Llue­ve en bu­ses de TM

Los usua­rios del sis­te­ma de trans­por­te exi­gen que ha­ya un me­jor man­te­ni­mien­to.

ADN Bogota - - PORTADA -

● A mu­chos usua­rios les preo­cu­pa el he­cho de que de­ban an­dar con el pa­ra­guas abier­to den­tro del sis­te­ma de Trans­mi­le­nio, in­clu­so si no es­tá llo­vien­do.

Ha­ce unos días den­tro de un bus hí­bri­do de la ru­ta M86 ca­yó tal agua­ce­ro, que la gen­te se mo­vía de un la­do a otro con el fin de es­qui­var el agua que caía den­tro del vehícu­lo aun cuan­do afue­ra ya ha­bía es­cam­pa­do.

A es­to se le su­ma la lim­pie­za de mu­chos de los bu­ses, in­clui­dos los del SITP, ya que al­gu­nas per­so­nas en­tre­vis­ta­das por ADN ase­gu­ran que han vis­to has­ta cu­ca­ra­chas aden­tro.

Así, en ple­na tem­po­ra­da de llu­vias es­te pa­re­ce ser un te­ma ma­yor den­tro de la ciu­da­da­nía. La em­pre­sa de Trans­mi­le­nio afir­ma que de los 3 mil bu­ses de la flo­ta, es po­si­ble que “al­gu­nos” pre­sen­ten pro­ble­mas de fil­tra­ción del agua debido a las ven­ti­la­cio­nes, cla­ra­bo­yas o los acor­deo­nes de los ar­ti­cu­la­dos.

Pa­ra esos ca­sos, el sis­te­ma au­men­ta el ni­vel de man­te­ni­mien­to con el fin de que los vehícu­los so­por­ten las con­di­cio­nes de cli­ma ex­tre­mos. Sin em­bar­go, va­rias per­so­nas con­sul­ta­das afir­man que de an­te­mano se sa­be que un día de lluvia se­rá ca­si inevi­ta­ble mo­jar­se bien sea en la es­ta­ción o den­tro del mis­mo bus. Asi­mis­mo, en al­gu­nos ca­sos no se pue­de hacer uso de las si­llas debido a las filtracion­es de agua. Pe­ro, más allá de ello es­tán los ries­gos a los que se ex­po­nen los usua­rios.

Juan Ge­rar­do Gon­zá­lez, usua­rio de 25 años, ma­ni­fes­tó su preo­cu­pa­ción por el des­gas­te de las pla­cas de me­tal de las es­ta­cio­nes que se tor­nan res­ba­lo­sas con la lluvia. “Se vuel­ve peor cuan­do las puer­tas de las es­ta­cio­nes per­ma­ne­cen abier­tas y los usua­rios se mo­jan mien­tras es­pe­ran el trans­por­te”, aña­de.

José Sta­lin, di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio de mo­vi­li­dad de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, ase­gu­ra que “el de­te­rio­ro de las es­ta­cio­nes y de al­gu­nos ar­ti­cu­la­dos ha­ce que se fil­tre el agua y que no sean aco­ge­do­res. Por tan­to, me­dran el ape­go que de­be­rían te­ner los ciu­da­da­nos con un bien pú­bli­co co­mo es­te”.

Trans­mi­le­nio ase­gu­ra que en ca­so de que un usua­rio vi­ven­cie una si­tua­ción de “agua­ce­ro” den­tro del sis­te­ma, de­be po­der re­por­tar a la lí­nea de atención al clien­te la pla­ca ex­ter­na e in­ter­na (azul con le­tras blan­cas) del bus, o el nom­bre de la es­ta­ción, pa­ra que se reali­cen los co­rrec­ti­vos ne­ce­sa­rios.

Se­gún la en­ti­dad, se rea­li­zan re­vi­sio­nes pe­rió­di­cas y, ca­da que el bus llega a cier­to ki­lo­me­tra­je, es in­ter­ve­ni­do in­te­gral­men­te. Ade­más, el per­so­nal y los in­ter­ven­to­res en­car­ga­dos ve­ri­fi­can ca­da día a las 4 a.m. el aseo, la se­gu­ri­dad y la ope­ra­ti­vi­dad de es­tos.

Sin em­bar­go, la gran ma­yo­ría de los usua­rios con­sul­ta­dos coin­ci­den en se­ña­lar que si el bus ope­ra de 5 de la ma­ña­na a 11 de la no­che, es im­po­si­ble que per­ma­nez­ca lim­pio du­ran­te to­da la jor­na­da con el mo­de­lo ac­tual de aseo.

Sin do­lien­tes

Más allá de que el sis­te­ma pre­sen­te fa­llas, otro de los gran­des pro­ble­mas es que los usua­rios que no tie­nen un sen­ti­do de per­te­nen­cia con el sis­te­ma, por lo que es co­mún ver vehícu­los con gran can­ti­dad de basura, gra­fi­tis, ra­yo­nes y mo­bi­lia­rio da­ña­do.

La res­pon­sa­bi­li­dad ciudadana en el cuidado y con­ser­va­ción del vehícu­lo y las es­ta­cio­nes es vi­tal. Co­mo lo afir­ma José Sta­lin es­to “tie­ne mu­cho que ver”, “ya que ni bu­ses ni es­ta­cio­nes se en­su­cian so­las y es mu­cho más crí­ti­co cuan­do las gen­te que con­su­me los pro­duc­tos que ven­den in­for­mal­men­te en el sis­te­ma de­ci­den bo­tar el pa­pel ahí mis­mo”.

Res­pec­to a la cul­tu­ra ciudadana en el trans­por­te pú­bli­co, el ex­per­to en el te­ma y quien tam­bién fun­gió co­mo al­cal­de en­car­ga­do du­ran­te el go­bierno de An­ta­nas Moc­kus en 1997, Paul Brom­berg, ase­gu­ra que las ac­cio­nes que rea­li­zan los usua­rios en el sis­te­ma no se pue­den ge­ne­ra­li­zar, pa­ra él, la cul­pa de la basura que es­tá en el pi­so del bus no es de la ciu­da­da­nía, sino del in­frac­tor.

Tal co­mo lo in­di­có el exal­cal­de: la res­pon­sa­bi­li­dad es con­trac­tual en­tre los ciu­da­da­nos que dis­po­nen del ser­vi­cio y las au­to­ri­da­des que de­be­rían es­tar pre­sen­tes co­mo ga­ran­tes de que se cui­de el sis­te­ma de trans­por­te pú­bli­co.

ABEL CÁRDENAS / ADN

Usua­rios creen que es un ries­go to­mar un Trans­mi­le­nio en épo­ca de llu­vias debido al es­ta­do de mu­chos bu­ses que pres­tan el ser­vi­cio.

El prin­ci­pal pro­ble­ma es la fil­tra­ción por es­ta­do de los te­chos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.