‘Viu­das’: ac­ción y dra­ma

ADN Bucaramanga - - PORTADA - Re­dac­ción

‘Wi­dows’ (Viu­das), cin­ta ba­sa­da en una se­rie bri­tá­ni­ca emi­ti­da en los años ochen­ta, es la his­to­ria de cua­tro mu­je­res que se unen pa­ra lle­var a ca­bo un ro­bo pla­nea­do por el es­po­so de una de ellas. Su di­rec­tor, Ste­ve McQueen, ga­na­dor de un Ós­car por ‘12 Years a Sla­ve’ (12 Años de Es­cla­vi­tud), ha­bló acer­ca de su crea­ción.

¿Por qué de­ci­dió lle­var ‘Viu­das’ al ci­ne?

Su­pe que ese iba a ser mi si­guien­te lar­go­me­tra­je cuan­do aún me es­ta­ba pre­pa­ran­do pa­ra fil­mar ‘12 Years’. Te­nía 13 años de edad cuan­do vi la se­rie ‘Viu­das’ por pri­me­ra vez en te­le­vi­sión y és­ta me pro­vo­có una gran im­pre­sión. Me iden­ti­fi­qué con esas mu­je­res, quie­nes eran vis­tas co­mo per­so­nas in­ca­pa­ces a las que so­lo se les juz­ga­ba por su apa­rien­cia. Es­tas per­so­nas me­nos­pre­cia­das eran vis­tas tan so­lo co­mo se­res que ocu­pa­ban un es­pa­cio en vez de al­guien que te­nía al­go que de­cir o con­tri­buir (...)

¿Cuán­do em­pe­zó a tra­ba­jar en el pro­yec­to?

Ya es­ta­ba de­sa­rro­llan­do al­gu­nas co­sas cuan­do se su­mó Gi­llian (Flynn) (coes­cri­to­ra), fue asom­bro­sa. Ca­da quien es tan du­ro co­mo lo es el otro, así que fue gran­dio­so te­ner una per­so­na con la cual pro­bar al­gu­nas ideas y que ella a su vez pro­ba­ra al­gu­nas ideas su­yas con­mi­go. Así íba­mos lu­chan­do y crean­do al­gu­nas co­sas jun­tos.

¿Pa­sa­ron tres años a par­tir de ese mo­men­to has­ta que se en­con­tró fil­man­do en Chica­go?

Sí, yo sa­bía que que­ría ese pro­yec­to. La idea me vino a la men­te en 2011 cuan­do es­ta­ba en Holly­wood y ha­bía una si­tua­ción con mu­chos ac­to­res que co­no­cía, que an­da­ban por ahí pe­ro que sa­bía que no te­nían tra­ba­jo (...) Em­pe­cé a ir a Chica­go, a ha­blar con gen­te del FBI, an­ti­guos miem­bros del mun­do del cri­men, políticos, pas­to­res. Lo in­te­re­san­te acer­ca de tras­la­dar la his­to­ria des­de el Lon­dres de 1983 al Chica­go de la ac­tua­li­dad, fue que Chica­go es una ciu­dad en la que se vi­ve un sen­ti­do exal­ta­do del ‘aquí y el aho­ra’ en to­dos los as­pec­tos: tan­to po­lí­ti­ca co­mo ra­cial­men­te.

Us­ted aña­dió con­tien­da po­lí­ti­ca a la his­to­ria, ¿por qué?

Bueno, eso es in­te­re­san­te pues no sa­le nin­gún po­li­cía en mi pe­lí­cu­la. La po­li­cía es un cóm­pli­ce adi­cio­nal den­tro del sis­te­ma de la ciu­dad. Me en­can­tó esa idea pe­ro no fue pa­ra rem­pla­zar na­da de eso, sino que esa es la ma­ne­ra en que vi­vi­mos hoy. Que­ría te­ner a nues­tra reali­dad -- o la reali­dad de Chica­go -den­tro de la tra­ma de la his­to­ria (...)

To­das son de es­tra­tos di­fe­ren­tes, ¿cuán­to tiem­po se to­mó pa­ra si­tuar­las en sus res­pec­ti­vos mun­dos?

Fue un pro­ce­so lar­go, pues los per­so­na­jes tie­nen que re­sul­tar creí­bles. Me pa­re­ce que la pri­me­ra fue Be­lle (Cynt­hia Eri­vo).

Tam­bién te­ne­mos el per­so­na­je de Vio­la (Da­vis) (Ve­ró­ni­ca). Pa­ra mí ella se ajus­ta al mol­de de Kat­ha­ri­ne Hep­burn, Bet­te Da­vis, Joan Craw­ford, ¡de Gre­ta Gar­bo!

Con Eli­za­beth (De­bic­ki) (in­ter­pre­ta a Ali­ce) tam­bién fue una tra­ve­sía na­rrar la ma­ne­ra en que es­ta mu­cha­cha po­la­co-americana ha­bía si­do abu­sa­da por su ma­dre y por su ma­ri­do -- de al­gu­na ma­ne­ra -- y a la que no se le creía lo su­fi­cien­te­men­te in­te­li­gen­te… tan so­lo se le uti­li­za­ba y esa fue la ma­ne­ra en que se desa­rro­lló su his­to­ria.

Con Mi­che­lle Ro­dri­guez (Lin­da), de ma­ne­ra in­te­re­san­te me pa­re­ce que fue su ma­dre la que hi­zo que se in­vo­lu­cra­ra en es­to. Es in­te­re­san­te pues ella en un prin­ci­pio me ha­bía di­cho que no, así que tu­ve que ha­cer au­di­cio­nes con otras mu­je­res, -- más de 100 -- y no po­día en­con­trar a na­die. Tu­ve que re­gre­sar a ella y de­cir­le, “por fa­vor, ¿por fa­vor me pue­do re­unir con us­ted?” Ella me di­jo que sí, y bueno, des­pués de co­no­cer­nos nos lle­va­mos de ma­ra­vi­lla.

Los hom­bres en el elen­co. Aun pa­ra pa­pe­les re­la­ti­va­men­te pe­que­ños, us­ted in­clu­yó a gran­des ac­to­res co­mo Liam Nee­son, o Jon Bernt­hal, ¿eso fue pa­ra dar a sus es­tre­llas fe­me­ni­nas a al­guien de pe­so con quien ac­tuar?

To­do tie­ne que ver con las mu­je­res. Cuan­do se ten­ga la du­da, hay que re­gre­sar a las mu­je­res (...) Aún si es un pa­pel pe­que­ño, ellos tie­nen que ser co­mo tém­pa­nos de hie­lo. Aún con un pa­pel me­nor, los hom­bres tie­nen que dar la im­pre­sión que por de­ba­jo de la su­per­fi­cie hay una enor­me ma­sa.

COR­TE­SÍA FOX

Eli­za­beth De­bic­ki (i), Cynt­hia Eri­vo, Vio­la Da­vis y Mi­che­lle Ro­drí­guez (d), las pro­ta­go­nis­tas de la pe­lí­cu­la es­ta­dou­ni­den­se ‘Wi­dows’.

Mi­che­le Ro­drí­guez (i) y Eli­za­beth De­bic­ki (d) rea­li­zan gran­des in­ter­pre­ta­cio­nes a lo lar­go de la pe­lí­cu­la.

Ste­ve McQueen, di­rec­tor de la pe­lí­cu­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.