PA­SO A PA­SO PA­RA RE­TO­MAR EL RIT­MO

ADN Cali - - ESPECIAL - RE­DAC­CIÓN

El re­gre­so a cla­ses pue­de ser un he­cho que re­sul­ta emo­cio­nan­te pa­ra los ni­ños y los jó­ve­nes, aun­que en oca­sio­nes pue­de des­per­tar un sen­ti­mien­to de an­sie­dad, tan­to en los hi­jos co­mo en los pa­dres. Ade­más im­pli­ca acos­tum­brar­se a los nue­vos ho­ra­rios pa­ra dormir, co­mer y rea­li­zar sus ac­ti­vi­da­des.

Si bien es­ta tem­po­ra­da de des­can­so es una de las más an­he­la­das por­que es un tiem­po pa­ra re­car­gar ener­gías, via­jar y de­más, im­pli­ca tam­bién un des­ajus­te en la ru­ti­na a la que se es­tá acos­tum­bra­do en el día a día. Así lo se­ña­la la psi­có­lo­ga Ma­ría Luz Sa­ti­zá­bal, de Es­cue­la Me­dia.

Sa­ti­zá­bal tam­bién ex­pli­ca que es­tos des­ajus­tes en la ru­ti­na se dan por el cam­bio de ho­ra­rio de las ac­ti­vi­da­des, y prin­ci­pal­men­te se da en el sue­ño, se­gui­do por el tras­la­do a lu­ga­res a los que no se es­tá acos­tum­bra­do, ge­ne­ran­do una ac­ti­va­ción que se de­be a las múl­ti­ples ac­ti­vi­da­des. “Las res­pon­sa­bi­li­da­des y obli­ga­cio­nes por es­ta épo­ca cam­bian, y jun­to con es­to los há­bi­tos ali­men­ti­cios; hay una des­preo­cu­pa­ción y des­co­ne­xión de las la­bo­res es­co­la­res. A es­te de­sen­ten­di­mien­to se unen los pa­dres, de­bi­do a to­das las ce­le­bra­cio­nes que trae con­si­go la épo­ca na­vi­de­ña”, co­men­ta Sa­ti­zá­bal.

Y es que, en de­fi­ni­ti­va, es im­por­tan­te que los ni­ños ma­ne­jen ru­ti­nas pa­ra rea­li­zar ca­da una de las ac­ti­vi­da­des du­ran­te el día. Así lo afir­ma Na­ta­lia Becerra Ro­drí­guez, coor­di­na­do­ra del De­par­ta­men­to de Apo­yo al Apren­di­za­je de se­cun­da­ria en The En­glish School. Ex­pli­ca Becerra que es­to apor­ta al desa­rro­llo aca­dé­mi­co del me­nor.

No es­pe­re has­ta el úl­ti­mo día

Des­pués de to­dos los des­ajus­tes que se dan en la ru­ti­na, Li­dia Yo­li­ma Or­tiz, psi­có­lo­ga de la Cor­po­ra­ción Uni­ver­si­ta­ria Mi­nu­to de Dios, ex­pli­ca que los cam­bios de­ben dar­se pau­la­ti­na­men­te, ya que se­rá mu­cho más di­fí­cil si se es­pe­ra has­ta el día an­te­rior de ini­ciar cla­ses pa­ra re­to­mar la ru­ti­na. Lo más acon­se­ja­ble es ir aco­mo­dan­do los ho­ra­rios un par de días an­tes pa­ra ha­cer que to­do sea mu­cho más fá­cil.

El sue­ño y la ali­men­ta­ción son los ci­clos bio­ló­gi­cos que más se al­te­ran du­ran­te las va­ca­cio­nes y los más com­ple­jos de re­gu­lar.

Por otra par­te, la es­pe­cia­lis­ta Sa­ti­zá­bal se­ña­la que el rol de los pa­dres es fun­da­men­tal, “pues son ellos los que tie­ne la la­bor

Ode ex­pli­car­les a sus hi­jos lo que sig­ni­fi­ca re­to­mar cla­ses, así que es acon­se­ja­ble que in­cen­ti­ven los há­bi­tos pa­ra que el he­cho de re­to­mar la ru­ti­na sea mu­cho más sen­ci­llo, ya que es­te he­cho pue­de ge­ne­rar an­sie­dad, es­trés e in­clu­so

Re­gu­lar po­co a po­co el tiem­po de la te­le­vi­sión y los jue­gos has­ta lle­gar a no más de dos ho­ras al día.

OSe re­co­mien­da sus­pen­der el uso de pan­ta­llas co­mo ce­lu­la­res y ‘ta­blets’ du­ran­te la se­ma­na. irri­ta­bi­li­dad en al­gu­nos ni­ños”.

Otra al­ter­na­ti­va que se pue­de apli­car du­ran­te los días pre­vios es asig­nar al­gu­nas ac­ti­vi­da­des re­fe­ren­tes al es­tu­dio, co­mo lo pue­den ser el re­pa­so de al­gu­nos con­cep­tos o te­mas, pa­ra

ODías pre­vios al re­torno a cla­ses es im­por­tan­te que los pa­dres asig­nen ta­reas y ac­ti­vi­da­des re­fe­ren­tes al es­tu­dio. que los es­tu­dian­tes lleguen bien pre­pa­ra­dos y pue­dan vol­ver a la ru­ti­na del co­le­gio sin pro­ble­ma. Igual­men­te, es­ta­ble­cer una ho­ra fi­ja pa­ra ha­cer es­to es una bue­na op­ción.

Asi­mis­mo, se pue­de es­ti­mu­lar el in­te­rés del ni­ño se­ma­nas pre­vias al co­mien­zo de cla­ses ha­blán­do­le acer­ca de lo emo­cio­nan­te e im­por­tan­te que es el co­le­gio. “Los pa­dres pue­den con­tar­le to­das las co­sas di­ver­ti­das que apren­de­rá du­ran­te el año. De­cir­le que ten­drá nue­vos en­tre­te­ni­mien­tos: cla­ses de edu­ca­ción fí­si­ca, de mú­si­ca, de ar­te, y ac­ce­so a los li­bros de la bi­blio­te­ca es­co­lar. Si el pa­dre se emo­cio­na so­bre el te­ma, los hi­jos tam­bién se emo­cio­na­rán”, co­men­ta Sa­ti­zá­bal.

Na­ta­lia Becerra agre­ga ade­más que “es fun­da­men­tal in­te­grar­los en las ac­ti­vi­da­des an­tes de en­trar a cla­ses, co­mo lo pue­den ser ir jun­tos a com­prar los ma­te­ria­les es­co­la­res. Es­to los emo­cio­na bas­tan­te. Del mis­mo mo­do, el diá­lo­go es re­co­men­da­ble, es­cu­char­los, res­pon­der sus pre­gun­tas e in­quie­tu­des ge­ne­ra­rá más con­fian­za y apo­yo pa­ra co­men­zar el nue­vo año es­co­lar”.

ISTOCK

Es cla­ve es­ta­ble­cer una ru­ti­na en la cual el ni­ño se res­pon­sa­bi­li­ce de su ma­le­ta ca­da día pa­ra que las ma­ña­nas no sean apre­su­ra­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.