas aban­do­na­das, pe­ro que la ta­rea no ter­mi­na ahí. “Es ne­ce­sa­rio pla­near muy bien y ase­gu­rar­se de que se cuen­ta con to­dos los me­dios y con­di­cio­nes para que el nue­vo in­te­gran­te de la fa­mi­lia ten­ga una vi­da dig­na y fe­liz”, ad­vier­te Da­vid Le­mus, di­rec­tor de Mer­ca­deo de la ca­sa pro­duc­to­ra Co­ne­xión Tea­tral.

Sea co­mo sea, la ma­gia del tea­tro siem­pre de­ja una hue­lla. Así la vi­vió el pro­pio Nés­tor mien­tras pre­pa­ra­ba su per­so­na­je. “La idea es lo­grar co­nec­tar­nos con ese ca­ri­ño que se ma­ni­fies­tan mu­tua­men­te los hu­ma­nos y las mas­co­tas. Pue­de que ellas no ha­blen, pe­ro con sus ex­pre­sio­nes nos di­cen mu­chas co­sas. Son una com­pa­ñía her­mo­sa”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.