De eso ya no hay

ADN Bogota - - ACTUALIDAD - Gus­ta­vo Ál­va­rez Gar­dea­zá­bal @el­jo­da­rio gar­dea­za­[email protected]­jo­da­rio.co

Quie­nes na­ci­mos an­tes de 1950 so­por­ta­mos cam­bios tan ra­di­ca­les que so­lo la es­pe­ran­za del re­na­cer es­pi­ri­tual alien­ta a no que­dar­nos atrás. No se nos en­se­ñó a usar el de­do pul­gar. Eso lo ha­cían los oran­gu­ta­nes. Aho­ra quien es­cri­ba en su ‘smartp­ho­ne’ con el ín­di­ce no so­lo es an­ti­cua­do sino len­to. Íba­mos al tea­tro a ver ci­ne, Net­flix nos arre­ba­tó ese pla­cer y ade­más nos bus­ca las pe­lí­cu­las pre­fe­ri­das por la dic­ta­du­ra del tal al­go­rit­mo que has­ta con­fun­di­mos con la ta­bla de lo­ga­rit­mos o la re­gla de cálcu­lo que na­die usa.

Ya no bus­ca­mos en las pá­gi­nas ama­ri­llas ni en la En­ci­clo­pe­dia Bri­tá­ni­ca, mís­ter Goo­gle nos re­suel­ve to­da du­da y nos abre las puer­tas del co­no­ci­mien­to. Tam­po­co usa­mos des­per­ta­dor de cam­pa­na, ni el ‘bee­per’ de las in­ter­co­mu­ni­ca­cio­nes de cuan­do co­men­zó la ‘tra­que­te­ría’. Aho­ra pro­gra­ma­mos el ce­lu­lar pa­ra que nos des­pier­te o nos re­cuer­de ci­tas. Al fax, que nos hi­zo sal­tar ca­si que al abis­mo del sus­to cuan­do lle­gó, lo re­em­pla­za­ron los es­cá­ne­res.

Pa­sa­jes aé­reos y re­ser­vas de ho­te­les los com­pra­mos por in­ter­net. Las pá­gi­nas web y por­ta­les de con­te­ni­do es­tán per­dien­do la ba­ta­lla con Fa­ce­book y You­tu­be lle­ván­do­se de pa­so por los ca­chos la te­le­vi­sión. Ha­ce ra­to ve­mos que no ven­den ra­dios y na­die quie­re que le es­co­jan la mú­si­ca, ca­da quien lo ha­ce por Spo­tify, itu­nes o You­tu­be, que sir­ve has­ta pa­ra re­me­dio. Y ni qué de­cir de có­mo what­sapp re­em­pla­zó los diá­lo­gos te­le­fó­ni­cos. Va­mos a las ca­rre­ras a eli­mi­nar el len­gua­je ver­bal pa­ra ser do­mi­na­dos por el se­ñor Goo­gle y por el apa­ra­ti­co que na­die quie­re de­jar en ca­sa.

Es la mo­der­ni­dad y aun­que nos fa­ci­li­ta to­do, nos po­ne en una era dis­tin­ta a la que en­tra­mos cuan­do des­cu­bri­mos que te­nía­mos uso de ra­zón y nos re­fu­giá­ba­mos en los mo­ti­vos del al­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.