Huér­fano

ADN Cali - - VIDA -

En una co­lum­na con­mo­ve­do­ra de Ge­rar­do Quin­te­ro en el dia­rio El Pais y ti­tu­la­da, ‘Re­pen­sar la ciu­dad’, me ha de­ja­do afli­gi­do.

Los in­vi­to a leer­la y re­fle­xio­nar. Qué po­de­mos ha­cer co­mo ciu­da­da­nos an­te la in­to­le­ran­cia tan en la piel de es­ta Ca­li de fu­ria co­mo la des­cri­be Ge­rar­do.

No es una in­to­le­ran­cia de pa­la­bras, de ges­tos, no. Es una in­to­le­ran­cia vio­len­ta.

Es­te ca­so del ba­rrio Pol­vo­ri­nes co­mien­za por un mal­tra­to ver­bal en una tien­da don­de el ni­ño acu­de.

Re­sul­ta­do: ma­má y pa­pá muer­tos por es­te ‘pol­vo­rín’ de pa­la­bras in­sul­tan­tes.

La ma­má ins­tau­ra una de­man­da y lo que su­ce­de es de... (por fa­vor, ca­li­fí­que­lo us­ted que­ri­do lec­tor), hay una aso­na­da a la ca­sa ha­bi­ta­da por la pa­re­ja y su hi­jo. Se­gún el re­la­to en apo­yo a los agre­so­res.

Co­mo acer­ta­da­men­te lo pro­po­ne Ge­rar­do, un he­cho de es­tos me­re­ce to­da la aten­ción de los pro­fe­sio­na­les de la sa­lud men­tal.

Es­ta­mos en­fer­mos y la pa­to­lo­gía es de es­ta­do ter­mi­nal.

Por fa­vor se los rue­go, acu­dan a acom­pa­ñar a es­te ni­ño.

Lo que plan­tea Ge­rar­do es un ‘tsu­na­mi’: la vio­len­cia se ha na­tu­ra­li­za­do en Ca­li. Y tan es así que, es­to he­cho es acep­ta­do co­mo ‘nor­mal’. Una cer­ti­fi­ca­ción más: 299 ho­mi­ci­dios de in­to­le­ran­cia, su­ce­di­dos en un año, es­to es un por­cen­ta­je del 26 por cien­to en el to­tal de ho­mi­ci­dios.

Us­te­des se pue­den ima­gi­nar el do­lor de ese ni­ño. Cuán­tos ni­ños han in­cu­ba­do ren­cor, odio, de­seos de ven­gan­za. Un cre­ci­mien­to con san­gre en sus ojos...

¿Qué po­de­mos ha­cer?

Jai­ro Aris­ti­zá­bal Os­sa @aris­ti­za­ba­los­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.