Edu­ca­ción incompleta

ADN Barranquilla - - LA VIDA - San­dra Vi­via­na Gar­cía

No co­noz­co nin­gún co­le­gio de pri­ma­ria o ba­chi­lle­ra­to que le en­se­ñe a los ni­ños y jóvenes so­bre su ce­re­bro y su men­te. No sé si us­ted se­pa de al­guno, si es así, me en­can­ta­ría sa­ber­lo pa­ra fe­li­ci­tar­los. De to­das las per­so­nas que co­noz­co, nin­gu­na tu­vo una asig­na­tu­ra so­bre có­mo re­la­cio­nar­se con su pro­pia men­te pa­ra sa­car­le par­ti­do pa­ra sí mis­mo.

To­dos apren­di­mos prác­ti­ca­men­te lo mis­mo: geo­gra­fía, his­to­ria, re­li­gión, ma­nua­li­da­des, ma­te­má­ti­cas, len­gua­je, al­go de in­glés, cien­cias na­tu­ra­les y con suer­te al­gún ins­tru­men­to. De ahí pa­ra ade­lan­te en el ba­chi­lle­ra­to, quí­mi­ca, fí­si­ca, tri­go, cálcu­lo, fi­lo­so­fía y con suer­te, al­go de ar­tes. La edu­ca­ción que re­ci­bi­mos y que re­ci­ben mu­chos jóvenes hoy día es su­per­fi­cial, por­que no abor­da al ser, sino al ha­cer, que no es ma­lo, pe­ro es in­com­ple­to por­que el éxito de nues­tro queha­cer vo­ca­cio­nal de­pen­de del equi­li­brio que ha­ya den­tro de no­so­tros.

No es des­ca­be­lla­do desear que en la edu­ca­ción aca­dé­mi­ca se en­se­ñe au­toes­ti­ma, neu­ro­cien­cias y co­mu­ni­ca­ción aser­ti­va.

Las neu­ro­cien­cias por ejem­plo, en­tre mu­chos otros be­ne­fi­cios, fa­ci­li­tan el de­sa­rro­llo de pro­ce­sos cog­ni­ti­vos co­mo el ma­ne­jo de emo­cio­nes, el go­bierno de los pen­sa­mien­tos, la me­mo­ria, con­cen­tra­ción, el len­gua­je, la lec­to-es­cri­tu­ra y la crea­ti­vi­dad.

Cuan­do ni­ña y ado­les­cen­te, no con­té con una red de apo­yo fa­mi­liar que sol­ven­ta­ra los va­cíos de mi edu­ca­ción aca­dé­mi­ca, y sé que co­mo yo, in­clu­so en con­di­cio­nes más de­li­ca­das, hay mu­chos ni­ños y jóvenes en el país, por eso con­si­de­ro im­por­tan­te que el con­te­ni­do edu­ca­ti­vo se trans­for­me.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.