Ex­plo­sión... de ale­gría

ADN Cali - - LA VIDA - Al­fay­ma Sán­chez

Quién no desea que di­ciem­bre sea un mes lleno de co­lor y ale­gría; has­ta los ciu­da­da­nos que le pro­fe­san po­co afec­to a la festividad de fin de año de al­gu­na ma­ne­ra ter­mi­nan in­vo­lu­cra­dos: con los fa­ro­les del 7, en una reunión fa­mi­liar, en la ce­le­bra­ción de ami­gos, en la fies­ta de la em­pre­sa, en la no­ve­na na­vi­de­ña, en fin, son tan­tas las opor­tu­ni­da­des pa­ra el en­cuen­tro y la fra­ter­ni­dad.

Sin em­bar­go, hay mu­chas ra­zo­nes por las cua­les la fies­ta se con­vier­te en tra­ge­dia, una de ellas es la pól­vo­ra. Que­mar ve­li­tas ro­ma­nas, sil­ba­do­res, to­tes, pe­ta­cas, tro­nan­tes, vol­ca­nes, tum­ba ran­chos, lu­ces de ben­ga­la, son par­te de una tra­di­ción que nos ha de­ja­do can­ti­dad de adul­tos y ni­ños sin de­dos, con ros­tros des­fi­gu­ra­dos, con pér­di­da de vi­sión y con mie­dos y do­lo­res pa­ra to­da la vi­da.

To­das esas ex­pe­rien­cias nos di­cen que la pól­vo­ra en las ma­nos de me­no­res y adul­tos que no son ex­per­tos en su ma­ne­jo pue­de ter­mi­nar en des­di­cha. Mu­chos po­drán ale­gar que siem­pre en la fies­ta po­pu­lar la pól­vo­ra ha si­do im­por­tan­te, in­clu­so pue­den ha­ber re­la­tos de fa­mi­lias que de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción se han pre­cia­do de usar­la, de ilu­mi­nar la Na­vi­dad a ca­lor de una pe­ta­ca, de un sil­ba­dor.

No obs­tan­te, los pue­blos son di­ná­mi­cos y las tra­di­cio­nes se re­nue­van, al ca­lor de los apren­di­za­jes. Por eso el lla­ma­do en es­te fin de año es a re­co­no­cer que la cos­tum­bre de usar pól­vo­ra pa­ra en­cen­der di­ciem­bre de­be­mos aca­bar­la. Por su­pues­to que re­que­ri­mos de ex­plo­sio­nes pe­ro es­tas pue­den ser de afec­to por los nues­tros, de en­cuen­tros fa­mi­lia­res, ve­ci­na­les que nos re­cuer­den la ale­gría de com­par­tir la vi­da, de es­tar jun­tos en es­te her­mo­so ri­tual de fin de año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.