La­bor con mu­cha te­la pa­ra cor­tar

La sas­tre­ría vi­ve por los aman­tes de ves­ti­dos a la me­di­da.

ADN Bogota - - ACTUALIDAD - Ay­da Ma­ría Martínez

● La tra­di­ción de cor­tar pa­ños in­gle­ses con pa­tro­nes a la me­di­da, so­me­ter las pie­zas a lar­gas jor­na­das de mo­ja­do pa­ra dar­le fir­me­za a la te­la y co­ser con tan­ta ex­per­ti­cia que el ajus­te en los hom­bros y el cue­llo, así co­mo la caí­da de la man­ga es per­fec­ta, es un ar­te que muy po­cos ejer­cen hoy en Bo­go­tá.

De he­cho, don Ho­ra­cio Wil­ches pue­de de­cir hoy que es un sas­tre con to­das sus le­tras, el ofi­cio que se nie­ga a de­jar. No por suer­te a sus 75 años, com­ple­ta 63 de ex­pe­rien­cia pues la vi­da lo pu­so a los 12 años al ser­vi­cio de un re­co­no­ci­do sas­tre de la ciu­dad en unas va­ca­cio­nes pa­ra ayu­dar a su ma­má con los gas­tos del co­le­gio.

“Era un sas­tre bueno, con un lo­cal en la Ca­lle 10, fren­te al Pa­la­cio de San Car­los, era un sas­tre de éli­te que les hi­zo tra­jes a po­lí­ti­cos, se­na­do­res y di­plo­má­ti­cos”, re­cor­dó.

Des­de su tier­na edad es­tu­vo cer­ca de la éli­te ca­pi­ta­li­na que siem­pre bus­ca­ba el tí­pi­co tra­je de tres pie­zas: cha­que­ta, cha­le­co y pan­ta­lón. El abri­go era una de las pie­zas fa­vo­ri­tas de mu­chos ca­cha­cos pa­ra afron­tar las frías tem­pe­ra­tu­ras que an­tes se ex­pe­ri­men­ta­ban.

Don Ho­ra­cio per­te­ne­ce a esa es­tir­pe de ar­tis­tas de la te­la que, por la in­dus­tria­li­za­ción y los cos­tos, ha caí­do en desuso. Sin em­bar­go, las re­for­mas y la con­fec­ción de “uno que otro ves­ti­do o smo­king”, lo man­tie­nen vi­vo, den­tro de su lo­cal en el cen­tro.

“Aho­ra no hay na­da de sas­tre­ría. Yo ha­go los sa­cos to­da­vía. Le mez­clo par­te ar­te­sa­nal co­mo apren­dí ha­ce 63 años. Por los ma­te­ria­les to­có in­dus­tria­li­zar, pe­ro an­te­rior­men­te to­do era a mano”, di­jo.

Se tra­ta de un ser­vi­cio al que re­cu­rren muy po­cos, por los cos­tos, ya que la con­fec­ción de un ves­ti­do de pa­ño in­glés a la me­di­da pue­de te­ner un pre­cio de tres mi­llo­nes de pe­sos. Don Ho­ra­cio, aún re­cuer­da cuan­do co­bra­ba 110 pe­sos por sus pri­me­ros ves­ti­dos en los años 60.

“Las fá­bri­cas tie­nen un ni­vel de com­pe­ten­cia en cuan­to a pre­cios, pe­ro no en ca­li­da­des. La pren­da he­cha en se­rie en una fá­bri­ca,

no es de la me­jor ca­li­dad. Al po­ner­se el sa­co el se­ñor, se le arru­ga, se re­co­gen los fo­rros”, de­ta­lló y la­men­tó que “los pe­la­dos de hoy prefieren el jean, la cha­que­ta de cue­ro y los sué­te­res”.

En sus me­jo­res tiem­pos, un sas­tre pro­me­dio con­fec­cio­na­ba en­tre 15 y 20 tra­jes al mes, unos tres ves­ti­dos a la se­ma­na. Mu­chos de esos clien­tes ya no es­tán, pe­ro don Ho­ra­cio no de­ja de evo­car aque­llos tiem­pos.

“Me acuer­do de la ele­gan­cia de los clien­tes. La gen­te an­tes se sa­bía ves­tir. Un tra­je bien cor­ta­do, la com­bi­na­ción per­fec­ta de los co­lo­res de la cor­ba­ta con los de la ca­mi­sa. Ha­bía mu­cha ex­qui­si­tez. Eran los tí­pi­cos ca­cha­cos, muy exi­gen­tes”.

El gus­to por los tra­jes sin arru­gas e im­pe­ca­bles es­tu­vo en mu­chos de nues­tros lí­de­res a los que don Ho­ra­cio aten­dió. Él con­ser­va fo­tos de clien­tes co­mo Ju­lio César Tur­bay o Mi­sael Pas­tra­na. A Ál­va­ro Gó­mez Hur­ta­do, le hi­zo uno de sus úl­ti­mos tra­jes a la me­di­da.

En sus má­qui­nas, que tie­nen más de 50 años, él si­gue apos­tan­do por los tra­jes a la me­di­da que hoy se con­vir­tie­ron en un em­ble­ma de la ar­te­sa­nía y en he­ren­cia pa­ra el di­se­ño lo­cal, a pe­sar de la exis­ten­cia de ma­te­ria­les sin­té­ti­cos que “se arru­gan en una la­van­de­ría”. Son las ex­pli­ca­cio­nes de la pa­sión por una la­bor que se re­fle­ja en la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer un tra­ba­jo que que­de bien ela­bo­ra­do y cum­plir, a pe­sar de la fa­ma de in­cum­pli­dos de sus co­le­gas.

SOFÍA TRIBÍN / ADN

Don Ho­ra­cio usa má­qui­nas fi­le­tea­do­ras pa­ra al­gnas la­bo­res, pe­ro la ma­yor par­te de la con­fec­ción a la me­di­da se ha­ce a mano.

Un tra­je per­fec­to no de­be mos­trar arru­gas de nin­gún ti­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.