LOS DA­TOS

ADN Bucaramanga - - ACTUALIDAD - @el­jo­da­rio gar­dea­za­[email protected]­jo­da­rio.co

● PA­RA LOS ju­ris­tas, es­te fis­cal ad hoc de­be te­ner in­de­pen­den­cia y el cri­te­rio ju­rí­di­co.

EL PRE­SI­DEN­TE es­pe­ra que se eli­ja con ce­le­ri­dad a uno de los ter­na­dos.

que Mar­tí­nez co­no­cía des­de 2015, an­tes de ser fis­cal, las irre­gu­la­ri­da­des de la em­pre­sa bra­si­le­ña en Co­lom­bia.

Se­gún la Fis­ca­lía, las coimas que pa­gó Ode­brecht en el país pa­ra ha­cer­se con el con­tra­to de la ca­rre­te­ra Ru­ta del Sol II, en don­de Pi­zano tra­ba­jó co­mo au­di­tor en re­pre­sen­ta­ción del Gru­po Aval, fue­ron de 84.000 mi­llo­nes de pe­sos (unos 28,35 mi­llo­nes de dó­la­res). El pa­sa­do 8 de no­viem­bre Pi­zano fa­lle­ció de un pa­ro car­día­co y tres días des­pués su hi­jo, Ale­jan­dro, tam­bién mu­rió lue­go de be­ber una botella de agua que en­con­tró en el es­cri­to­rio de su pa­dre y que con­te­nía cia­nu­ro.

Con res­pec­to al es­cán­da­lo de Ode­brecht, Mar­tí­nez ase­gu­ró el mar­tes pa­sa­do en el Con­gre­so que La Fis­ca­lía in­ves­ti­ga 100 con­tra­tos de la fir­ma bra­si­le­ña en­vuel­ta en un una tra­ma de co­rrup­ción por coimas que pa­gó pa­ra ga­nar li­ci­ta­cio­nes de obras en el país. Por es­to, el 29 de no­viem­bre, el Su­pre­mo le pi­dió a Du­que que pre­sen­ta­ra la ter­na.

Es un ni­ño, se sien­te ni­ño, ac­túa co­mo ni­ño. Si ve un ni­ño de ver­dad to­can­do un tam­bor se acer­ca, le pi­de los pa­li­tos y de­mues­tra que to­ca me­jor que el miem­bro de la ban­da. Si lle­ga al Ber­na­béu no con­ver­sa con Flo­ren­tino, le de­mues­tra que pa­tea me­jor que Ja­mes. Si va a una can­cha de te­jo, no to­ma cerveza ni dia­lo­ga con los en­rua­na­dos, co­ge el te­jo y acier­ta en el bo­cín. Vi­ve en una ba­ta­lla in­fan­til por de­mos­trar que es ca­paz de to­do. Can­ta va­lle­na­tos con so­lo co­ger la ras­pa pe­ro sin ma­ne­jar el acor­deón. Bai­la me­re­cum­bé con los mis­mos pa­si­tos an­ti­quí­si­mos de Pa­cho Ga­lán. No pue­de ver una pe­lo­ta por­que en su in­fan­ti­lis­mo de­mos­tra­ti­vo tie­ne que ha­cer­se dis­tin­guir y en­ton­ces la co­ge y, cual pa­ya­so ma­la­ba­ris­ta del Cir­co del Sol la lle­va del pie a la ca­be­za, de allí al cue­llo, y sin de­jar­la caer, quie­re re­ci­bir el aplau­so de ni­ño pre­coz y ha­bi­li­do­so mien­tras abre los bra­zos. En su sed de ser re­co­no­ci­do ca­da que vi­si­ta a al­guien, le lle­va de re­ga­lo una ca­mi­se­ta de la se­lec­ción de fút­bol y si pue­de to­mar­se una fo­to o que le fir­men un au­tó­gra­fo, bus­ca a los prín­ci­pes de la farándula y los in­vi­ta a su ca­sa. Y si va de vi­si­ta don­de prín­ci­pes de ver­dad, les lle­va sa­lu­des de quien lo re­co­men­dó co­mo el más ca­pa­ci­ta­do o les echa el cuen­to de Blan­ca Nie­ves y los sie­te ena­ni­tos pre­sen­tán­do­los co­mo miem­bros de su equi­po se­cre­to. Por su­pues­to, ca­da sá­ba­do tie­ne fies­ta in­fan­til pa­ra ha­cer­se re­co­no­cer por pue­blos que nun­ca so­ñó y se­ma­na tras se­ma­na cam­bia de som­bre­ro aun­que, de ver­dad, nin­guno le que­da bien. Mon­ta en avión y ha­bla ca­si todos los días pe­ro co­mo no com­pa­gi­na las pa­la­bras con los ges­tos del ros­tro, na­die le cree y ge­ne­ra in­fi­ni­ta des­con­fian­za. Así y to­do cree que eso es go­ber­nar. Y que es El Prin­ci­pi­to y que no es gra­ve que el 68% del país lo re­cha­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.