Pes­ca­dor de ta­len­to fut­bo­le­ro

Ven­de pes­ca­do pa­ra que jó­ve­nes lle­guen a la pro­fe­sio­nal.

ADN Bogota - - PORTADA -

● Con so­lo mil pe­sos en el bol­si­llo, una ma­le­ta y lleno de sue­ños por cum­plir, Li­bar­do As­pri­lla lle­gó a Bo­go­tá ha­ce más de 20 años, pro­ve­nien­te de Ta­ga­chí (Cho­có). De­ci­dió mar­char­se de su tie­rra y em­pren­der una aven­tu­ra en un lu­gar des­co­no­ci­do, con el úni­co fin de es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal.

Sin em­bar­go, des­de el mo­men­to que se ba­jó del bus los pla­nes le cam­bia­ron. “Que­ría es­tu­diar Agro­no­mía y re­gre­sar a mi tie­rra pa­ra po­ner­lo en prác­ti­ca. To­do cam­bió, no pu­de es­tu­diar por­que la ca­rre­ra era de día, así que me to­có po­ner­me a tra­ba­jar”, afir­ma As­pri­lla mien­tras va in­gre­san­do a la can­cha de fút­bol don­de en­tre­na la es­cue­la de fút­bol Su Cos­ta.

Pa­só de ser un jo­ven pes­ca­dor y de vi­vir en un lu­gar tran­qui­lo, lleno de na­tu­ra­le­za y paz, a es­tar en una ciu­dad lle­na de es­trés y pro­ble­mas. Pe­se a que de­bió sor­tear dis­tin­tas si­tua­cio­nes y di­fi­cul­ta­des, sa­lió ade­lan­te.

“Bo­go­tá pue­de ser lo que sea, pe­ro es el lu­gar per­fec­to pa­ra cum­plir los sue­ños. Tie­ne per­so­nas in­creí­bles y muy hu­ma­nas”, agre­ga, mien­tras ha­ce una pau­sa pa­ra sa­lu­dar, abra­zar y pre­gun­tar có­mo es­tán a ca­da uno de los jó­ve­nes que van lle­gan­do al en­treno de fút­bol en el par­que Na­cio­nal.

Con­ti­núa su his­to­ria y en la mi­ra­da re­fle­ja que con de­di­ca­ción y dis­ci­pli­na se pue­den lo­grar las me­tas que se tie­nen pen­sa­das. Cuen­ta que tra­ba­jó de ban­que­ro, pro­fe­sor y es­tu­dió eco­no­mía. Con las uñas de­ci­dió abrir un res­tau­ran­te que bau­ti­zó Su Cos­ta, don­de ven­de pes­ca­do y pro­duc­tos de su tie­rra. Es­te le ayu­da­ría más ade­lan­te pa­ra crear tor­neos de in­te­gra­ción con jó­ve­nes de ba­jos re­cur­sos (2003).

“Lle­ga­ban pe­la­dos de to­dos los la­dos del país; del Pa­cí­fi­co, del Atlán­ti­co y en uno de esos tor­neos se da la ex­pe­rien­cia de lle­var a un ju­ga­dor al fút­bol pro­fe­sio­nal, Wa­son Ren­te­ría fue el pri­me­ro”, re­cuer­da.

Con el tiem­po abrió una es­cue­la de fút­bol con el pro­pó­si­to de ayu­dar a esos jó­ve­nes ta­len­to­sos, quie­nes la gran ma­yo­ría se pier­den en­tre las ca­lles de la ciu­dad por no te­ner las ca­pa­ci­da­des eco­nó­mi­cas pa­ra pa­gar una es­cue­la de fút­bol o aún peor prue­ban la dro­ga y en­tran a la de­lin­cuen­cia por no te­ner al­gu­na ins­pi­ra­ción en la vi­da.

“Un ni­ño que prue­be el deporte que­da enamo­ra­do y la pro­ba­bi­li­dad es mí­ni­ma de que vuel­va o se de­je in­fluen­ciar por las dro­gas”, ano­ta Li­bar­do y ex­pre­sa “¡A es­te chino lo quie­ro mu­cho. Lo tra­je cuan­do te­nía 6 años”, mien­tras abra­za a An­drés Mar­tí­nez, un jo­ven de 17 años que vi­ve en la lo­ca­li­dad de Ciu­dad Bo­lí­var y se­gún los pro­fe­so­res, es una pro­me­sa del fút­bol.

“En mi sec­tor hay de­lin­cuen­cia y dro­ga­dic­ción, pe­ro la mo­ti­va­ción de sa­car a

mi fa­mi­lia ade­lan­te es más gran­de. Sue­ño con dar­le una ca­sa a mi ma­má y que mi her­mano pue­da es­tu­diar en una uni­ver­si­dad”, di­ce el de­por­tis­ta, que por un mo­men­to tra­ta de llo­rar, pe­ro res­pi­ra y agra­de­ce al pro­fe­sor Li­bar­do por en­con­trar­lo ju­gan­do mi­cro en las cua­dras de su ba­rrio y ha­ber­lo invitado a ser par­te de la es­cue­la.

“El fút­bol es una he­rra­mien­ta que nos en­se­ña dis­ci­pli­na, de­di­ca­ción y há­bi­tos sa­nos. El apo­yo ha si­do in­con­di­cio­nal, per­so­nas co­mo él no se en­cuen­tran a la vuel­ta de la es­qui­na”, ma­ni­fies­ta Se­bas­tián Mer­ca­do, otro in­te­gran­te de la es­cue­la y quien tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad en el equi­po, es de La Gua­ji­ra y quie­re ser pro­fe­sio­nal pa­ra de­mos­trar­les a las per­so­nas que sin re­cur­sos sí se pue­den cum­plir los de­seos.

“Quie­ro rom­per los pa­ra­dig­mas que exis­ten por el lu­gar de don­de ven­go, qui­tar las pre­fe­ren­cias y que un in­dí­ge­na jue­gue pro­fe­sio­nal”, afir­ma Mer­ca­do, y sa­le a co­rrer pa­ra in­te­grar­se a sus otros com­pa­ñe­ros.

Li­bar­do ve en­tre­nar a los ju­ga­do­res y su ros­tro se en­tris­te­ce, ase­gu­ra que la gran ma­yo­ría de los de­por­tis­tas en for­ma­ción que tie­ne a su car­go su­fren de al­gu­na si­tua­ción di­fí­cil, ya sea eco­nó­mi­ca, fa­mi­liar o so­cial; sin em­bar­go, no tie­ne dis­tin­ción al­gu­na. “Te­ne­mos una problemáti­ca de po­bre­za y es­ca­sez de opor­tu­ni­da­des”, fi­na­li­za y lla­ma al equi­po pa­ra una foto. Con­clu­ye que los jó­ve­nes nun­ca de­ben desis­tir de los sue­ños por­que al­gún día se cum­plen.

CORTESÍA

Li­bar­do As­pri­lla, pro­mo­tor.

DA­NIEL RODRÍGUEZ

La gran ma­yo­ría de ju­ga­do­res son de las lo­ca­li­da­des de Ciu­dad Bo­lí­var, Us­me, Los Már­ti­res y del mu­ni­ci­pio de Soa­cha.

Na­ció ro­dea­do de pes­ca­do y creó un res­tau­ran­te en Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.