Pa­re­ja fue al juez por cus­to­dia de su pe­rro

QUIEN FA­LLÓ EL CA­SO FUE UN CO­MI­SA­RIO DE FA­MI­LIA DE ME­DE­LLÍN.

ADN Bogota - - LA VIDA -

● Lo que co­men­zó co­mo una con­ci­lia­ción de ru­ti­na en una co­mi­sa­ría de fa­mi­lia de Me­de­llín abrió una con­tro­ver­sia ju­rí­di­ca sin pre­ce­den­tes en el país. La ra­zón, el rom­pi­mien­to de la re­la­ción de una pa­re­ja que vi­vía en unión li­bre des­de el 2013 y tu­vo que acu­dir a una co­mi­sa­ría de fa­mi­lia pa­ra acor­dar la te­nen­cia de su mas­co­ta.

Es­ta his­to­ria co­men­zó cuan­do dos no­vios res­ca­ta­ron de un al­ber­gue a un pe­rro mal­tra­ta­do. Ha­bían de­ci­di­do no te­ner hi­jos, y en su de­seo de cui­dar al ani­mal lo ro­dea­ron de cui­da­dos, lo que im­pli­có el pa­go de un adies­tra­dor, pa­sea­do­ra, guar­de­ría, ser­vi­cios de sa­lud, fu­ne­ra­ria y die­tis­ta, en­tre otros.

Aun­que des­pués de la rup­tu­ra la pa­re­ja ha­bía acor­da­do có­mo com­par­tir la cus­to­dia del ani­mal, a fi­na­les del año pa­sa­do uno de ellos con­si­guió tra­ba­jo en otra ciu­dad. El ca­ri­ño de am­bos por el pe­rro era tal que nin­guno qui­so en­tre­gar­lo com­ple­ta­men­te al otro, por lo que acu­die­ron a la co­mi­sa­ría de fa­mi­lia de Be­lén, en el su­roc­ci­den­te de Me­de­llín.

Al fi­nal, acor­da­ron que uno de ellos ten­drá la mas­co­ta por dos se­ma­nas y el otro por una, re­par­tién­do­se los gas­tos y fi­gu­ran­do am­bos co­mo due­ños.

En es­te pun­to apa­re­ce el ma­yor lío, ya que en Co­lom­bia las co­mi­sa­rías no acos­tum­bran ha­cer con­ci­lia­cio­nes pa­ra re­sol­ver el fu­tu­ro de las mas­co­tas.

Ex­per­tos en el te­ma ex­pli­ca­ron que el pro­ce­di­mien­to ha­bi­tual con­tem­pla que, de tra­tar­se de un niño o un bien, de no lo­grar­se con­ci­liar, el ca­so es­ca­la­ría a un juez de fa­mi­lia. Pe­ro co­mo el país no cuen­ta con una ley pa­ra di­ri­mir es­tos ca­sos, el juez se ve­ría en la obli­ga­ción de de­vol­ver el pro­ce­so. Ade­más, la Ley 1774 del 2016 es­ta­ble­ce que los ani­ma­les son se­res sin­tien­tes y al mis­mo tiem­po, bie­nes in­mue­bles.

Ju­ris­tas ex­pli­ca­ron que no hay nin­gu­na nor­ma ni pro­nun­cia­mien­to de la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal pa­ra di­ri­mir esa cla­se de con­flic­tos. Ba­jo esa ló­gi­ca, el co­mi­sa­rio que aten­dió el ca­so de­ci­dió acep­tar­lo ba­jo el con­tex­to de la Ley 640 del 2001, que es­ta­ble­ce las nor­ma­ti­vas de las con­ci­lia­cio­nes.

Así evi­tó que el ca­so en­tra­ra en un la­be­rin­to ju­rí­di­co en el que la Cor­te Cons­ti­tu­cio­nal ten­dría la úl­ti­ma pa­la­bra y es­ta­ble­ció el pri­mer pre­ce­den­te co­no­ci­do de una con­ci­lia­ción por la te­nen­cia de un ani­mal.

AR­CHI­VO ADN/JAIVER NIE­TO

La Ley 1774 de 2016 es­ta­ble­ció que los ani­ma­les son se­res sin­tien­tes, pe­ro al mis­mo tiem­po la nor­ma los tra­ta co­mo bie­nes in­mue­bles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.