Cuan­do el do­lor afec­ta a la mas­co­ta

NO IG­NO­RE LAS SE­ÑA­LES, PUE­DE SER QUE HA­YA UNA EN­FER­ME­DAD

ADN Cali - - DE PELOS | VIDA -

De­tec­tar si su mas­co­ta su­fre de do­lor es una de las co­sas más di­fí­ci­les pa­ra el amo. Va­rias mas­co­tas tie­nen do­lor cró­ni­co y no lo se pue­de iden­ti­fi­car y cuan­do el cui­da­dor fi­nal­men­te se da cuen­ta, la en­fer­me­dad pue­de es­tar bas­tan­te avan­za­da, com­pli­can­do mu­cho más su re­cu­pe­ra­ción.

Por ello, es­té aten­to a cier­tas reac­cio­nes de su mas­co­ta por­que pue­den ser mues­tra de en­fer­me­dad, ex­pli­có el Dr. Car­los

Ci­fuen­tes, ve­te­ri­na­rio de Pet Food Ins­ti­tu­te.

De­jan de co­mer: pier­den el ape­ti­to du­ran­te va­rias ho­ras o días. Al­gu­nas ve­ces de­jan de to­mar agua.

Se aís­lan: bus­can un si­tio de la ca­sa en don­de nor­mal­men­te no es­tán, al­gu­nas ve­ces lugares me­nos con­cu­rri­dos y os­cu­ros co­mo ba­jo de la ca­ma.

Tem­blo­res: tiem­blan de vez en cuan­do, ini­cian una se­rie de mo­vi­mien­tos de piel y mus­cu­la­res en zo­nas lo­ca­li­za­das del y al­gu­nas ve­ces se ob­ser­van en to­do el or­ga­nis­mo. Pue­den su­bir en la no­che.

Ac­ti­vi­dad fí­si­ca: no quie­ren sa­lir a dar un pa­seo, ca­mi­nan con di­fi­cul­tad, no sal­tan, de­jan de su­bir­se a la ca­ma o a mue­bles y no pue­den su­bir y ba­jar es­ca­le­ras.

Ca­rác­ter: al­gu­nas mas­co­tas con do­lor cró­ni­co o agu­do cam­bian de com­por­ta­mien­to, se tor­nan más irri­ta­bles, agre­si­vas sin cau­sa apa­ren­te.

Ex­pre­sión: cuan­do los do­lo­res son cró­ni­cos o muy agu­dos la ex­pre­sión de la ca­ra cam­bia, los ojos se cie­rran un po­co, al­gu­nas ve­ces pre­sen­tan ‘oje­ras’ y se ven más tris­tes.

Ja­deo y ta­qui­car­dia :la res­pi­ra­ción se tor­na más rá­pi­da, ja­dean, y el rit­mo car­día­co es­tá más ace­le­ra­do, lo que se per­ci­be tocando su pe­cho.

In­som­nio: si el do­lor es per­sis­ten­te las mas­co­tas de­jan de dor­mir, no pue­den con­ci­liar el sue­ño y al­gu­nas ve­ces si se pue­den mo­ver deam­bu­lan to­da la no­che por la ca­sa. Ge­mi­dos o chi­lli­dos: cuan­do se in­ten­tan le­van­tar o al al­zar­los gri­tan o chi­llan, a ve­ces in­ten­tan mor­der por la sen­sa­ción do­lo­ro­sa tan fuer­te.

ISTOCK

Si su mas­co­ta se aís­la y se es­con­de en un lu­gar en el que no so­lía es­tar ha­ga el se­gui­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.