Un ángel pa­ra ni­ños

Ex­ba­rris­ta de ‘Mi­llos’ ayu­da con su fun­da­ción a ni­ños vul­ne­ra­bles de San Cris­tó­bal.

ADN Bogota - - PORTADA -

● “La ciu­dad es edu­ca­do­ra”. Eso pien­sa Leidy Ri­caur­te cuan­do ve su ba­rrio des­de la te­rra­za del ter­cer pi­so de su ca­sa, en el su­ro­rien­te de Bo­go­tá.

Lo di­ce mien­tras, con lá­gri­mas a pun­to de re­bo­sar, re­cuer­da a los ami­gos que mu­rie­ron, que es­tán tras las re­jas o que an­dan con su ca­mi­se­ta de ‘Mi­llos’ por las ca­lles de San Cris­tó­bal Sur.

“La pro­ble­má­ti­ca más di­fí­cil aquí son las ba­rras bra­vas”, afirma co­mo una adi­ción al res­to de pro­ble­mas: dro­gas, vio­len­cia, de­lin­cuen­cia. Y en me­dio de ese en­torno, hay cien­tos de ni­ños cre­cien­do.

La ciu­dad la edu­có, los es­pe­jos que la acom­pa­ña­ron en la ju­ven­tud fue­ron los que le hi­cie­ron ver y creer fir­me­men­te que siem­pre es po­si­ble cam­biar el des­tino, re­ga­lar un nue­vo fu­tu­ro. A sus 29 años ha en­ten­di­do que pue­de ser un fac­tor de cam­bio en su ba­rrio.

Hay 20 –de los 40 ni­ños que cui­da– sen­ta­dos en la sa­la de su ca­sa vien­do una pe­lí­cu­la pro­yec­ta­da en una sá­ba­na blan­ca que cuel­ga al fi­nal del pa­si­llo es­tre­cho que que­da en­tre la en­tra­da y la sa­la. Tres chi­cas más gran­des los cui­dan mien­tras Leidy con­ver­sa con­mi­go. Se aco­mo­dan uno bien cer­qui­ta del otro, al­gu­nos sen­ta­dos, otros re­cos­ta­dos.

No me mi­ra a los ojos mien­tras cuen­ta que les ha­ce fal­ta un lu­gar más gran­de, se no­ta que ella lo vi­ve co­mo al­go muy in­jus­to. Nie­ga con la ca­be­za cuan­do pre­gun­to si exis­te un sa­lón co­mu­nal en el ba­rrio, pe­ro mien­tras di­ce que no, con su voz afirma que sí lo hay, el pre­si­den­te an­te­rior de la jun­ta se lo pres­ta­ba, pe­ro aho­ra de­ben con­for­mar­se con la sa­la de su ca­sa o con el par­que cuan­do lle­ga el vier­nes y se reúnen los me­no­res que atien­de cuan­do sa­len del cen­tro edu­ca­ti­vo.

¿Qué apren­den los pe­que­ños? Mu­chos apor­tan. Al­gu­nos días les en­se­ñan pri­me­ros au­xi­lios con un ami­go su­yo bom­be­ro, otros, una ma­dre vo­lun­ta­ria les da cla­ses de ma­nua­li­da­des; la her­ma­na de Leidy les en­se­ña a bai­lar y, los vier­nes, otro ami­go su­yo ar­ma par­ti­dos de fút­bol con equi­pos con­for­ma­dos por los ni­ños. Ade­más, ella los ayu­da con las ta­reas y los ase­so­ra con las ma­te­rias que se les di­fi­cul­tan, co­mo ma­te­má­ti­cas.

Mu­chos ni­ños lle­gan sin al­mor­zar a la ca­sa de Leidy por­que no es­tán ins­cri­tos al co­me­dor co­mu­ni­ta­rio y en sus ca­sas no hay co­mi­da. Ella no tie­ne pla­ta pa­ra dar­les al­go más que el re­fri­ge­rio de to­dos los días. Sin em­bar­go, ca­da mes los ni­ños re­ci­clan en sus ca­sas y lue­go van jun­tos a ven­der el re­ci­cla­je pa­ra que Leidy les pue­da com­prar al­go me­jor de co­mer y una pe­lí­cu­la nue­va.

El te­ma la po­ne ca­biz­ba­ja, co­mo si exis­tie­ra al­go que la aver­gon­za­ra, co­mo si qui­sie­ra ha­cer mu­cho más, res­ca­tar­los de otra for­ma.

Uno de sus ami­gos de in­fan­cia los vi­si­ta ca­da vez que le dan per­mi­so en la pri­sión, les cuen­ta a los pe­que­ños las con­se­cuen­cias de to­mar ma­las de­ci­sio­nes, lo que su­ce­de cuan­do uno se de­ja lle­var por el afán de en­ca­jar, cuan­do eso pesa más que los va­lo­res o la tran­qui­li­dad de una con­cien­cia lim­pia. Los ni­ños com­pren­den y lo con­si­de­ran tan­to que pien­san en la so­le­dad y lo du­ra que de­be ser la vi­da en la cár­cel; in­clu­so le pre­gun­ta­ron a ella si po­dían en­viar car­tas y di­bu­jos a los de­más pre­sos. Ella se sien­te or­gu­llo­sa.

Nun­ca ima­gi­nó te­ner una fun­da­ción ni que pu­die­ra cam­biar su vi­da y la de los me­no­res de tal for­ma.

To­do em­pe­zó cuan­do su her­ma­na le pe­día ayu­da pa­ra las ta­reas, lue­go su her­ma­na lle­vó a sus ami­gos, esos ami­gos lle­va­ron otros y así fue has­ta que se ar­mó un gru­po gran­de. Aho­ra, des­de 2014, su fun­da­ción es­tá cons­ti­tui­da y cuen­ta con el acom­pa­ña­mien­to del Hos­pi­tal de la Vic­to­ria.

Sue­ña con edu­car lí­de­res que pue­dan cam­biar la vi­da del ba­rrio, cree fir­me­men­te que ge­ne­ra­ción tras ge­ne­ra­ción las co­sas en el sec­tor se pue­den trans­for­mar. Así co­mo de­ci­dió no ha­cer par­te de la ley del ba­rrio, de la ca­lle, del mi­to ur­bano, los ni­ños tam­bién pue­den. Eso la mo­ti­va.

Tra­ba­ja pa­ra que San Cris­tó­bal pue­da cam­biar, edu­can­do bien a los ni­ños.

LAU­RA SO­FÍA TRI­BÍN COR­TÉS / ADN

En las tar­des, lue­go del co­le­gio, los ni­ños ven pe­lí­cu­las y re­ci­ben ta­lle­res que dan los vo­lun­ta­rios que ayu­dan a Leidy con su ini­cia­ti­va.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.