Jenny

ADN Bogota - - ACTUALIDAD - Gus­ta­vo Ál­va­rez Gar­dea­zá­bal @el­jo­da­rio gar­dea­za­[email protected]­jo­da­rio.co

Nun­ca lo po­dré ol­vi­dar. Éra­mos ni­ños pe­ro fue im­pac­tan­te. Am­pa­ro Uribe Aran­go, la se­ño­ri­ta An­tio­quia, ele­gi­da ‘Prin­ce­sa del Mar’ en Car­ta­ge­na en 1949 se ca­só con Eduar­do Sar­mien­to Lo­ra, el hi­jo me­nor y el con­tem­pla­do del ri­co del Cen­tro de Valle. Co­mo re­ga­lo de bo­das le ob­se­quió a su mu­jer un Ca­di­llac con­ver­ti­ble agua­ma­ri­na, que so­lo veía­mos en las pe­lí­cu­las cuan­do los ma­ne­ja­ban los mi­llo­na­rios del Hud­son. Am­pa­ro se pa­sea­ba en él por Tu­luá, de pa­va y guan­tes blan­cos has­ta los co­dos, es­tra­ple y un par de lu­na­res, uno en la ca­ra y otro en la es­pal­da, que nun­ca su­pi­mos si eran de ver­dad o se los pin­ta­ba pa­ra pa­re­cer­se a Ma­ría Fé­lix.

Vien­do por es­tos días a Jenny, la hi­ja de Am­bui­la, el em­plea­do de la Dian de Bue­na­ven­tu­ra, que se da­ba lu­jos com­pa­ra­bles en Mia­mi mon­tan­do un lam­borg­hi­ni con­ver­ti­ble, pien­so en los lí­mi­tes de la va­ni­dad fe­me­ni­na que no per­mi­te alar­mas cuan­do se so­bre­pa­sa. Am­pa­ro Uribe cre­yó que la po­bre­sía o las se­ño­ras de Tu­luá no se iban a ofen­der. Jenny Am­bui­la es­ta­ba con­ven­ci­da de que los grin­gos no vi­gi­lan gas­tos o con­sig­na­ción ma­yor a 10 mil dó­la­res. La ‘rei­na del mar’ no es­tu­vo en­te­ra­da de que en Tu­luá la de­tes­ta­ban por os­ten­to­sa y cuan­do Eduar­do, go­ce­tas y mu­je­rie­go la de­jó, na­die osó de­fen­der­la o echar­le la cul­pa al li­bi­di­no­so he­re­de­ro de los Sar­mien­to. Por es­tos días es igual. Le echa­mos la cul­pa del des­fa­se de Am­bui­la a la pre­ten­cio­sa Jenny, no a la pi­car­día de su pro­ge­ni­tor, que es­tu­vo am­pa­ra­do siem­pre por la mafia de la Dian y la Pol­fa, a los que na­die se atre­ve a to­car o a hur­gar en sus pro­ce­di­mien­tos por­que son una fa­mi­lia más nu­me­ro­sa y po­de­ro­sa que los Am­bui­la de Bue­na­ven­tu­ra y no se de­ja­rán arre­ba­tar los pri­vi­le­gios que el uni­for­me y la osa­día bien ad­mi­nis­tra­da les per­mi­ten.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.