Pla­nes pa­ra cu­brir dé­fi­cit de vi­vien­da

Dis­tri­to pre­sen­ta­rá Plan de Or­de­na­mien­to en ju­lio.

ADN Bogota - - ACTUALIDAD -

Es­pe­cial pa­ra ADN

● Ga­tos y blues y Ca­li­co son al­gu­nos de los ‘cat ca­fés’ de la ciu­dad que hoy mar­can ten­den­cia pa­ra los enamo­ra­dos de los tier­nos mi­ni­nos, al tiem­po que se de­lei­tan con sus va­ria­dos me­nús.

En am­bos lu­ga­res es po­si­ble tan­to ir a al­mor­zar co­mo so­lo to­mar­se un ca­fé, ya que en los dos ca­sos se ofre­cen pla­tos fuer­tes, ape­ri­ti­vos y be­bi­das ca­lien­tes y frías.

Los ‘cat ca­fés’ son si­tios te­má­ti­cos ori­gi­na­rios de Asia, su atrac­ti­vo prin­ci­pal es po­der in­ter­ac­tuar con ga­tos adop­ta­bles mien­tras se me­rien­da o se to­ma un ca­fé. Es­ta ten­den­cia na­ció en Tai­wán en 1998, pe­ro se ex­ten­dió rá­pi­da­men­te a to­da Asia pa­ra lue­go lle­gar a Eu­ro­pa. Allá, es­pe­cí­fi­ca­men­te en Londres, es don­de los due­ños de Ga­tos y Blues, el pri­mer ‘cat ca­fé’ de Bo­go­tá, des­cu­brie­ron es­te con­cep­to y, aun­que no pu­die­ron co­no­cer el lu­gar, vol­vie­ron a Co­lom­bia enamo­ra­dos de la idea y de­ci­di­dos a te­ner su pro­pio ne­go­cio. De­ja­ron sus vi­das an­te­rio­res atrás y se de­di­ca­ron a su sue­ño.

Es­tos lu­ga­res no son so­la­men­te un buen lu­gar pa­ra pa­sar una tar­de, tam­bién cum­plen una la­bor so­cial muy im­por­tan­te: am­bos ‘cat ca­fés’ ofre­cen ser­vi­cio de adop­ción res­pon­sa­ble, es de­cir que si en el si­tio un ga­ti­to le gus­ta, hay una gran po­si­bi­li­dad de que pue­da adop­tar­lo y lle­var­lo a ca­sa. Ade­más, ha­cen se­gui­mien­to al fe­lino después de dar­lo en adop­ción, pues quie­ren ase­gu­rar­se de que las mas­co­tas que­den en bue­nas ma­nos.

“He­mos da­do 75 ga­tos en adop­ción y se­gui­mos te­nien­do no­ti­cia de la ma­yo­ría”, cuen­ta An­drea Eche­ve­rri, due­ña de Ga­tos y Blues.

To­dos los fe­li­nos que in­ter­ac­túan con las per­so­nas en es­tos ca­fés han si­do res­ca­ta­dos y es­tán es­pe­ran­do pa­ra ser adop­ta­dos. En las pá­gi­nas web se pue­de en­con­trar las his­to­rias de los ga­ti­tos y ver cuá­les se en­cuen­tran dis­po­ni­bles pa­ra adoptar.

Pe­ro los ‘cat ca­fés’ no be­ne­fi­cian so­lo a los ga­tos, tam­bién ayu­dan a las per­so­nas. El he­cho de que se pue­da in­ter­ac­tuar con los Los fe­li­nos pre­sen­tes en es­tos lu­ga­res han si­do res­ca­ta­dos.

fe­li­nos en el ca­fé per­mi­te a po­si­bles adop­tan­tes co­no­cer me­jor la per­so­na­li­dad de la mas­co­ta que desean lle­var. In­ter­ac­tuar con ga­tos es bueno tan­to pa­ra la sa­lud fí­si­ca co­mo men­tal.

“Se sa­be que al aca­ri­ciar ani­ma­les de com­pa­ñía se ge­ne­ran sus­tan­cias co­mo en­dor­fi­nas que pro­du­cen mu­cha tran­qui­li­dad y efec­tos

po­si­ti­vos en la sa­lud”, afir­ma Li­na Cá­ce­res, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad del Ro­sa­rio que se de­di­ca a in­ves­ti­gar las re­la­cio­nes en­tre los ani­ma­les de com­pa­ñía y el bie­nes­tar emo­cio­nal.

El ‘Ca­purr-ccino’ y las ‘Cat-sa­la­das’ son al­gu­nos de los pla­tos que se pue­den en­con­trar en el in­ge­nio­so me­nú de Ga­tos y Blues, que tam­bién ofre­ce op­cio­nes tan­to ve­ge­ta­ria­nas co­mo ve­ga­nas.

El me­nú es bas­tan­te va­ria­do y hay pla­tos pa­ra to­dos los gus­tos “la co­mi­da y el ca­fé en ge­ne­ral son muy bue­nos y úl­ti­ma­men­te han es­ta­do adi­cio­nan­do nue­vos pla­tos, en­ton­ces hay va­rie­dad de la cual es­co­ger”, afir­ma No­ra Val­dés, clien­te fre­cuen­te del es­ta­ble­ci­mien­to.

Los pla­tos re­co­men­da­dos por An­drea son el ‘Ga­to ver­de’ que es una pas­ta ve­ga­na y el ‘Sand­wi-chat que­su­do’, un sánd­wich de va­rios ti­pos de que­sos con to­ma­tes se­cos.

Am­bos cat ca­fés ofre­cen char­las y ac­ti­vi­da­des pa­ra con­cien­ti­zar a las per­so­nas acer­ca del mal­tra­to ani­mal y del tra­to que se de­be dar a los ga­tos, pues, se­gún Li­na Cá­ce­res las per­so­nas no sa­ben bien có­mo in­ter­ac­tuar con ga­tos y es ne­ce­sa­rio “edu­car y bus­car la me­jor ma­ne­ra de pro­mo­ver el bie­nes­tar de los ga­tos”, no so­lo el de las per­so­nas, pues “de lo que ha­bla­mos en el fe­nó­meno ‘cat ca­fé’ es una in­ter­ac­ción, en­ton­ces allí cuen­ta par­te y par­te”, agre­ga.

Se tra­ta de man­te­ner ga­tos jó­ve­nes, pues se­gún An­drea “los ga­tos ha­cen jue­go so­cial has­ta los cua­tro o cin­co me­ses, en­ton­ces es­tá muy bien que es­tén jun­tos, son tre­men­da­men­te dul­ces pre­ci­sa­men­te por el pro­ce­so que les ha­ce­mos aquí”.

An­tes de po­der en­trar a in­ter­ac­tuar con los ga­tos se le pi­de al vi­si­tan­te que lea un re­gla­men­to que si no es cum­pli­do cau­sa­rá la ex­pul­sión del lu­gar.

ARCHIVO / ADN

La ten­den­cia se creó en Asia y lue­go se ex­ten­dió por el res­to del mun­do, co­mo es el ca­so de Aus­tria don­de abun­dan es­tos si­tios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.