Lla­man a cuidarse de las bri­sas frías

Au­to­ri­da­des y mé­di­cos dan re­co­men­da­cio­nes an­te cam­bio de cli­ma.

ADN Barranquilla - - PORTADA - Ja­vier Fran­co Al­ta­mar

● El frío agra­da­ble de es­tos pri­me­ros días de enero, y la bri­sa tra­vie­sa que lo acom­pa­ña so­bre to­do en ho­ras de sol ocul­to, tie­ne tam­bién su la­do pe­li­gro­so: el cuer­po hu­mano, hués­ped po­ten­cial de to­dos los ma­les, que­da más vul­ne­ra­ble a los vi­rus que ata­can las vías res­pi­ra­to­rias y las di­ges­ti­vas.

Las au­to­ri­da­des de sa­lud y los pro­fe­sio­na­les de me­di­ci­na en ge­ne­ral re­co­mien­dan, so­bre to­do, te­ner cui­da­do con los ni­ños me­no­res de cin­co años y per­so­nas de la ter­ce­ra edad, que son las más vul­ne­ra­bles.

“Ocu­rre que el cuer­po hu­mano se vuel­ve más sus­cep­ti­ble a esos vi­rus, que en­cuen­tran, co­mo con­se­cuen­cia de ellos, las con­di­cio­nes más pro­pi­cias para desa­rro­llar­se. En las bri­sas, ade­más, en­cuen­tran las con­di­cio­nes para trans­por­tar­se de ma­ne­ra más fá­cil; y las po­si­bi­li­da­des de con­ta­gio au­men­tan con la ayu­da de la mis­ma na­tu­ra­le­za”, ex­pli­ca el mé­di­co Car­los Me­za.

Los vi­rus, a di­fe­ren­cia de las bac­te­rias ( que se pue­den mul­ti­pli­car por sí so­las), ne­ce­si­tan de un hués­ped para mul­ti­pli­car­se. Cuan­do en­cuen­tran las con­di­cio­nes, lle­gan has­ta las pa­re­des de las cé­lu­las, las atra­vie­san e in­yec­tan en el nú­cleo una car­ga de in­for­ma­ción ge­né­ti­ca con la que en­tran a go­bier­nan el fun­cio­na­mien­to de la cé­lu­la.

Allí den­tro, ex­pli­ca el mé­di­co Me­za, co­mien­za a re­pli­car­se, a di­vi­dir­se, la cé­lu­la es­ta­lla y co­mien­za una co­lo­ni­za­ción ti­po re­plie­gue y es cuan­do se ma­ni­fies­ta la in­fla­ma­ción con to­dos sus sín­to­mas de­pen­dien­do del lu­gar que ata­que: fie­bre, tos, ma­les­tar ge­ne­ral, do­lor mus­cu­lar, dis­tor­sio­nes en los rit­mos di­ges­ti­vos, dia­rreas...

La se­cre­ta­ria de Sa­lud de So­le­dad, Emi­lia Eli­tín de la Pe­ña, una de la fun­cio­na­rias que se su­mó al lla­ma­do, ad­vir­tió so­bre los pe­li­gros de la au­to­me­di­ca­ción. “No de­ben to­mar an­ti­bió­ti­cos, pues­to que es­tos no actúan fren­te a es­te ti­po de vi­ro­sis. Ini­cial­men­te se pue­de tra­tar en ca­sa con vi­ta­mi­na C, hi­dra­ta­ción y me­di­ca­men­tos para la fie­bre, sin em­bar­go, cuan­do los sín­to­mas se com­pli­quen, de­be­mos asis­tir al mé­di­co de ma­ne­ra in­me­dia­ta”, in­di­có.

Esas com­pli­ca­cio­nes, di­jo el mé­di­co Me­za, a que cuan­do el or­ga­nis­mo es ata­ca­do por un vi­rus y se desa­rro­lla la in­fec­ción, se de­pri­me un po­co el sis­te­ma de de­fen­sas y pue­den apa­re­cer las lla­ma­das “bac­te­rias opor­tu­nis­tas” que en­ton­ces ge­ne­ran esas in­fec­cio­nes, ya más gra­ves, co­mo amig­da­li­tis, neu­mo­nías, bron­qui­tis y va­rias más, que sí de­be­rán ser tra­ta­das con an­ti­bió­ti­cos apro­pia­dos.

Por eso es im­por­tan­te, a ma­ne­ra de pre­ven­ción, no ex­po­ner ni a los ni­ños ni a las per­so­nas de la ter­ce­ra edad a las bri­sas ni al tém­pano de la no­che. “To­ca te­ner­los abri­ga­di­tos, na­da de sa­car­los sin ca­mi­sa a la puer­ta”, di­jo Me­za.

Y tam­bién son muy im­por­tan­tes las cam­pa­ñas de di­vul­ga­ción des­de las au­to­ri­da­des, co­mo las de So­le­dad, agre­gó.

Una de las re­co­men­da­cio­nes de la se­cre­ta­ria Eli­tín de La Pe­ña es la de asu­mir el la­va­do de ma­nos, y usar ta­pa­bo­cas, es­pe­cial­men­te aque­llas per­so­nas as­má­ti­cas o fu­ma­do­res, pues son pro­pen­sos a afec­tar­se con las bri­sas. A esos se su­ma la afec­ción cau­sa­da por el hu­mo de los in­cen­dios fo­res­ta­les o las que­mas pro­pi­cia­das por el hom­bre.

Des­de ese pun­to de vis­ta, cual­quier que­ma en Sa­la­man­ca ter­mi­na de­jan­do re­si­duos en los pul­mo­nes, co­mo si la per­so­na hu­bie­se co­ci­na­do en le­ña. Eso ha ge­ne­ra­do, en al­gu­nos ca­sos, neu­mo­nías agre­si­vas me­ses des­pués de res­pi­ra­do el hu­mo de la que­ma.

Así mis­mo, re­cor­dó que, en la red pú­bli­ca y pri­va­da de sa­lud en el mu­ni­ci­pio, es­tá dis­po­ni­ble la va­cu­na de la in­fluen­za para quie­nes quie­ran ac­ce­der a la mis­ma. Lo mis­mo es­tá dis­po­ni­ble en la red de­par­ta­men­tal y en la del Dis­tri­to de Barranquilla.

“Por lo ge­ne­ral es­ta do­sis se apli­ca en ni­ños, adul­tos ma­yo­res y mu­je­res ges­tan­tes, pe­ro ca­be re­sal­tar que to­dos los gru­pos eta­rios pue­den ac­ce­der a es­ta va­cu­na, y en to­da nues­tra red, prin­ci­pal­men­te en el Hos­pi­tal Ma­terno In­fan­til, es­tá dis­po­ni­ble para to­dos los so­le­de­ños”, di­jo la fun­cio­na­ria.

GUI­LLER­MO GONZÁLEZ

Mé­di­cos ad­vier­ten so­bre los pe­li­gros de la au­to­me­di­ca­ción, se­ña­lan­do que no de­be to­mar an­ti­bió­ti­cos, pues­to que es­tos no son efec­ti­vos.

La se­quía obli­ga a rie­go fre­cuen­te para evi­tar pol­va­re­das da­ñi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.