Re­des so­cia­les

ADN Bogota - - LA VIDA - Sofía Gó­mez G. En Twit­ter: @s0f1c1ta

Qué ha­ce­mos pa­ra lo­grar que la gen­te ha­ga un ma­ne­jo res­pon­sa­ble de sus re­des so­cia­les? La co­sa es tan gra­ve que has­ta muertos ha ha­bi­do por la cre­cien­te ola de des­in­for­ma­ción, te­mas que han pa­sa­do de una per­so­na a otra sin con­trol o fil­tro al­guno.

Las no­ti­cias fal­sas que cir­cu­lan, in­clu­so a tra­vés de ca­de­nas por el po­pu­lar What­sapp, co­mo las le­chu­gas de plás­ti­co o el atún de pa­pel, in­va­den nues­tros mó­vi­les y compu­tado­res sem­bran­do, al me­nos, des­con­fian­za. Pe­ro no mu­chos se de­tie­nen a ve­ri­fi­car si ta­les co­sas son sa­li­das de la men­te de al­gún de­socu­pa­do, que se ríe en la ca­ra de la hu­ma­ni­dad con es­tas his­to­rias.

A me­dia­dos del año pa­sa­do, el mun­do asis­tía ató­ni­to al te­rri­ble ca­so de los dos hom­bres ase­si­na­dos por una mul­ti­tud en In­dia, que los acu­sa­ba de se­cues­trar ni­ños pa­ra vio­lar­los. In­for­ma­cio­nes erró­neas y fal­sas lle­va­ron a es­te fa­tí­di­co desen­la­ce.

Y no ha­ble­mos de las re­des so­cia­les co­mo el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra des­ti­lar odio o crí­ti­cas des­truc­ti­vas. Me pa­re­ció in­creí­ble que ha­ce al­gu­nos días una co­no­ci­da tuitera fue­ra in­sul­ta­da ma­si­va­men­te en es­te es­pa­cio digital por­que di­jo que so­ña­ba po­der­se gra­duar con su hi­ji­to. Cla­ro, to­do se des­pren­día de los co­men­ta­rios crí­ti­cos que ella ha­ce ha­bi­tual­men­te en su cuen­ta.

So­mos tan vis­ce­ra­les en nues­tras apre­cia­cio­nes… ni si­quie­ra emo­cio­na­les y me­nos ra­cio­na­les. Opi­na­mos guia­dos por la hiel. Qué pe­sar.

Has­ta la pró­xi­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.