Ve­ro­si­mi­li­tud

ADN Cali - - LA VIDA -

He des­cu­bier­to que no me gus­tan los fi­na­les de cuen­to. En es­tos días veía có­mo to­dos los per­so­na­jes de una se­rie ter­mi­na­ban ‘fe­li­ces y co­mien­do per­di­ces’ y eso me re­sul­tó ex­tra­ña­men­te de­tes­ta­ble.

La cues­tión de fon­do es que con­si­de­ro in­ve­ro­sí­mil que to­do se so­lu­cio­ne pa­ra bien. La vi­da no es así, no siem­pre se ga­na. Y pre­ci­sa­men­te por eso me gus­tan tan­to los de­por­tes, por­que no ne­ce­sa­ria­men­te el me­jor, el más fuer­te o quien ha he­cho más mé­ri­tos es el ven­ce­dor. Co­mo en el se­mes­tre pa­sa­do, cuan­do el To­li­ma le ga­nó la Li­ga al ul­tra fa­vo­ri­to Na­cio­nal, en Me­de­llín o cuan­do Ron­da Rou­sey su­cum­bió an­te una tre­men­da pa­ta­da de Holly Holm y per­dió el tí­tu­lo fe­me­nino en pe­so ga­llo de la UFC.

Ya lo he ex­pre­sa­do, sien­to sim­pa­tía por los más dé­bi­les, pe­ro eso no me ha­ce des­es­ti­mar el tra­ba­jo y el es­fuer­zo de mu­chos cam­peo­nes. Ce­le­bré, por ejem­plo, la me­da­lla de oro con­se­gui­da por el pa­ti­na­dor Jhony An­gu­lo en los Jue­gos Olím­pi­cos de la Ju­ven­tud de Bue­nos Ai­res, de­por­tis­ta al que pu­de en­tre­vis­tar en la vís­pe­ra de las jus­tas y quien lle­va­ba en la ma­le­ta sus ga­nas de triun­far y mi an­he­lo de que lo lo­gra­ra. Me gus­tó esa vic­to­ria, co­mo tam­bién la de­rro­ta del otro­ra ‘hé­roe’ Ós­car Pis­to­rius cuan­do se vis­tió de na­ran­ja co­mo el vi­llano que es­co­gió ser.

En la vi­da real hay acier­tos y desa­cier­tos y un par­ti­do de la pri­me­ra fe­cha de la Li­ga co­lom­bia­na – en 1948 – lo re­su­me a la per­fec­ción: San­ta Fe y De­por­tes Cal­das em­pa­ta­ron a un gol, en un en­cuen­tro don­de los de Ma­ni­za­les me­tie­ron un au­to­gol y los ca­pi­ta­li­nos bo­ta­ron un pe­nal­ti.

Na­ta­lia Moreno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.