La ru­ta de los so­bre­vi­vien­tes

Via­je con ex­ha­bi­tan­tes de ca­lle por la Bo­go­tá des­co­no­ci­da.

ADN Bogota - - ACTUALIDAD -

● En lo más al­to de la ciu­dad se reúnen ciu­da­da­nos que creen en el cam­bio, en la in­clu­sión y en el va­lor que tie­ne ca­da rin­cón de es­ta me­tró­po­li.

Es­tu­dian­tes de ter­cer se­mes­tre de edu­ca­ción fí­si­ca y de len­guas de la uni­ver­si­dad Li­bre, jun­to a otros ha­bi­tan­tes de la ciu­dad, se po­nen ci­ta en la plaza del cho­rro de Que­ve­do.

Allí lle­gan el psi­có­lo­go y or­ga­ni­za­dor del tour José Her­nan­do Ban­de­ra, los ar­tis­tas y ex ha­bi­tan­tes de ca­lle Orly, An­drés, Gio­vanny y Ga­briel, y la pro­fe­so­ra Azu­ce­na Alonso.

El ‘Tour Fan­ta­sía’ ofre­ce co­no­cer nue­vas reali­da­des que pro­me­ten cam­biar la vi­sión que se tie­ne so­bre la ca­pi­tal.

En un círcu­lo se pre­sen­tan los es­tu­dian­tes con los ar­tis­tas, se to­man de las ma­nos, se mi­ran uno a uno a los ojos, se di­cen una fra­se ha­la­ga­do­ra, o me­jor, re­con­ci­lia­do­ra y se dan un abra­zo.

Cuan­do el re­co­rri­do co­mien­za, el gru­po as­cien­de desafian­do los lí­mi­tes de la ciu­dad, con sus ce­rros es­car­pa­dos, po­bla­dos de ba­rrios es­tig­ma­ti­za­dos co­mo ‘pe­li­gro­sos’ o ‘bra­vos’. José ani­ma al gru­po pa­ra que suba a buen rit­mo y sin te­mor por la igle­sia Egip­to, los La­ches, El Do­ra­do y San Cris­tó­bal.

Ca­da uno de los ar­tis­tas tie­ne un es­pec­tácu­lo pre­pa­ra­do en el que cuen­ta su his­to­ria, có­mo llegaron y sa­lie­ron de las ca­lles de es­ta ciu­dad que a ve­ces re­sul­ta tan cruel. Va­rios de los asis­ten­tes al re­co­rri­do acom­pa­ña­ron los can­tos, re­ci­ta­ron poe­mas y com­par­tie­ron sue­ños y es­pe­ran­zas so­bre la reali­dad en que vi­ven.

Orly, fo­tó­gra­fo, ar­tis­ta plás­ti­co y ex ha­bi­tan­te de ca­lle, cuen­ta lo du­ro que fue per­der a sus pa­dres en una tra­ge­dia na­tu­ral co­mo la de Ar­me­ro, cre­cer so­lo y to­mar de­ci­sio­nes que lo lle­va­ron a las adic­cio­nes.

Bai­la fren­te a la igle­sia Egip­to, al­re­de­dor del pa­lo in­qui­si­dor don­de, se­gún la le­yen­da, que­ma­ban a las bru­jas de la épo­ca de la con­quis­ta. Cuan­do le pre­gun­tan por qué bai­la, di­ce que la ar­mo­nía en­tre el es­pí­ri­tu y el cuer­po es fun­da­men­tal: per­do­nar­se, ele­var­se, mo­ver­se y can­tar

fuer­te pa­ra que las pe­nas que ca­da uno car­ga no re­sul­ten tan pe­sa­das.

En una ca­sa aban­do­na­da cer­ca del ca­mino que con­du­ce a la ci­ma del ce­rro de Gua­da­lu­pe, to­dos com­par­ten ver­sos y can­cio­nes.

An­drés de­ci­de ha­cer una mues­tra tea­tral so­bre lo que fue su vi­da y la de su

fa­mi­lia en el Bronx, so­bre los pre­jui­cios, la dis­cri­mi­na­ción e in­clu­so los ma­los tra­tos que a ve­ces re­ci­be la po­bla­ción que ha­bi­ta en la ca­lle.

Arri­ba, más allá del trá­fi­co y los edi­fi­cios que en­ton­ces pa­re­cen di­mi­nu­tos, las per­so­nas de los ba­rrios com­par­ten tam­bién his­to­rias, los mu­ra­les cuen­tan anéc­do­tas acer­ca de la fuer­za de esa mon­ta­ña que ha da­do aco­gi­da a los que na­cie­ron aquí y tam­bién a los que llegaron.

Es­tan­do en la ca­sa aban­do­na­da em­pie­za a ano­che­cer, la ve­ge­ta­ción ha de­vo­ra­do to­da la es­truc­tu­ra pe­ro los gra­fi­tis y las mar­cas que que­dan allí se rehú­san a des­apa­re­cer, y mien­tras los cu­rio­sos se aven­tu­ran a ex­plo­rar su mis­te­rio en la no­che, el res­to de los par­ti­ci­pan­tes de es­ta jor­na­da, que ya no son tu­ris­tas ci­ta­di­nos sino ami­gos, se com­par­ten fra­ses más cer­ca­nas y ama­bles, se abra­zan e in­ter­cam­bian nú­me­ros de te­lé­fono.

Pa­ra la pro­fe­so­ra Azu­ce­na es muy im­por­tan­te lo­grar que los es­tu­dian­tes que qui­zá edu­ca­rán a otros en el fu­tu­ro, se co­nec­ten de for­ma dis­tin­ta con la ciu­dad, se atre­van a vi­vir las in­ti­mi­da­des de es­te te­rri­to­rio tan gran­de que nos co­bi­ja.

Pe­ro no se tra­ta del te­rri­to­rio, pa­ra ella lo más es­pe­cial de es­ta ac­ti­vi­dad es que los es­tu­dian­tes “pue­dan in­ter­ac­tuar con una po­bla­ción que de­ja­mos de la­do”.

Ase­gu­ra, ade­más, que tam­bién es bueno ge­ne­rar la­zos de con­fian­za en­tre per­so­nas tan dis­tin­tas y reali­da­des que pa­re­cen le­ja­nas. Con el sim­ple he­cho de es­cu­char y co­mu­ni­car­se con una son­ri­sa, un ges­to, una pa­la­bra y con la gra­ti­tud que ma­ni­fies­tan los es­tu­dian­tes y ar­tis­tas al ter­mi­nar el Tour.

To­dos se des­pi­den en la es­ta­ción de Ciu­dad Jar­dín a las 8 p.m., y en el ca­mino de re­gre­so a ca­sa re­des­cu­bren la be­lle­za ca­pi­ta­li­na.

HEC­TOR FA­BIO ZA­MO­RA / ADN

En los La­ches, los ha­bi­tan­tes pu­die­ron dis­fru­tar de un atar­de­cer lleno de co­lo­res e his­to­rias so­bre lo más al­to de la mon­ta­ña.

Orly pre­sen­tó su bai­le en la igle­sia Egip­to, al oriente de Bo­go­tá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.