Mo­men­to pa­ra ce­le­brar con pa­pá

BRI­TÁ­NI­COS LO HI­CIE­RON. LUE­GO, DES­TA­CÓ HA­ZA­ÑA DE LINDBERGH.

ADN Bogota - - NEWS -

● Ha­ce un si­glo, dos bri­tá­ni­cos rea­li­za­ron el pri­mer vue­lo tras­atlán­ti­co sin es­ca­la, lo que hi­zo de ellos unos hé­roes an­tes de caer en el ol­vi­do, eclip­sa­dos por la ha­za­ña en so­li­ta­rio del es­ta­dou­ni­den­se Lindbergh 8 años des­pués.

Cuan­do el 14 de ju­nio de 1919, el ca­pi­tán John Al­cock y el te­nien­te Art­hur Whit­ten Brown se lan­za­ban a bor­do de un bi­mo­tor bri­tá­ni­co Vic­kers des­de la is­la de Te­rra­no­va, el océano Atlán­ti­co ya ha­bía si­do cru­za­do por los ai­res, pe­ro nun­ca de una so­la vez.

En ma­yo de 1919, tres hi­dro­avio­nes es­ta­dou­ni­den­ses par­tie­ron de Nue­va York pa­ra cru­zar el océano por eta­pas. Pa­san­do por Te­rra­no­va, las Azo­res, Por­tu­gal y al fi­nal In­gla­te­rra, uno de los apa­ra­tos lo­gró fi­na­li­zar.

Al­cock y Brown que­rían cru­zar el Atlán­ti­co Nor­te sin pa­rar, en su zo­na más es­tre­cha: los 3.000 kilómetros que se­pa­ran Te­rra­no­va de Ir­lan­da.

Ese 14 de ju­nio, en­tre el rui­do de sus dos mo­to­res Rolls-roy­ce, el bi­plano de Al­cock y Brown, car­ga­do con 4.000 li­tros de car­bu­ran­te, lo­gró des­pe­gar de la is­la ca­na­dien­se.

Brown se acor­da­rá pa­ra siem­pre de ese des­pe­gue: “Va­rias ve­ces me aguan­té la res­pi­ra­ción, te­mien­do que nues­tra car­lin­ga to­ca­ra un te­ja­do o la co­pa de un ár­bol”. Las con­di­cio­nes me­teo­ro­ló­gi­cas fue­ron pé­si­mas, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que se tra­ta­ba de una ca­bi­na abier­ta.

Por la no­che, el avión, sa­cu­di­do por las rá­fa­gas de vien­to, per­dió al­tu­ra y ca­si ca­yó al océano. Al­cock re­cu­pe­ró el vue­lo in ex­tre­mis. Lue­go lle­gó una tor­men­ta de nie­ve y gra­ni­zo.

El 15 de ju­nio por la ma­ña­na, Ir­lan­da em­pe­zó a di­bu­jar­se a lo le­jos. El apa­ra­to ate­rri­zó en lo que pen­sa­ban que era un pra­do y aca­bó sien­do una tur­be­ra. Las rue­das se hun­die­ron y el avión fre­nó de for­ma bru­tal. Los dos hom­bres sa­lie­ron sin nin­gún ras­gu­ño. Ha­bían lo­gra­do la ha­za­ña, tras más de 16 ho­ras de vue­lo. La proeza co­pó las por­ta­das de dia­rios y la no­ti­cia se di­fun­dió.

Los dos hom­bres fue­ron acla­ma­dos co­mo hé­roes en Du­blín y lue­go en Lon­dres, don­de re­ci­bie­ron un pre­mio de 10.000 li­bras del dia­rio bri­tá­ni­co ‘Daily Mail’ de la mano de Wins­ton Chur­chill, en­ton­ces se­cre­ta­rio de Es­ta­do pa­ra la Avia­ción. Sin em­bar­go su fa­ma du­ró po­co: la ges­ta en so­li­ta­rio de Char­les Lindbergh, el 20 de ma­yo de 1927, en­tre Nue­va York y Pa­rís, eclip­só la odi­sea de los dos bri­tá­ni­cos.

EFE

Es­pe­cial Día del Pa­dre.

AR­CHI­VO

Lue­go de Al­cock y Brown, el es­ta­dou­ni­den­se Char­les Lindbergh vo­ló en­tre Nue­va York y Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.