Des­co­lo­ni­zar los mie­dos

ADN Cali - - VIDA - Jo­sé Dar­win Le­nis

Los obs­tácu­los que im­po­ne la po­bre­za ha­bi­tan en lo más pro­fun­do del es­pí­ri­tu hu­mano. El prin­ci­pal es, el mie­do, por­que afec­ta, re­fuer­za y va­li­da la creen­cia men­tal y so­cial que los lu­ga­res en que la po­bre­za nos ubi­ca son in­su­pe­ra­bles. Es tal la fuer­za im­po­si­ti­va del mie­do que, no per­mi­te ver la reali­dad que se vi­ve. El mie­do so­cial­men­te fun­cio­na co­mo cuan­do se ali­nean en fi­las ver­ti­ca­les las fi­chas del do­mino y se cae una so­bre otra, las de­más tam­bién caen. En mu­chas fa­mi­lias la con­de­na de la po­bre­za vie­ne “an­ces­tral­men­te” en cas­ca­da, una tras otra, co­mo con­se­cuen­cia de fuer­zas in­vi­si­bles que gol­pean a los miem­bros del mis­mo gru­po o sec­tor so­cial y del cual di­fí­cil­men­te sin in­ter­ven­ción in­ten­cio­nal se pue­de sa­lir. Me iden­ti­fi­co con la ex­pre­sión de la fi­ló­so­fa es­ta­du­ni­den­se Mart­ha Nuss­baum, so­bre la exis­ten­cia de una mo­nar­quía del mie­do. “Des­de edad tem­pra­na fui apren­dien­do pau­la­ti­na­men­te a en­ten­der lo pri­vi­le­gia­do de mi exis­ten­cia y apre­ciar has­ta qué pun­to otras mu­chas per­so­nas eran víc­ti­mas de ex­clu­sio­nes di­ver­sas” trans­for­mar esos mie­dos en po­ten­cia­li­da­des o eli­mi­nar­los es una ta­rea edu­ca­ti­va ur­gen­te. El an­tí­do­to pa­ra ale­jar mie­dos es, una bue­na edu­ca­ción, que ayu­de a mo­di­fi­car pa­ra­dig­mas, ima­gi­na­rios y reali­da­des de mu­chos ni­ños, ni­ñas y fa­mi­lias ca­le­ñas que se fa­mi­lia­ri­za­ron con el mie­do, ami­go cer­cano de la po­bre­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.