Un via­je vir­tual en el Mu­ro de Ber­lín

EN ALE­MA­NIA PO­DRÁN RE­VI­VIR PAR­TE DE LA ‘GUE­RRA FRÍA’.

ADN Cali - - PORTADA - DE­BO­RAH CO­LE

Con tec­no­lo­gía, los tu­ris­tas re­co­rren el símbolo de la Gue­rra Fría. /

El Mu­ro de Ber­lín vuel­ve gra­cias a la reali­dad vir­tual, es­te símbolo de la Gue­rra Fría pue­de ser vis­to por los lo­ca­les y tu­ris­tas de Ale­ma­nia.

“Nues­tra idea es que, como no po­de­mos re­tro­ce­der en el tiem­po, va­mos a in­ten­tar re­crear una per­fec­ta ilu­sión de lo que fue es­ta épo­ca”, ex­pli­ca Jo­nas Rot­he, fun­da­dor de Ti­meRi­de. Quien agre­ga que: “Es­to no es un mu­seo y no que­re­mos ser­lo. Que­re­mos ha­cer que la per­so­na se de­je lle­var y ten­ga la sen­sa­ción de ser un par­ti­ci­pan­te de la His­to­ria”.

Re­co­rri­do

Ti­meRi­de ofre­ce una rá­pi­da in­tro­duc­ción so­bre có­mo fue di­vi­di­da Ale­ma­nia en va­rios sec­to­res, tras su de­rro­ta en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, y có­mo las au­to­ri­da­des co­mu­nis­tas ce­rra­ron una fron­te­ra por la no­che, en 1961, pa­ra frenar el éxo­do ma­si­vo de ciu­da­da­nos ha­cia el oes­te.

En la si­guien­te sa­la, tres pro­ta­go­nis­tas (un sol­da­do re­bel­de, un ver­da­de­ro cre­yen­te de­sen­ga­ña­do y un punk de Ber­lín Oes­te que pa­sa el tiem­po en la es­ce­na “un­der­ground” del es­te) se pre­sen­tan en una pan­ta­lla de vi­deo. Los vi­si­tan­tes eli­gen a uno de los tres pa­ra que los "li­de­re" por el tour, y lue­go suben a una ré­pli­ca de au­to­bús con unas ga­fas de reali­dad vir­tual.

El ‘pa­seo’ lle­va por el ten­so cru­ce fron­te­ri­zo, la ele­gan­te pla­za Gen­dar­men­markt con sus dos ca­te­dra­les to­da­vía fuer­te­men­te da­ña­das por la gue­rra, y los nue­vos y al­tos edi­fi­cios pre­fa­bri­ca­dos de Leip­zi­ger Stras­se, un ejem­plo -en aquel en­ton­ces­de lu­jo re­si­den­cial.

Los agen­tes de la Sta­si vi­gi­lan a los ciu­da­da­nos de una for­ma no de­ma­sia­do su­til des­de unos au­tos sin ma­trí­cu­la, mien­tras los clien­tes de las tien­das ha­cen co­la fren­te a los co­mer­cios y la pro­pa­gan­da co­mu­nis­ta sue­na por los me­gá­fo­nos. Rot­he afir­mó que­rer crear una ex­pe­rien­cia com­ple­ta­men­te in­mer­si­va.

Las emo­cio­nes

“El ol­fa­to, por su­pues­to, tie­ne la co­ne­xión más fuer­te con la memoria, pe­ro no es fá­cil re­crear­lo sin que la gen­te ter­mi­ne con do­lor de ca­be­za”, ex­pli­ca Rot­he, en re­fe­ren­cia al in­con­fun­di­ble tu­fo de los ca­ños de es­ca­pe de los co­ches Tra­bant de Ale­ma­nia del Es­te.

El pa­seo en bus lle­ga a su fin en el Pa­la­cio de la Re­pú­bli­ca, edi­fi­cio se­de del par­la­men­to tí­te­re y que fue de­mo­li­do en 2008, y mues­tra fil­ma­cio­nes his­tó­ri­cas de la festiva caí­da del Mu­ro de Ber­lín."Esas imá­ge­nes nun­ca fa­llan a la ho­ra de con­mo­ver a la gen­te. Fue un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria de Ale­ma­nia, de Eu­ro­pa y del mun­do en­te­ro", di­ce Rot­he quien ex­pli­ca que sin du­da al­gu­na sen­tir­se par­te de la his­to­ria es el ob­je­ti­vo pri­mor­dial del re­co­rri­do.

A fu­tu­ro

Rot­he afir­mó que con­si­de­ran­do el po­ten­cial in­te­rés de la gen­te, po­dría ima­gi­nar tam­bién un tour de la épo­ca na­zi, pe­ro que los ta­búes his­tó­ri­cos lo tor­nan arries­ga­do. "Se de­be ser cui­da­do­so con lo que se mues­tra y del mo­do en que se ha­ce", con­clu­ye Rot­he.

TO­BIAS SCHWARZ/AFP

“El ob­je­ti­vo de es­te tour es apren­der más de Ale­ma­nia, y prin­ci­pal­men­te sen­tir­se par­te de la his­to­ria”. Rot­he .

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.