La ma­dru­ga­da de ve­li­tas

Tra­di­ción vi­va a pe­sar de que la pól­vo­ra de­jó de es­ta­llar con la fuer­za de otras épo­cas.

ADN Barranquilla - - PORTADA - Ja­vier Fran­co Al­ta­mar

“El cie­lo se ilumina, con es­plen­dor, la pól­vo­ra se que­ma, con gran ful­gor”, di­ce el maes­tro Adol­fo Eche­ve­rría en su can­to ‘La In­ma­cu­la­da’ de 1974.

Eran los tiem­pos en que la pól­vo­ra, sin ser­lo, pa­re­cía inofen­si­va, y era po­si­bles ma­ni­pu­lar­la a tier­na edad en for­ma de ben­ga­las; ti­rar­la con­tra la pa­red en for­ma de pe­lo­ti­ca de pa­pel, y el so­ni­do rei­nan­te era del tri­qui-tra­qui, una len­te­ja azul que ven­dían por car­ti­llas en­te­ras.

La pól­vo­ra si­gue apa­re­cien­do, pe­ro ya no co­mo an­tes por­que lo ha­ce a es­con­di­das. Ya se sa­be –y ca­da año es­ta­lla en for­ma de he­ri­dos o ampu­tados que nun­ca de­bie­ron ser– que es pe­li­gro­sa y le­tal.

Pe­ro per­sis­te lo ori­gi­nal de la ciu­dad, la for­ma­ción de fa­ro­les en los pi­sos y ba­ran­das con el al­ma que bri­lla des­de las ve­las.

‘ La In­ma­cu­la­da’, de Eche­ve­rría, es jus­ta­men­te una plegaria a La In­ma­cu­la­da Con­cep­ción de Ma­ría, ma­dre de Je­sús, cu­ya fies­ta, ya ha­bía si­do men­cio­na­da por el mis­mo mú­si­co en la maes­tran­za ‘Las Cua­tro Fies­tas’, de 1967, can­ta­da por Nury Bo­rrás.

Que es­ta fies­ta se ce­le­bre ca­da 8 de di­ciem­bre tie­ne que ver, co­mo se ha di­cho, con la cir­cuns­tan­cias de que el dog­ma fue pro­cla­ma­do por el Pa­pa Pío IX el 8 de di­ciem­bre de 1854, en su bu­la Inef­fa­bi­lis Deus. Se con­fi­gu­ró así una nue­va ad­vo­ca­ción o mo­do de­sig­nar a Ma­ría.

Es la vi­gi­lia pre­pa­ra­ti­va del dog­ma, una prác­ti­ca que pa­re­ce ha­ber lle­ga­do al país a fi­na­les del si­glo XIX, pa­ra con­ver­tir­se, en el ca­so de la cos­ta Ca­ri­be, en una tra­di­ción de ma­dru­ga­da lu­mi­no­sa.

En los días pre­vios, se apa­re­cen tam­bién unos co­mer­cian­tes que tie­nen es­ta no co­mo su tem­po­ra­da al­ta, sino co­mo su tem­po­ra­da úni­ca: los ven­de­do­res de fa­ro­les, que se man­dan a la ca­lle con ca­rre­tas lle­nas, ya sea em­pu­ja­das por ellos mis­mos, o ja­la­das por una bes­tia.

Bas­ta con sen­tar­se y es­pe­rar a qué pa­se al­guno: co­mo mí­ni­mo, ven­drá a pie con el car­ga­men­to al hom­bro, pe­ro apa­re­ce­rá. Y si us­ted es­tá se­ña­la­do por el in­for­tu­nio, pues no que dan ga­nas de to­mar. Co­ro: To­ma, to­ma To­ma­te el tra­go, Juan Pa' que pue­das bai­lar To­ma, to­ma

To­ma­te el tra­go, Juan Pa' que pue­da bai­lar”. La can­ción de Eche­ve­rría es el re­su­men de la fe­cha ca­mi­na­rá mu­chas cua­dras an­tes de que se to­pe con un ven­de­dor es­qui­ne­ro que le ofrez­ca el jue­go por unos po­cos bi­lle­tes.

Si las ma­dru­ga­das de Ba­rran­qui­lla no tra­je­ran sus pro­pias bri­sas ba­jo el bra­zo, eso fa­ro­les se­rían in­ne­ce­sa­rios, pe­ro to­ca usar­los pa­ra res­guar­dar la ve­la.

Y se apro­ve­cha el pa­pel ce­lo­fán pa­ra com­bi­nar los co­lo­res, en una es­truc­tu­ra de ma­de­ra, los tra­di­cio­na­les; de alu­mi­nio, los más so­fis­ti­ca­dos; o de car­tón, los más fá­ci­les de ha­cer con unos pases de ti­je­ra y cual­quier ca­ja a la mano.

Con el ad­ve­ni­mien­to de la pa­rran­da, el in­cre­men­to de la in­se­gu­ri­dad, y el res­pe­to al siem­pre re­cu­rren­te Mor­feo, al­gu­nos se han pa­sa­do a la no­che pa­ra en­cen­der las ve­las, y es­pe­rar que se con­su­man con las pri­me­ras ho­ras de la ma­dru­ga­da.

Hay más adul­tos que ni­ños, por­que los in­fan­tes de ha­ce 30 o 40 años no se le­van­ta­ban por de­vo­ción a la Vir­gen, sino por la emo­ción de ju­gar con la pól­vo­ra vis­to­sa, por en­cen­der vol­ca­nes y apre­ciar los cho­rros as­cen­den­tes de lu­ces y zum­bi­dos; o por par­ti­ci­par en los atrac­ti­vos en­cuen­tros de fút­bol que to­ma­ban la ca­lle en­te­ra co­mo can­cha, y cu­ya prin­ci­pal gra­cia era pa­tear, ha­cia don­de fue­ra, una bo­la de tra­po en lla­mas.

De ma­ne­ra que so­lo que­dó la de­vo­ción, la que na­ció, si­guió en­cen­di­da de­trás de la pól­vo­ra mu­ti­tan­te y que hoy in­vi­ta a ob­ser­var las es­tre­llas.

La ve­la exi­ge de­di­ca­ción, es­ti­lo, sa­cri­fi­cio del sue­ño sa­gra­do por­que ella es la sa­gra­da, e ima­gi­nar que se con­su­me con ca­da fal­ta, con ca­da de­seo que via­ja a su con­se­cu­ción.

ÓS­CAR BERROCAL / ADN

Los fa­ro­li­tos es­tán lis­to pa­ra la ama­ne­ci­da más es­pe­ra­da del ba­rran­qui­lle­ros: la de ve­li­tas. Ade­más de ca­sa, hay pla­nes pa­ra la oca­sión.

FO­TOS: ÓS­CAR BERROCAL / ADN

Los fa­ro­les inun­da­ron des­de es­ta se­ma­na las ca­lles del Cen­tro de la ciu­dad. Los sen­ci­llos va­len mil pe­sos por uni­dad y dan seis por 5 mil.

La ma­dru­ga­da ba­rran­qui­lle­ra del 8 se ilumina con los fa­ro­les.

Mu­chos fa­ro­les son trans­por­ta­dos en ca­rre­ti­las por las ca­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.