Ano­che co­lap­só la ciu­dad tras mar­cha

Azo­tan pro­duc­ción y con­su­mo de dro­ga, EXFARC,ELN y ban­das me­xi­ca­nas.

ADN Bogota - - PORTADA -

● Las FARC se mar­cha­ron del Pa­cí­fi­co, pe­ro en su lu­gar han lle­ga­do sus di­si­den­cias, car­te­les me­xi­ca­nos y el ELN, una di­ná­mi­ca nue­va en el con­flic­to ar­ma­do que se ali­men­ta ca­da vez más con la mi­ne­ría ile­gal en lu­gar de la co­ca.

"Aquí es­tá me­ti­do to­do dia­blo", ex­pli­ca un ve­cino de Gua­pi, una de las lo­ca­li­da­des en las que la paz si­gue sien­do una qui­me­ra. Eso sí, pi­de que su nom­bre que­de en el ano­ni­ma­to co­mo el de los de­más ve­ci­nos del mu­ni­ci­pio, ubi­ca­do en el Cau­ca, y en el que pa­re­ce dar más mie­do una gra­ba­do­ra que las ba­las.

Lle­gar has­ta aquí no es fá­cil, sin ca­rre­te­ras y con una pe­que­ña pis­ta, los ríos co­mo el Gua­pi, son ca­si la úni­ca al­ter­na­ti­va pa­ra lle­gar has­ta es­ta lo­ca­li­dad. Es, co­mo to­dos los mu­ni­ci­pios de la zo­na, un au­tén­ti­co ver­gel en el que cre­cen cul­ti­vos de to­do ti­po, in­clui­da la co­ca.

Ba­jo el ca­lor so­fo­can­te, sus ve­ci­nos se apre­su­ran pa­ra sa­car ade­lan­te pe­que­ños ne­go­cios pe­se a que, se­gún de­nun­cian, la ex­tor­sión les im­pi­de sa­lir ade­lan­te. Por si fue­ra po­co, el co­co, su prin­ci­pal pro­duc­to agrí­co­la, pa­de­ce de pla­gas que les im­pi­den cul­ti­var­lo con nor­ma­li­dad. Ade­más, la mi­ne­ría ile­gal ha co­men­za­do a con­ta­mi­nar sus ríos, por lo que la pes­ca es­tá de­jan­do de ser una al­ter­na­ti­va pa­ra mu­chos.

El mer­cu­rio, y so­bre to­do el te­mor al plo­mo que en­ve­ne­na los ríos, es un mie­do que las co­mu­ni­da­des afro no pue­den su­pe­rar y ha­ce que la pes­ca no sea una op­ción. Es un círcu­lo vi­cio­so en el que la con­ta­mi­na­ción de los ríos cau­sa­da por la mi­ne­ría ex­pul­sa a pes­ca­do­res que, sin al­ter­na­ti­vas, ter­mi­nan aden­trán­do­se tam­bién en el mun­do de la mi­ne­ría. Y por si fue­ra po­co, se­gún de­nun­cian, es­te ya no es só­lo un pun­to de pro­duc­ción y trans­por­te de co­caí­na, los jó­ve­nes han co­men­za­do a con­su­mir­la. An­te to­dos esos pro­ble­mas y con la ne­ce­si­dad de ga­nar­se la vi­da, los mu­cha­chos que aca­ban la es­cue­la no tie­nen más re­me­dio que de­di­car­se "al re­bus­que", se­gún re­su­men los gua­pi­re­ños, un sino que com­par­ten con el res­to del Pa­cí­fi­co.

“Des­pués de la sa­li­da de las FARC, que­da­ron mu­cha­chos de las FARC que no en­tra­ron al pro­ce­so (de paz)", ex­pli­ca un lí­der. Eran esen­cial­men­te mi­li­cia­nos, los que se unie­ron a los gru­pos di­si­den­tes. Se­gún el lí­der, rehu­ye­ron el pro­ce­so de paz, esen­cial­men­te por­que la ofer­ta del Es­ta­do pa­ra re­in­te­grar­se era "de­ma­sia­do irri­so­ria" en com­pa­ra­ción con "lo que ellos ma­ne­ja­ban" co­mo pro­duc­to del nar­co­trá­fi­co y la mi­ne­ría ile­gal. Por eso for­ma­ron un gru­po que se au­to­de­no­mi­na ‘Gue­rri­llas Uni­das del Pa­cí­fi­co’ (GUP), uno de los que tra­tan de do­mi­nar es­te am­plio te­rri­to­rio. El ELN ha in­ten­ta­do ocu­par es­te co­rre­dor es­tra­té­gi­co no so­lo pa­ra su sus­ten­to, sino pa­ra que en­tren las ar­mas que ne­ce­si­tan. Pa­ra el lí­der, lo más gra­ve es que el ELN ha co­men­za­do a lu­char por el te­rri­to­rio con los gru­pos di­si­den­tes.

Lo más te­ne­bro­so es que el di­ne­ro de los car­te­les me­xi­ca­nos ha coop­ta­do las vo­lun­ta­des de gru­pos ar­ma­dos y otros lí­de­res, por lo que sus en­via­dos "se mue­ven con una fa­ci­li­dad en­vi­dia­ble" por to­da la re­gión. ¿Y qué fu­tu­ro le es­pe­ra a la re­gión? "O nos hun­di­mos o vol­ve­re­mos a re­sur­gir", res­pon­de el lí­der.

El río Gua­pi es prác­ti­men­te la au­to­pis­ta por don­de se mue­ven ali­men­tos y to­do ti­po de pro­duc­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.