Ca­si 100 mil per­so­nas aban­do­na­ron ho­ga­res

Eso pro­vo­có la vio­len­cia en el Ca­ta­tum­bo en­tre 1999 y 2006, di­ce in­for­me.

ADN Bucaramanga - - ACTUALIDAD - Bo­go­tá

● La vio­len­cia en la re­gión co­lom­bia­na del Ca­ta­tum­bo en­tre 1999 y 2006 for­zó a aban­do­nar sus ho­ga­res a cer­ca de 100.000 per­so­nas, pe­rio­do en el que se pro­du­je­ron tam­bién 832 ase­si­na­tos se­lec­ti­vos y 599 muer­tos en ma­sa­cres, se­gún un in­for­me del Cen­tro Na­cio­nal de Memoria His­tó­ri­ca (CNMH) di­vul­ga­do ayer.

El in­for­me ‘Ca­ta­tum­bo: Me­mo­rias de vi­da y dig­ni­dad’ se­ña­la que con la lle­ga­da de tres gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res a una re­gión en que otras tres gue­rri­llas con­tro­la­ban el te­rri­to­rio de­ri­vó en una “vio­len­cia sin pre­ce­den­tes”.

Eso pro­vo­có el des­pla­za­mien­to for­zo­so de 99.074 per­so­nas, que co­rres­pon­den al 59,5 % de los ocu­rri­dos en la zo­na en los úl­ti­mos 32 años.

Los gru­pos pa­ra­mi­li­ta­res son el Blo­que Ca­ta­tum­bo y los fren­tes Héc­tor Ju­lio Peinado Be­ce­rra y Re­sis­ten­cia Mo­ti­lo­na de las des­mo­vi­li­za­das Au­to­de­fen­sas Uni­das de Co­lom­bia (AUC).

En ese sen­ti­do, de­ta­lló que de los 599 muer­tos en ma­sa­cres, 403 fue­ron ase­si­na­dos por pa­ra­mi­li­ta­res y 142 por las gue­rri­llas, pues allí se en­se­ño­rea­ban del te­rri­to­rio las des­mo­vi­li­za­das FARC, el Ejér­ci­to de Li­be­ra­ción Na­cio­nal (ELN) y un re­duc­to del Ejér­ci­to Po­pu­lar de Li­be­ra­ción (EPL).

La in­for­ma­ción agre­gó que el con­flic­to ar­ma­do lle­gó al Ca­ta­tum­bo al fi­nal de la dé­ca­da de los se­ten­ta y se agra­vó en los ochen­ta, cuan­do el ELN, el EPL y las FARC “for­ta­le­cie­ron sus ac­cio­nes mi­li­ta­res con ase­si­na­tos se­lec­ti­vos, se­cues­tros, extorsiones y to­mas a po­bla­dos”.

“Pe­ro fue en­tre 1999 y 2006 cuan­do la re­gión vi­vió una vio­len­cia sin pre­ce­den­tes, con el ac­cio­nar de las tres es­truc­tu­ras pa­ra­mi­li­ta­res”, ex­pli­có el CNMH.

Se­gún el in­for­me, los cul­ti­vos de co­ca aparecieron en es­te con­tex­to co­mo una

po­si­bi­li­dad de sus­ten­to pa­ra los cam­pe­si­nos de la re­gión, que des­de en­ton­ces tie­nen di­fi­cul­ta­des pa­ra co­mer­cia­li­zar otros pro­duc­tos.

“La re­gión pre­sen­ta hoy gran­des desafíos de ca­ra a la cons­truc­ción de la paz te­rri­to­rial. Sin em­bar­go (...) los ca­ta­tum­be­ros han le­van­ta­do y for­ta­le­ci­do sus or­ga­ni­za­cio­nes, han re­sis­ti­do y se han mo­vi­li­za­do en va­rios pa­ros cam­pe­si­nos pa­ra exi­gir me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da en su re­gión”, con­clu­yó el CNMH.

En la zo­na del Ca­ta­tum­bo, que ha­ce par­te del de­par­ta­men­to de Nor­te de San­tan­der, fron­te­ri­zo con Ve­ne­zue­la, ac­tual­men­te tie­nen pre­sen­cia dis­tin­tos gru­pos ar­ma­dos ile­ga­les co­mo el ELN, di­si­den­tes de las FARC, un re­duc­to del EPL y ban­das cri­mi­na­les que se dispu­tan los cul­ti­vos de co­ca y las ru­tas pa­ra el nar­co­trá­fi­co. Ade­más es una de las re­gio­nes más po­bres y ol­vi­da­das de Co­lom­bia

ARCHIVO / ADN

El in­for­me del CNMH di­ce que el des­pla­za­mien­to co­rres­pon­de al 59,% de lo ocu­rri­do en 32 años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.