Pe­que­ños apor­tes

ADN Bogota - - LA VIDA - Ay­da María Mar­tí­nez Ipuz

Al­gu­nos pe­que­ños ac­tos es­tán en nues­tras ma­nos a la ho­ra de de­mos­trar nues­tro amor y preo­cu­pa­ción por la sa­lud de nues­tro pla­ne­ta.

Hay quie­nes op­tan por vol­ver­se ve­ga­nos y hay has­ta quie­nes to­man me­di­das ex­tre­mas co­mo no to­mar un avión por la can­ti­dad de emi­sio­nes con­ta­mi­nan­tes que ge­ne­ra en un vue­lo. Tal vez no de­ba­mos ser tan ex­tre­mos a la ho­ra de de­mos­trar nues­tro amor por el pla­ne­ta. Al­go tan sen­ci­llo co­mo se­pa­rar las ba­su­ras apro­ve­cha­bles de las or­gá­ni­cas pue­de ser su­fi­cien­te a la ho­ra de po­ner un grano de arena pa­ra re­du­cir el ca­len­ta­mien­to glo­bal. Has­ta re­du­cir el uso de plás­ti­cos de un so­lo uso pue­de mar­car la di­fe­ren­cia y ayu­dar en el ca­mino ha­cia la pre­ser­va­ción del equi­li­brio cli­má­ti­co.

Hoy, cuan­do se ce­le­bra el Día de la ma­dre tie­rra, bien po­dría­mos re­no­var nues­tro com­pro­mi­so por el fu­tu­ro de nues­tros en­tor­nos. Una pe­que­ña ac­ción pue­de mar­car la di­fe­ren­cia.

Sin em­bar­go, en Bo­go­tá te­ne­mos con­te­ne­do­res que nos fa­ci­li­tan la ta­rea y es­tán sien­do mal usa­dos, aún hay quie­nes si­guen sa­can­do las ba­su­ras a las ca­lles sin nin­gu­na se­pa­ra­ción, has­ta los es­tán van­da­li­zan­do y de­te­rio­ran­do sin que los de­jen cum­plir la mi­sión pa­ra la que fue­ron crea­dos. Tal vez el lla­ma­do de las Na­cio­nes Uni­das a la edu­ca­ción con­tra el cam­bio cli­má­ti­co sea una ac­ción que sur­ta efec­to en la pre­ser­va­ción de los en­tor­nos de nues­tra ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.