Una es­cue­la en­se­ña a cui­dar el ambiente

ES­TA FUN­CIO­NA DEN­TRO DE LA MANIGUA Y SU OB­JE­TI­VO ES EN­SE­ÑAR A CUI­DAR LA BIO­DI­VER­SI­DAD. ALLÍ VAN NIY UNI­VER­SI­TA­RIOS DE VA­RIOS PAÍ­SES DE LA RE­GIÓN.

ADN Cali - - PORTADA - EFE/MA­RÍA A. TRON­CO­SO

En ple­na Ama­zo­nía bra­si­le­ña, ba­ña­da por el río Ta­pa­jós y en­tre los an­ces­tra­les ár­bo­les que dan vi­da a la sel­va, se le­van­ta una es­cue­la pe­cu­liar sin sa­lo­nes ce­rra­dos, ni ta­ble­ros, en la que es po­si­ble apren­der a va­lo­rar la bio­di­ver­si­dad en me­dio de la na­tu­ra­le­za. En es­te es­pa­cio, don­de el tiem­po pa­sa len­to y el tri­nar de las aves acom­pa­ña el ca­mi­nar, un gru­po de ex­per­tos se ar­ma de crea­ti­vi­dad pa­ra ex­pli­car de for­ma lú­di­ca la im­por­tan­cia del me­dioam­bien­te.

La ma­yo­ría de los vi­si­tan­tes son es­tu­dian­tes, pe­ro no so­lo lle­gan de co­le­gios de la zo­na. A la ‘Es­co­la da flo­res­ta’ asis­ten ni­ños de ins­ti­tu­cio­nes edu­ca­ti­vas de di­fe­ren­tes re­gio­nes del país y has­ta de otras na­cio­nes que se des­pla­zan mi­les de ki­ló­me­tros pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano los sa­be­res que trae con­si­go la ma­dre na­tu­ra­le­za.

Pa­ra gran­des y chi­cos

Es­ta au­la al aire li­bre ha re­ci­bi­do es­tu­dian­tes de Fran­cia y Es­ta­dos Uni­dos y vi­si­tan­tes de paí­ses co­mo Ar­gen­ti­na y Ja­pón. Alum­nos en­tre los 3 y los 15 años de edad son el público más re­gu­lar de es­ta es­cue­la a cie­lo abier­to que tam­bién es vi­si­ta­da por pro­fe­so­res, uni­ver­si­ta­rios, in­ves­ti­ga­do­res y tu­ris­tas que en­cuen­tran en es­ta ini­cia­ti­va un es­pa­cio pa­ra la con­cien­ti­za­ción am­bien­tal.

Aun­que la es­cue­la fue pen­sa­da pa­ra ado­les­cen­tes y preado­les­cen­tes cuan­do se creó, en 2008, años des­pués ana­li­za­ron la po­si­bi­li­dad de am­pliar la ofer­ta a los más pe­que­ños y por eso, des­de 2013, tam­bién lle­gan en­tu­sias­ma­dos a las au­las me­no­res de dos y tres años de edad.

“Lo que que­re­mos es ha­cer es que se mul­ti­pli­que la idea de la pre­ser­va­ción am­bien­tal y los ni­ños son los me­jo­res mul­ti­pli­ca­do­res del mun­do. Hi­ci­mos la prue­ba y lo con­fir­ma­mos”, ase­gu­ró Claudio Men­des, di­rec­tor de la es­cue­la.

Aun­que las jor­na­das co­mien­zan siem­pre con un can­to de ma­ram­bi­ré, una de la me­lo­días más tra­di­cio­na­les del ba­jo ama­zo­nas “ca­da día es pa­ra no­so­tros una nue­va ex­pe­rien­cia”, ex­pli­có Már­cia Mo­ta, una de las do­cen­tes y quien tam­bién ha­ce par­te del cuer­po di­rec­ti­vo de la en­ti­dad.

Pa­ra ella, el pro­ce­so que se vi­ve en ca­da cla­se de es­ta “es­cue­la ver­de” es una la­bor de do­ble vía don­de los pro­fe­so­res tam­bién apren­den. “La me­jor re­com­pen­sa es ver el en­tu­sias­mo con el que des­de el más chi­co, has­ta el más an­ciano, quie­ren apren­der”, ase­gu­ró es­ta edu­ca­do­ra que se di­ce más sen­si­ble y más com­pren­si­va con las en­se­ñan­zas que le de­jan sus pu­pi­los.

Economía y con­ser­va­ción

“No­so­tros les en­se­ña­mos que mu­chos de los pro­duc­tos que se dan en la sel­va o di­rec­ta­men­te con la na­tu­ra­le­za, ade­más de po­der­se usar co­ti­dia­na­men­te por el ser hu­mano, pue­den tam­bién ha­cer par­te de un ne­go­cio, de un em­pren­di­mien­to, sin da­ñar el me­dio ambiente”, se­ña­ló. “Pa­ra eso les mos­tra­mos có­mo de­ben sem­brar­se las plan­tas, o có­mo de­ben ma­ni­pu­lar­se –en ca­so de ser ori­gi­na­rias de la sel­va­pa­ra no ma­tar­las y que si­gan sien­do pro­duc­ti­vas”, agre­gó.

A pe­sar de las bon­da­des que ofre­ce la sel­va en una re­gión de tie­rra vi­va ro­dea­da de pla­yas y de las aguas cá­li­das y cris­ta­li­nas del río Ta­pa­jós, ad­mi­nis­trar las 33.000 hec­tá­reas que abar­ca es­ta es­cue­la no es fá­cil. “El te­rreno fue ce­di­do por el Con­se­jo Na­cio­nal de Se­rin­guei­ros (re­co­lec­to­res de cau­cho) y es ad­mi­nis­tra­do por la Al­cal­día Lo­cal que pa­ga el sa­la­rio de los fun­cio­na­rios. Sin em­bar­go, el man­te­ni­mien­to es una ta­rea du­ra por el es­ca­so per­so­nal con el que con­ta­mos y la fal­ta de re­cur­sos pa­ra man­te­ni­mien­to que de­be­mos con­se­guir con do­na­cio­nes”, ex­pli­có Men­des.

A la “Es­co­la da flo­res­ta” asis­ten ni­ños de co­le­gios de di­fe­ren­tes re­gio­nes del país y has­ta de otras na­cio­nes que se dmi­les de ki­ló­me­tros pa­ra co­no­cer de pri­me­ra mano los sa­be­res que trae con­si­go la ma­dre na­tu­ra­le­za.

AR­CHI­VO AFP

El año pa­sa­do hu­bo gran de­vas­ta­ción en es­ta zo­na bio-geo­grá­fi­ca por los in­cen­dios fo­res­ta­les.

EFE

La ex­pe­rien­cia am­bien­ta­lis­ta se da en me­dio de la na­tu­ra­le­za, en el ma­yor pul­món ver­de de la Tie­rra.

EFE

MAU­RI­CIO LEÓN/ADN

La Ama­zo­nia ofre­ce una gran ri­que­za de pai­sa­jes y atrac­cio­nes na­tu­ra­les por dis­fru­tar.

EFE

na es­cue­la pe­cu­liar, sin sa­lo­nes ce­rra­dos, ni ta­ble­ros, en la que se apren­de a va­lo­rar la bio­di­ver­si­dad.

AR­CHI­VO ADN

La con­ser­va­ción am­bien­tal es un lla­ma­do mun­dial que va to­man­do fuer­za.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.