Tro­ta­mun­dos: la ga­ta via­je­ra.

Por ai­re, tie­rra y mar, Bur­ma, una fe­li­na crio­lla, via­jó des­de In­dia has­ta Bul­ga­ria jun­to a sus due­ños.

4 Patas - - Contenido -

Ya era de no­che en Yan­gón, Birmania. Bo­ris y Mar­ta se di­ri­gían a pie ha­cia su hos­pe­da­je, en el Tha­bar­wa Na­tu­ral Me­di­ta­tion Cen­ter. Es­ta­ban, sin sa­ber­lo, a po­cos se­gun­dos de en­con­trar­se con su fu­tu­ra com­pa­ñe­ra de via­je: una aven­tu­re­ra de cua­tro pa­tas que lo cam­bia­ría to­do y con la que re­co­rre­rían mi­les de ki­ló­me­tros por el sur de Asia, Asia Cen­tral y Eu­ro­pa Orien­tal.

Mien­tras ca­mi­na­ban, va­rios niños les sa­lie­ron al pa­so. Uno de ellos lle­va­ba en sus bra­zos a un ani­mal pe­que­ño, pe­lu­do y gris. Mar­ta pen­só que se tra­ta­ba de una ra­ta muer­ta, pe­ro lue­go se tran­qui­li­zó al es­cu­char­la mau­llar. Era una ga­ta en­fer­ma.

La pa­re­ja de via­je­ros —él, búl­ga­ro y ella, es­pa­ño­la— de­ci­dió to­mar­la y lle­var­la al cen­tro de me­di­ta­ción. Por su as­pec­to, pen­sa­ban que iba a mo­rir, pe­ro no se re­sig­na­ron. En In­ter­net en­con­tra­ron una ex­tra­ña fór­mu­la para ali­viar ga­tos, una es­pe­cie de ja­ra­be ca­se­ro a ba­se de le­che eva­po­ra­da y ye­ma de hue­vo. Lo pre­pa­ra­ron y fue, co­mo se di­ce po­pu­lar­men­te, ‘san­to re­me­dio’.

Sin em­bar­go, aún ha­bía mu­cho por ha­cer. Du­ran­te los si­guien­tes días, am­bos, jun­to a la ga­ta, re­co­rrie­ron las ca­lles de Yan­gón en bus­ca de un ve­te­ri­na­rio. Fi­nal­men­te, des­pués de va­rios ‘ires y ve­ni­res’ en bus, die­ron con uno que la exa­mi­nó y le re­ga­ló le­che en pol­vo, pa­ña­les y va­cu­nas.

La ga­ta fue to­man­do fuer­zas mien­tras Bo­ris y Mar­ta alis­ta­ban las ma­le­tas para su pró­xi­mo des­tino: In­dia.

— Na­die la que­ría. Nos la fui­mos lle­van­do… y lle­gó a Eu­ro­pa con no­so­tros —re­cuer­da Mar­ta, quien fi­nal­men­te la bau­ti­zó ‘Bur­ma’, en ho­nor a su país de na­ci­mien­to.

Bo­ris, Mar­ta y Bur­ma vi­vie­ron en In­dia du­ran­te nue­ve me­ses en los que la ga­ta, en las ca­lles, era una atrac­ción: ca­da vez que sa­lían, los niños le bus­ca­ban el jue­go. Mar­ta aún tie­ne pre­sen­te la ima­gen de Bo­ris al car­gar­la en su hom­bro. “Co­mo tie­ne ras­tas, lo lla­ma­ban ‘el sa­cer­do­te del ga­to’”, co­men­ta en­tre ri­sas.

Cuan­do Bur­ma no iba so­bre la es­pal­da de sus due­ños, lo ha­cía en una ces­ti­ta de bam­bú cons­trui­da es­pe­cial­men­te para ella o en una mo­chi­la para ga­tos que le com­pra­ron des­pués. En el cam­po, o en lu­ga­res co­no­ci­dos y se­gu­ros, la sol­ta­ban para que co­rrie­ra; en otros ca­sos, la lle­va­ban con co­rrea y a ve­ces ha­cían au­tos­top y via­ja­ban con ella acos­ta­da en­ci­ma.

Bo­ris y Mar­ta cam­bia­ban de ca­sa ca­da dos o tres me­ses. Así, de mu­dan­za en mu­dan­za, lle­ga­ron a vi­vir a un pue­blo en el es­ta­do de Sik­kim, en el no­ro­rien­te del país. Sus ve­ci­nos los recibieron ama­ble­men­te, les en­se­ña­ron las can­cio­nes lo­ca­les, lo mis­mo que a ela­bo­rar li­cor a par­tir del arroz y a pre­pa­rar que­so. La ga­ta tam­bién dis­fru­ta­ba, sa­lía a ex­plo­rar el jar­dín y has­ta se hi­zo ami­ga de un pe­que­ño pe­rro.

Pe­ro un día, la es­ta­día en In­dia lle­gó a su fin. Bur­ma ya te­nía pa­pe­les y

las va­cu­nas y exá­me­nes en regla para con­se­guir un mi­cro­chip, una es­pe­cie de cé­du­la o pa­sa­por­te que le per­mi­ti­ría in­gre­sar a Eu­ro­pa. Con su si­tua­ción arre­gla­da, Bo­ris y Mar­ta de­ci­die­ron co­men­zar un nue­vo via­je con­tra­rre­loj: lle­gar en tan so­lo 20 días has­ta Bul­ga­ria, jus­to para la no­che de Na­vi­dad.

En In­dia to­ma­ron un avión con des­tino a Kir­guis­tán, en Asia Cen­tral. Allí, Bur­ma co­no­ció la nie­ve, que al prin­ci­pio no le hi­zo mu­cha gra­cia. La fa­mi­lia atra­ve­só el país en ca­rro y lle­gó a Ka­za­jis­tán. Cru­zó en tren has­ta la fron­te­ra y pos­te­rior­men­te abor­dó un bar­co que atra­ve­só el mar Cas­pio has­ta Azer­bai­yán. La ga­ta fue la sen­sa­ción. Los pa­sa­je­ros pa­sa­ban para sa­lu­dar­la y, aun­que hu­bo una tor­men­ta y la ma­yo­ría de los tri­pu­lan­tes se ma­rea­ron, Bur­ma ni lo sin­tió.

En Azer­bai­yán, un bus fa­mi­liar en el que fes­te­ja­ban un cum­plea­ños acer­có a los aven­tu­re­ros has­ta Geor­gia, so­bre la costa del mar Ne­gro. Des­de allí, pa­san­do por Tur­quía, arri­ba­ron a Bul­ga­ria a pun­ta de au­tos­top. A las 11 de la no­che del 24 de di­ciem­bre de 2015 ya es­ta­ban en la ca­sa de Bo­ris para ce­le­brar.

Hoy, Bur­ma vi­ve con Bo­ris en Hris­to Da­no­vo, un pue­blo ubi­ca­do a unos 140 ki­ló­me­tros de So­fía, la ca­pi­tal de Bul­ga­ria. Mar­ta par­tió a Ma­drid en la pri­ma­ve­ra de 2017 en com­pa­ñía de Chance, un pe­rro cie­go que adop­ta­ría lue­go. Aun­que am­bos to­ma­ron di­fe­ren­tes rum­bos, la ga­ta, y aho­ra Chance, son el vi­vo re­cuer­do de un via­je que les cam­bió la vi­da, no so­lo a ellos, tam­bién a los ani­ma­les que res­ca­ta­ron y que in­vi­ta­ron a ser par­te de su aven­tu­ra.

LA HIS­TO­RIA DE BUR­MA SE PUE­DE EN­CON­TRAR EN RE­DES SO­CIA­LES CON EL NOM­BRE DE ‘ROVING SNAILS’ (CARACOLES ERRANTES), PUES A SUS DOS DUE­ÑOS LES GUS­TA CA­MI­NAR MUY LEN­TA­MEN­TE.

Bo­ris es búl­ga­ro y es­tu­dió his­to­ria y po­lí­ti­ca en el Reino Uni­do. Mar­ta, es­pa­ño­la, se for­mó en Ne­go­cios, Es­tu­dios Cul­tu­ra­les e His­to­ria del Ar­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.