Pe­rros xo­lo re­na­cen en era ‘hips­ter’

LA RA­ZA FUE ADO­RA­DA POR LOS AZ­TE­CAS Y HOY ES UNA MO­DA.

ADN Cali - - DE PELOS VIDA -

En el Mu­seo Do­lo­res Ol­me­do en Ciu­dad de Mé­xi­co, las co­lec­cio­nes más im­por­tan­tes de los icó­ni­cos pin­to­res me­xi­ca­nos Frida Kah­lo y Die­go Ri­ve­ra com­par­ten pro­ta­go­nis­mo con una jau­ría de pe­rros sin pe­lo y de piel os­cu­ra. Son 13 pe­rros xo­loitz­cuintles, un ca­nino an­ces­tral en­dé­mi­co de Mé­xi­co y Cen­troa­mé­ri­ca cu­yo origen da­ta de unos 7.000 años y que con­ser­va un lugar pre­do­mi­nan­te en el arrai­go cul­tu­ral des­de épo­cas prehis­pá­ni­cas has­ta la ac­tua­li­dad, co­mo mascotas de jó­ve­nes hips­ters en los ba­rrios ca­pi­ta­li­nos de Roma o Con­de­sa.

“El xo­loitz­cuintle no so­lo ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción y mo­de­lo pa­ra ar­tis­tas me­xi­ca­nos del si­glo XX y XXI, tam­bién se ha su­ma­do al ca­tá­lo­go de ico­nos que re­pre­sen­tan la me­xi­ca­ni­dad co­mo La Ca­tri­na, Frida Kah­lo y el Ca­len­da­rio Az­te­ca”, di­jo Ma­ría Ol­vi­do Mo­reno, ex­per­ta del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Es­té­ti­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM).

El nom­bre del can, que se­gún es­pe­cia­lis­tas ha­bría si­do do­mes­ti­ca­do ha­ce más de 5.500 años, pro­vie­ne de las pa­la­bras en len­gua náhuatl ‘xó­lotl’ e ‘itz­cuintli’, que sig­ni­fi­can ex­tra­ño y pe­rro.

En la mi­to­lo­gía az­te­ca, Xó­lotl era el dios de la trans­for­ma­ción, de lo des­co­no­ci­do y de la muer­te. De ahí que se les re­la­cio­ne con los an­ti­guos me­xi­ca­nos co­mo acom­pa­ñan­tes al Mictlán, o in­fra­mun­do.

Las evi­den­cias más an­ti­guas de la exis­ten­cia de xo­loitz­cuintles son ofren­das de los pe­rros en con­tex­tos fu­ne­ra­rios. Se­gún in­ves­ti­ga­do­res, la in­for­ma­ción al­ma­ce­na­da en el ADN de los ‘xo­los’ -que trans­mi­te los ge­nes de los dien­tes y el pe­lo, en­tre otros- no es leí­da co­rrec­ta­men­te por las cé­lu­las, por lo que el re­sul­ta­do es un can sin pe­lo y al que le fal­ta par­te de su den­ta­du­ra, lo que ex­pli­ca por qué es­tán siem­pre con la len­gua sa­lien­do de la bo­ca. Son co­no­ci­dos por el ca­lor que emi­te su cuer­po, y ya des­de la an­ti­güe­dad se usa­ban pa­ra tra­tar ma­les­ta­res reu­má­ti­cos y as­ma.

IS­TOCK

Pa­ra el rit­mo aje­trea­do de las ur­bes, un pe­rro sin pe­lo es una bue­na mas­co­ta pa­ra apar­ta­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.