El ar­te de so­bar pa­ra curar los hue­sos

En la ave­ni­da Ca­ra­cas con ca­lle sex­ta hay 20 lo­ca­les que se de­di­can a curar los hue­sos.

ADN Bogota - - NEWS -

“¡Si­ga, si­ga!, se tra­tan frac­tu­ras, es­guin­ces, des­ga­rres y se rea­li­zan ma­sa­jes en la es­pal­da o bra­zos”, es lo que se es­cu­cha ca­da día al pa­sar por la ave­ni­da Ca­ra­cas con ca­lle sex­ta.

Los que se es­cu­chan son los ‘chu­los’, apren­di­ces de so­ban­de­ría, quie­nes se en­car­gan de lle­var al pa­cien­te en­fer­mo don­de su je­fe quien tie­ne más ex­pe­rien­cia. “En­tra­mos las so­ba­das, se ve a la per­so­na que vie­ne en­fer­ma y lo ayudamos pa­ra que en­tre y lo re­vi­se el ma­sa­jis­ta”, ase­gu­ra An­der­son Sán­chez, un jo­ven que la­bo­ra des­de ha­ce cua­tro me­ses en la zo­na co­mo em­plea­do de un lo­cal de so­ban­de­ría.

Es­te tra­ba­jo de­be sus orí­ge­nes a Me­di­ci­na Le­gal, en el cen­tro de Bo­go­tá, ya que al­gu­nos de es­tos “me­cá­ni­cos de hue­sos” apren­die­ron en las mor­gues arre­glan­do o em­bal­sa­man­do a los muer­tos que lle­ga­ban al an­fi­tea­tro, y se hi­cie­ron ex­per­tos en la anato­mía hu­ma­na, mien­tras que otros lle­ga­ron de las re­gio­nes don­de apren­die­ron es­te ofi­cio gra­cias a sus an­ces­tros.

“En la mor­gue em­pe­za­ron tres a so­bar: pri­me­ro fue Marcos Bo­ni­lla, lue­go Jo­sé Mu­ri­llo, el au­tén­ti­co ‘Ti­gre’; y Jo­sé Cés­pe­des. Los so­ban­de­ros han exis­ti­do des­de los años 80”, afir­ma ‘Gui­ller­mi­to’, un ven­de­dor in­for­mal que ha es­ta­do du­ran­te más de tres dé­ca­das ha­cien­do ju­gos de na­ran­ja a las afue­ras de Me­di­ci­na Le­gal.

Sin em­bar­go, los mis­mos so­ban­de­ros ase­gu­ran que no ha si­do fá­cil con­so­li­dar el lu­gar don­de las per­so­nas pue­den ir pa­ra que les reali­cen ma­sa­jes o les ayu­den a aco­mo­dar los hue­sos frac­tu­ra­dos.

“Apren­dí cuan­do mi pa­pá arre­gla­ba los hue­sos de los muer­tos y co­mo ahí mis­mo so­ba­ba, nos sacaron y nos ubi­ca­mos a una cua­dra de ‘El Car­tu­cho’. Cuan­do hi­cie­ron la in­ter­ven­ción en 1998 nos re­ubi­ca­ron”, ase­gu­ra Carlos Mu­ri­llo, el ‘Ti­gre’, quien ade­más aña­de que si no hu­bie­ra si­do por el es­fuer­zo de la Aso­cia­ción de So­ban­de­ros que pro­tes­ta­ron en el año 2000 en la Pla­za de Bo­lí­var no exis­ti­ría una zo­na de “cu­rahue­sos”.

“Cuan­do nos tum­ba­ron las ca­sas, nos in­dem­ni­za­ron y nos hi­ci­mos en la par­te sur de Me­di­ci­na Le­gal, pa­ra que la clien­te­la no se per­die­ra y si­guié­ra­mos tra­ba­jan­do”, di­ce el ‘Ti­gre’.

Ade­más, co­mo si fue­ra una fir­ma, en las fa­cha­das de los cer­ca de 20 lo­ca­les que que­dan en el ba­rrio San Ber­nar­do, tie­nen nom­bres par­ti­cu­la­res que los dis­tin­guen de los de­más y que, por lo ge­ne­ral, son to­ma­dos de ras­gos fí­si­cos o cor­po­ra­les del ma­sa­jis­ta: ‘El Ne­gro Pa­lin­do’, ‘El Cal­den­se’, y ‘El Ti­gre’, en­tre otros.

Es­te úl­ti­mo, no so­lo es re­co­no­ci­do por ser uno de los más an­ti­guos de la zo­na, sino que ha lo­gra­do man­te­ner el ofi­cio por una tra­di­ción fa­mi­liar.

“Des­de los 15 años apren­dí a so­bar gra­cias a mi abue­lo (Jo­sé Mu­ri­llo) y a mi pa­dre que me lle­va­ba des­de pe­que­ño pa­ra que mi­ra­ra có­mo cua­dra­ban los hue­sos y así fui apren­dien­do”, ma­ni­fies­ta Ha­rold Mu­ri­llo, uno de los ‘ti­gri­llos’, quien ade­más ase­gu­ra que la ma­yo­ría de pa­cien­tes que van a con­sul­tas es por es­trés, caí­das o des­cua­jos.

“Ha­ce 10 años vi­ne bus­can­do quién me so­ba­ra por­que me abrí la mano y vi el le­tre­ro de El Ti­gre, me arri­mé, en­tré, él me so­bó y me la arre­gló. Aho­ra me es­tá mo­les­tan­do el tú­nel del car­po, en­ton­ces con­fío en él y ven­gó ca­da vez que ten­go un do­lor”, ex­pre­sa Ana­til­de Mar­tí­nez, clien­te del so­ban­de­ro.

“Quie­ro de­jar un le­ga­do, no so­lo a mis hi­jos pa­ra que si­gan con es­te ofi­cio, sino tam­bién a los ciu­da­da­nos, pa­ra que no de­jen mo­rir un tra­ba­jo que na­ció ha­ce más de 50 años y lo he­mos sa­ca­do ade­lan­te con las uñas”, fi­na­li­zó Carlos Mu­ri­llo, el úl­ti­mo estudiante de la es­cue­la de so­ban­de­ros del an­fi­tea­tro.

FO­TOS: MAU­RI­CIO LEÓN

El do­lor se re­fle­ja en la ca­ra de ca­da pa­cien­te. Sin em­bar­go, los so­ban­de­ros ase­gu­ran que des­pués de los gri­tos se sien­te el ali­vio.

CORTESÍA

Ha­ce 20 años Carlos Mu­ri­llo tra­ba­ja de la mano con su fa­mi­lia.

MAU­RI­CIO LEÓN/ADN

En el año 2000 la Aso­cia­ción de so­ban­de­ros lo­gró su re­ubi­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.