Aún se es­tá a tiem­po pa­ra de­jar de fu­mar

LOS PUL­MO­NES SA­BEN QUÉ HA­CER PA­RA RE­PA­RAR PAR­TE DEL DA­ÑO

ADN Cali - - PORTADA -

Es­tu­dio di­ce que ex­fu­ma­do­res pue­den re­ge­ne­rar cé­lu­las y te­ner­las sa­nas.

Un equi­po de cien­tí­fi­cos bri­tá­ni­cos com­pro­bó que aban­do­nar el ta­ba­co tie­ne efec­tos po­si­ti­vos más allá de fre­nar el da­ño en los pul­mo­nes, ya que tam­bién ayu­da­ría a que cé­lu­las sa­nas repongan el revestimie­nto de las vías res­pi­ra­to­rias. Es­te cam­bio en la pro­por­ción de cé­lu­las sa­nas ayu­da­ría a pro­te­ger con­tra el cáncer.

Es­ta es la prin­ci­pal con­clu­sión de un es­tu­dio pu­bli­ca­do en el úl­ti­mo nú­me­ro de la re­vis­ta Na­tu­re, di­ri­gi­do por ex­per­tos del Ins­ti­tu­to Well­co­me San­ger y de la Uni­ver­si­dad College Lon­don. Pe­ter Camp­bell, del Well­co­me San­ger, re­la­ta que “la gen­te que ha fu­ma­do mu­cho du­ran­te 30, 40 o más años a me­nu­do di­ce que es de­ma­sia­do tar­de pa­ra de­jar de fu­mar, que el da­ño ya es­tá he­cho”.

“Lo que es emo­cio­nan­te de nues­tro es­tu­dio es que de­mues­tra que nun­ca es de­ma­sia­do tar­de pa­ra de­jar de fu­mar”. In­clu­so fu­man­do más de 15 000 pa­que­tes de ci­ga­rri­llos a lo lar­go de la vi­da, “a los po­cos años de de­jar­lo mu­chas de las cé­lu­las que re­cu­bren las vías res­pi­ra­to­rias no mues­tran nin­gu­na evi­den­cia de da­ño por el ta­ba­co”.

Y es que, los in­ves­ti­ga­do­res han com­pro­ba­do que, en com­pa­ra­ción con las per­so­nas que to­da­vía son fu­ma­do­ras, aque­llas que han de­ja­do el ta­ba­co tie­nen más cé­lu­las pul­mo­na­res ge­né­ti­ca­men­te sa­nas y, por lo tan­to, tie­nen me­nos ries­go de cáncer.

Es­tos re­sul­ta­dos des­ta­can los be­ne­fi­cios de de­jar de fu­mar de­fi­ni­ti­va­men­te a cual­quier edad, se­gún una no­ta de pren­sa de la or­ga­ni­za­ción Cancer Re­search UK, que fi­nan­cia es­te tra­ba­jo. Fu­mar da­ña el ADN y au­men­ta enor­me­men­te el ries­go de cáncer de pul­món, in­sis­ten los in­ves­ti­ga­do­res, que re­cuer­dan que es­te da­ño al ADN de las cé­lu­las que re­cu­bren los pul­mo­nes crea erro­res ge­né­ti­cos.

Al­gu­nos de es­tos da­ños son “mu­ta­cio­nes con­duc­to­ras”, que son cam­bios que dan a la cé­lu­la una ven­ta­ja de cre­ci­mien­to; even­tual­men­te una acu­mu­la­ción de es­tas mu­ta­cio­nes pue­de pro­vo­car que las cé­lu­las se di­vi­dan de ma­ne­ra in­con­tro­la­da y se vuel­van can­ce­ro­sas.

Cuan­do al­guien de­ja de fu­mar, evi­ta la ma­yor par­te del ries­go pos­te­rior de cáncer de pul­món. Pa­ra lle­gar a sus con­clu­sio­nes, los in­ves­ti­ga­do­res ana­li­za­ron las cé­lu­las epi­te­lia­les bron­quia­les de 16 per­so­nas.

ISTOCK

Las cé­lu­las pul­mo­na­res sa­nas ayu­dan a re­pa­rar el revestimie­nto de las vías res­pi­ra­to­rias en ex­fu­ma­do­res, pe­ro fu­mar cau­sa da­ños más pro­fun­dos en el pul­món.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.