De­nun­cian co­bro ex­ce­si­vo a tu­ris­ta

ADN Bogota - - ACTUALIDAD - Fa­ce­book/gus­ta­voa­gar­dea­za­bal/ gar­dea­za­[email protected]­jo­da­rio.co

En las pla­yas de Bo­ca­gran­de, la po­pu­lar zo­na tu­rís­ti­ca de Car­ta­ge­na, un ven­de­dor in­for­mal co­bró 200.000 pe­sos por una par de san­da­lias a una tu­ris­ta ar­gen­ti­na. Po­li­cía ha­lló al in­for­mal, al que le apli­ca­ron com­pa­ren­do, y el di­ne­ro fue re­gre­sa­do a la ex­tran­je­ra.

En Co­lom­bia siem­pre han exis­ti­do fa­na­tis­mos si­guien­do a quie­nes nos di­ri­gen y cuan­do se han po­la­ri­za­do al ex­tre­mo, nos lle­va­ron a lle­nar de cru­ces los ce­men­te­rios. En el si­glo pa­sa­do, des­de 1921, cuan­do ar­mó la tre­mo­li­na re­cién es­tre­na­do en el Con­gre­so y tum­bó al pre­si­den­te Mar­co Fi­del Suá­rez, has­ta 1965 cuan­do mu­rió, Lau­reano Gó­mez le­van­tó una fa­na­ti­ca­da con la que con­si­guió ha­cer tem­blar al país, des­per­tar amo­res irra­cio­na­les y odios mu­cho peo­res. Ser lau­rea­nis­ta era al­go más que una en­fer­me­dad.

Ha­blar con­tra Lau­reano po­día lle­gar a ser un de­li­to po­lí­ti­co que so­lo se pa­ga­ba con la muer­te o la per­se­cu­ción. Las no­cio­nes ab­so­lu­tas de de­re­cha, la defensa de la fe ca­tó­li­ca y de los obis­pos, pe­ro so­bre to­do la ca­pa­ci­dad de es­tig­ma­ti­zar a quie­nes les en­fren­ta­ban uni­for­mán­do­los a to­dos con el ro­pa­je ge­ne­ral de ‘co­mu­nis­tas’ les per­mi­tió di­vi­dir al país y lle­var­nos, cuan­do por fin Lau­reano pu­do ser pre­si­den­te en 1949, a una gue­rra ci­vil no de­cla­ra­da lla­ma­da ‘la vio­len­cia’.

Por su­pues­to Lau­reano y sus se­gui­do­res ins­tru­men­ta­li­za­ron el po­der so­lo pa­ra ellos y cuan­do no les al­can­zó, bus­ca­ron la fór­mu­la de con­vo­car una Asam­blea Na­cio­nal Constituye­nte, al es­ti­lo de las Cor­tes Es­pa­ño­las que el ge­ne­ra­lí­si­mo Franco ha­bía ins­tau­ra­do en su país des­pués de cruen­ta gue­rra ci­vil. To­do ello, más la ima­gen de mons­truo que le ge­ne­ra­ron con se­vi­cia los pe­rió­di­cos li­be­ra­les (que eran los úni­cos de cir­cu­la­ción na­cio­nal), sir­vió pa­ra que los lau­rea­nis­tas se vol­vie­ran una cas­ta de fu­rio­sos, mu­chas ve­ces cer­ca­nos al irra­cio­na­lis­mo, no un ba­ta­llón de de­fen­so­res de la mo­ral pú­bli­ca que Lau­reano cual Ca­tón enar­bo­ló to­da su vi­da con atre­vi­mien­to y ejem­plo de vi­da pri­va­da. La his­to­ria en Co­lom­bia, co­mo nos ne­ga­mos a en­se­ñar­la, se re­pi­te).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.