Los hom­bres y las nue­vas mas­cu­li­ni­da­des

HOM­BRE MO­DERNO ES FLE­XI­BLE Y EXALTA LO­GROS DE LAS MU­JE­RES.

ADN Bogota - - LA VIDA -

● Squat­for­chan­ge (en cu­cli­llas pa­ra el cam­bio), un mo­vi­mien­to que so­li­ci­ta que se ubi­quen cam­bia­pa­ña­les en ba­ños de hom­bres, se con­vier­te en el me­jor re­fle­jo de nues­tro tiem­po: los nue­vos ma­chos.

En pa­la­bras de an­tro­pó­lo­gos se tra­ta de ‘las nue­vas mas­cu­li­ni­da­des’ que mues­tran a ese hom­bre que ya no te­me rea­li­zar ac­ti­vi­da­des que, por cli­chés cul­tu­ra­les, an­tes es­ta­ban des­ti­na­das ex­clu­si­va­men­te pa­ra las mu­je­res.

El ca­so, es que los hom­bres, que ya no temen cam­biar los pa­ña­les de sus hi­jos, com­par­tir cla­ses de ba­llet con sus hi­jas o me­ter­se a pis­ci­na con sus bebés pa­ra rea­li­zar una cla­se de es­ti­mu­la­ción, mues­tra el com­pro­mi­so con la crian­za de sus hi­jos y su re­la­ción de pa­re­ja.

El nue­vo hom­bre mo­di­fi­có la for­ma de co­mu­ni­ca­ción, de re­la­cio­nar­se, trans­por­tar­se, has­ta có­mo se ve y se sien­te. Pue­de te­ner mie­do y ser frá­gil, pue­de ser fle­xi­ble, he­do­nis­ta, ex­pre­si­vo, em­pren­de­dor y desafian­te y no te­me ex­pre­sar­lo.

Es­te con­cep­to de mas­cu­li­ni­dad, opues­to al tra­di­cio­nal, ha ge­ne­ra­do nue­vas exi­gen­cias en sec­to­res pro­duc­ti­vos co­mo es el de mo­da y cos­mé­ti­ca.

Apo­ya­dos por la glo­ba­li­za­ción se ha nor­ma­li­za­do su preo­cu­pa­ción por la for­ma de ves­tir, có­mo lu­ce su cuer­po, có­mo lle­va su ca­be­llo y bar­ba, cuál es su aro­ma y có­mo es re­ci­bi­do por su en­torno.

“Es­ta­mos fren­te a un fuer­te cam­bio de pa­ra­dig­ma en el que el uni­ver­so de la cos­mé­ti­ca se acer­ca al mun­do mas­cu­lino de for­ma con­sis­ten­te. Se en­san­cha­ron las no­cio­nes de lo que sig­ni­fi­ca ser hom­bre y se re­co­no­ce que el cui­da­do y la cos­mé­ti­ca son há­bi­tos que se pue­den ele­gir sin per­der la esen­cia, sin de­jar de ser hom­bre”, ase­gu­ra Pau­la Pin­to, an­tro­pó­lo­ga bra­si­le­ra y lí­der de la in­ves­ti­ga­ción que desa­rro­lló Na­tu­ra Cos­mé­ti­cos so­bre el te­ma.

El es­tu­dio se ba­sa en en­tre­vis­tas con hom­bres de en­tre 20 a 45 años de to­da La­ti­noa­mé­ri­ca, EE. UU. y Eu­ro­pa, que en­con­tró un re­no­va­do y ge­nuino in­te­rés por el cui­da­do del cuer­po y una bús­que­da del pla­cer pa­ra sí y su en­torno.

“El hom­bre cam­bió por­que la so­cie­dad se lo per­mi­tió de­bi­do a sus avan­ces e in­clu­sión de idea­les mul­ti­cul­tu­ra­les y tam­bién por el pa­pel que jue­ga la mu­jer en la so­cie­dad y la ex­ten­sión de sus ro­les”, agre­gó.

ISTOCK

Las nue­vas mas­cu­li­ni­da­des es una de las ten­den­cias que iden­ti­fi­ca al hom­bre en la mo­der­ni­dad y que le ha da­do un nue­vo rol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.