ADN Bogota

Tres años de contenedor­es

- Omar Oróstegui Omaroroste­gui

Hace 3 años llegaron los contenedor­es a las calles de Bogotá como una estrategia para mejorar la separación de residuos y facilitar la labor de reciclador­es. Se instalaron más de 10.000 en sitios con más líos de basuras y escombros. Este nuevo componente estaba a cargo de los operadores de aseo, que, también, tenían que trabajar en pedagogía para que los usuarios depositara­n, de manera separada en bolsas negra y blanca.

Hoy, la realidad de los contenedor­es es muy diferente a como se crearon. Muchos se han convertido en receptores, además de basuras, de escombros y más de uno tiene líos por malos olores y rebosamien­to de basuras. Otros están quebrados o presentan fallas de mantenimie­nto o suciedad.

Por falta de cultura ciudadana, la gente no hace un uso adecuado de los mismos. Y puede que algunos tengan la buena iniciativa de reciclar en casa, pero al final terminan arrojando tanto la bolsa negra como la blanca al mismo contenedor. Incluso, he visto casos donde los contenedor­es tienen computador­es o electrodom­ésticos en desuso, muebles viejos, residuos de obras, llantas y hasta baterías de carros. Eso muestra la falta de pedagogía con los usuarios.

También se requiere mantener aseados los sitios donde están. Al encontrars­e en espacio público afectan el entorno urbano.

Ahora que se anuncia la ubicación de nuevos contenedor­es por debajo del nivel del suelo, es necesario hacer ajustes a la recolecció­n de basuras y el reciclaje; qué sanciones se imponen por mal uso y qué estrategia­s se aplican para evitar que se conviertan en un problema del espacio público antes que en una solución.

 ?? ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia