¿Pú­bli­co o pri­va­do, qué fon­do pen­sio­nal es me­jor?

TEN­GA EN CUEN­TA AL­GU­NAS CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS DE LOS FON­DOS DEL PAÍS.

ADN Cali - - ESPECIAL -

La dis­cu­sión so­bre el fon­do de pen­sio­nes más con­ve­nien­te pa­ra los co­ti­zan­tes no so­la­men­te no es nue­va, si no que con una re­for­ma pen­sio­nal pen­dien­te se avi­van el de­ba­te y las du­das de ca­ra a esa de­ci­sión que pa­ra mu­chos es de­fi­ni­ti­va pa­ra su fu­tu­ro.

Pe­ro an­tes de en­trar a es­ta­ble­cer los be­ne­fi­cios que de ca­da uno, Ma­rio He­rre­ra Cuen­ca, do­cen­te del pro­gra­ma de De­re­cho del Po­li­téc­ni­co Gran­co­lom­biano, su­gie­re se­ña­lar al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de los fon­dos de pen­sio­nes (pú­bli­co y pri­va­dos), pa­ra po­der iden­ti­fi­car cla­ra­men­te sus ven­ta­jas o des­ven­ta­jas.

Ré­gi­men pri­va­do

En pri­mer tér­mino, di­ce, en el ré­gi­men pri­va­do la per­so­na es due­ña ex­clu­si­va de su pla­ta, en vir­tud de que el di­ne­ro de las co­ti­za­cio­nes in­gre­sa a una cuen­ta per­so­nal e in­di­vi­dual, ob­te­nien­do ren­di­mien­tos fi­nan­cie­ros (in­tere­ses) so­bre el ca­pi­tal aho­rra­do, me­nos las co­mi­sio­nes que co­bra el fon­do.

Se­gún el ex­per­to, las ven­ta­jas de­ri­va­das de es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca se ma­te­ria­li­zan así: el fon­do pri­va­do pro­vee pe­rió­di­ca­men­te al afi­lia­do de ex­trac­tos con la in­for­ma­ción de sus apor­tes y la ren­ta­bi­li­dad ob­te­ni­da, per­mi­tién­do­le la to­ma de de­ci­sio­nes so­bre la ad­mi­nis­tra­ción de sus apor­tes. Por ello, exis­ten va­rias mo­da­li­da­des de fon­do en tér­mi­nos de ren­ta­bi­li­dad y ries­go.

“Si el afi­lia­do even­tual­men­te no lo­gra­ra cum­plir con los re­qui­si­tos pa­ra pen­sio­nar­se, el fon­do pri­va­do es­ta­rá en la obli­ga­ción de de­vol­ver la to­ta­li­dad de los apor­tes con sus co­rres­pon­dien­tes ren­di­mien­tos fi­nan­cie­ros y el va­lor del bono pen­sio­nal (si lle­ga a te­ner de­re­cho a es­ta pres­ta­ción). Y si fa­lle­ce, sus apor­tes y co­rres­pon­dien­tes ren­di­mien­tos fi­nan­cie­ros pue­den ser en­tre­ga­dos a su fa­mi­lia”, ex­pli­ca He­rre­ra.

De otro la­do, acla­ra que en el ré­gi­men pú­bli­co -co­no­ci­do co­mo RPM (Ré­gi­men de Pri­ma Me­dia)- los apor­tes de la per­so­na se de­po­si­tan en un fon­do co­mún, con los apor­tes de los de­más afi­lia­dos. En ese or­den de ideas, es­te no es un ré­gi­men au­to­fi­nan­cia­do, sino sub­si­dia­do pa­ra to­dos sus afi­lia­dos, por lo tan­to, la ren­ta­bi­li­dad de los apor­tes no be­ne­fi­cia di­rec­ta­men­te a los afi­lia­dos. En con­se­cuen­cia, el afi­lia­do en es­te ti­po de ré­gi­men no re­ci­be ex­trac­tos y, por en­de, no pue­de to­mar de­ci­sio­nes so­bre la ad­mi­nis­tra­ción de sus apor­tes.

Pri­ma me­dia

A su turno Con­ra­do Li­za­ra­zo, di­rec­tor Ju­rí­di­co y abo­ga­do de la fir­ma Li­za­ra­zo & Ál­va­rez, so­bre el ré­gi­men de pri­ma me­dia reite­ra que uno de sus be­ne­fi­cios es que la pen­sión que se re­co­no­ce al apor­tan­te de­pen­de del in­gre­so de co­ti­za­ción que tie­ne, es de­cir, la pen­sión se li­qui­da ba­jo el re­sul­ta­do de lo que es la acu­mu­la­ción de los úl­ti­mos 10 años o de to­da la vi­da la­bo­ral si le es con­ve­nien­te, y si co­ti­zó más de 250 se­ma­nas, te­nien­do en cuen­ta los suel­dos y los fac­to­res sa­la­ria­les que se su­man pa­ra efec­tos de la co­ti­za­ción en pen­sio­nes.

“Es­te es uno de los be­ne­fi­cios pri­mor­dia­les de la pri­ma me­dia, por lo cual es un sis­te­ma muy ape­te­ci­do. Tam­bién es­tán los be­ne­fi­cios de la sus­ti­tu­ción pen­sio­nal que es el de­re­cho que tie­ne el cón­yu­ge so­bre­vi­vien­te en el even­to en el que el pen­sio­na­do fa­llez­ca, de en­trar a dis­fru­tar el 100 por cien­to de la pen­sión”, di­ce.

Y aña­de que hay otras ven­ta­jas: la in­dem­ni­za­ción sus­ti­tu­ti­va, que es una com­pen­sa­ción que se le ha­ce al afi­lia­do que no al­can­za a re­unir el mí­ni­mo de se­ma­nas exi­gi­das por la ley pa­ra efec­tos de que pue­da en­trar a dis­fru­tar de la pen­sión, en­ton­ces se le ha­ce una de­vo­lu­ción de una par­te de lo que lo­gró co­ti­zar; y el se­gu­ro fu­ne­ra­rio, que re­co­no­ce los gas­tos fu­ne­ra­rios has­ta un to­pe má­xi­mo de 10 SMMLV cuan­do fa­lle­ce el pen­sio­na­do.

Pa­ra to­mar la de­ci­sión

En cuan­to a lo que se de­be te­ner en cuen­ta pa­ra ele­gir el fon­do de pen­sio­nes, Ma­rio He­rre­ra afir­ma que la con­ve­nien­cia del ré­gi­men pen­sio­nal más apro­pia­do de­pen­de de va­rios fac­to­res, en­tre ellos: el sa­la­rio, el tiem­po la­bo­ra­do, la edad y las ca­rac­te­rís­ti­cas pre­via­men­te se­ña­la­das. Así, se­ña­la que las per­so­nas que ob­tie­nen al­tos in­gre­sos al fi­nal de su vi­da la­bo­ral (más de dos SMMLV) po­drían aco­ger­se al RPM, en vir­tud de que pue­den ob­te­ner una me­sa­da pen­sio­nal más fa­vo­ra­ble (con ba­se en el pro­me­dio de in­gre­sos de los úl­ti­mos 10 años).

Mien­tras que aque­llos que ob­tie­nen al­tos in­gre­sos al co­mien­zo de su vi­da la­bo­ral ten­drían ma­yor ca­pa­ci­dad de aho­rro in­di­vi­dual, ob­te­nien­do una me­sa­da pen­sio­nal más fa­vo­ra­ble e in­clu­so pen­sar en la po­si­bi­li­dad de pen­sio­nar­se an­tes de cum­plir con la edad re­que­ri­da, en es­te ca­so les con­ven­dría más aco­ger­se al Ré­gi­men de Aho­rro In­di­vi­dual So­li­da­rio. Así mis­mo, las per­so­nas que cuen­tan con un bono pen­sio­nal con ba­se en sa­la­rios en­tre 10 y 20 SMMLV, el mon­to aho­rra­do les per­mi­ti­ría ob­te­ner una me­sa­da si­mi­lar a la ob­te­ni­da en el RPM.

ISTOCK

Pa­ra ele­gir el ré­gi­men pen­sio­nal se de­ben te­ner en cuen­ta las con­di­cio­nes de edad, la ex­pec­ta­ti­va de vi­da, los in­gre­sos en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.