Los ca­ni­nos, un apo­yo a ni­ños

Es­tu­dio re­ve­la que ayu­dan a me­no­res emo­cio­nal­men­te

ADN Cali - - PORTADA -

El 46 por cien­to de los ni­ños que tie­nen una mas­co­ta con­si­de­ra que es su fuen­te prin­ci­pal de apo­yo emo­cio­nal después de sus pa­dres, se­gún el II Aná­li­sis Cien­tí­fi­co so­bre el víncu­lo en­tre per­so­nas, pe­rros y ga­tos, ela­bo­ra­do por la Fun­da­ción Af­fi­nity.

Se­gún la Real So­cie­dad Ca­ni­na de España (RSCE) los la­zos afec­ti­vos que los pe­que­ños crean con sus pe­rros les ayu­dan a su­pe­rar la sen­sa­ción de mie­do o tristeza, ya que re­cu­rren a sus mas­co­tas de for­ma ha­bi­tual pa­ra abra­zar­les y en­con­trar ali­vio en es­tas si­tua­cio­nes. Cuan­do tie­nen un pro­ble­ma, de he­cho, bus­can en ellos su fuen­te de con­sue­lo, un pa­trón que lue­go re­pi­ten mu­chos adul­tos.

Ade­más, es­tas mas­co­tas fa­vo­re­cen el de­sa­rro­llo edu­ca­ti­vo y so­cial al fo­men­tar ha­bi­li­da­des so­cia­les y con­tri­buir a es­ta­ble­cer un com­por­ta­mien­to cí­vi­co, se­gún el aná­li­sis.

Sin em­bar­go, “no to­dos tie­nen las ca­rac­te­rís­ti­cas ni el tem­pe­ra­men­to que me­jor se adap­ta a los más pe­que­ños”, por lo que con­vie­ne sa­ber qué ti­po de com­por­ta­mien­to es me­jor pa­ra que “el pe­rro sea un ac­tor más en la edu­ca­ción de los ni­ños”.

Pa­ra la RSCE, lo prin­ci­pal es que sean pe­rros “tran­qui­los y es­ta­bles”, que no se pon­gan ner­vio­sos con fa­ci­li­dad ni se ex­ci­ten. Es ideal en­ton­ces op­tar por pe­rros que apren­dan rá­pi­do, que sean pers­pi­ca­ces y que se adap­ten fá­cil­men­te a la dinámica de un ho­gar con ni­ños. Ade­más, es im­pres­cin­di­ble que sean pe­rros que no ten­gan una do­mi­nan­cia ex­ce­si­va y que ten­gan un um­bral de ex­ci­ta­bi­li­dad o agre­si­vi­dad lo más al­to po­si­ble pa­ra lo­grar una em­pa­tía con­ti­nua con los ha­bi­tan­tes del ho­gar.

En es­te sen­ti­do, al­gu­nos pe­rros de ra­zas de tra­ba­jo pue­den desa­rro­llar com­por­ta­mien­tos que, si bien son nor­ma­les en su me­dio na­tu­ral, “no son ade­cua­dos pa­ra un ho­gar con ni­ños, ya que pue­den in­ten­tar ma­ne­jar­los”, se­ña­la la RSCE agre­gan­do que es cla­ve que la per­so­na­li­dad de la mas­co­ta se ajus­te a la del in­fan­te.

IS­TOCK

La pre­mi­sa es que el ni­ño se­pa que el pe­rro es un com­pa­ñe­ro, un ami­go e in­te­gran­te de la fa­mi­lia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.