El ma­yor so­ca­vó n del mun­do

LA MI­NA DE CO­BRE EL TE­NIEN­TE, ME­TI­DA EN LAS EN­TRA­ÑAS DE LOS ANDES, EN CHI­LE, SE REIN A Y CRE­CE USAN­DO TEC­NO­LO­GÍA. ES­TÁ EN EX­PLO­TA­CIÓN DES­DE 1905.

ADN Cali - - LAS DOBLES - AL­BER­TO PE­ÑA/EFE

La mi­na chi­le­na de co­bre El Te­nien­te, la sub­te­rrá­nea más gran­de del mun­do, ha pa­sa­do de va­ler­se de bu­rros de car­ga en sus ini­cios, en 1905, a ca­mio­nes vol­que­tas a con­trol re­mo­to en la ac­tua­li­dad, una apues­ta por man­te­ner vi­vo me­dio si­glo más es­te des­co­mu­nal ya­ci­mien­to en el in­te­rior de la cor­di­lle­ra de Los Andes.

Ha trans­cu­rri­do más de un si­glo des­de que los mi­ne­ros de pi­co y pa­la co­men­za­ron a per­fo­rar los pri­me­ros tú­ne­les en la ro­ca de la mon­ta­ña. Des­de en­ton­ces la tec­no­lo­gía se ha con­ver­ti­do en un alia­do pa­ra es­te ya­ci­mien­to, que se en­cuen­tra a la ca­be­za en la mi­ne­ría chi­le­na y del mun­do y es un re­fe­ren­te pa­ra el res­to de fae­nas del país aus­tral.

El ya­ci­mien­to, ex­plo­ta­do por la com­pa­ñía es­ta­tal Co­del­co, es aho­ra una in­dus­tria mi­ne­ra de van­guar­dia a to­dos los ni­ve­les de pro­duc­ción: ex­trac­ción de ma­ne­ra re­mo­ta des­de la ciu­dad de Ran­ca­gua (a 50 ki­ló­me­tros), el tras­la­do au­to­ma­ti­za­do de ma­te­ria­les, la op­ti­mi­za­ción del can­cha­do (mo­lien­da) del mi­ne­ral y su fun­di­ción. Una ca­de­na com­ple­ta a 3.200 me­tros de al­tu­ra en pro­ce­so de rein­ven­ción pa­ra con­se­guir man­te­ner el rit­mo de pro­duc­ción du­ran­te otros 50 años más, ca­mino a los dos si­glos.

Nue­vos ni­ve­les

Unas 4.248 “hor­mi­gas obre­ras” (se­gún da­tos de Co­del­co de di­ciem­bre del 2018) que ali­men­tan a es­te mons­truo en­te­rra­do al que si­guen in­su­flan­do vi­da pa­ra man­te­ner latiendo un co­ra­zón de co­bre que pro­du­jo 465.040 to­ne­la­das mé­tri­cas de ma­te­rial fino en 2018.

De la mano de la tec­no­lo­gía moderna, Co­del­co pro­yec­ta ob­te­ner nue­vos be­ne­fi­cios de 1.000 mi­llo­nes de dó­la­res en ex­ce­den­tes adi­cio­na­les por año a par­tir del 2021, lo que se tra­du­ce en 200 mi­llo­nes de dó­la­res más por año.

El Te­nien­te tie­ne ade­más dos am­bi­cio­sos pro­yec­tos en pro­ce­so, en dos nue­vos ni­ve­les in­fe­rio­res al ac­tual, a 1.900 y 1.700 me­tros, res­pec­ti­va­men­te, so­bre el ni­vel mar, pe­ro 400 me­tros por de­ba­jo de la ac­tual ex­plo­ta­ción. Unos tú­ne­les en los que ca­da día mi­ne­ros co­mo Cris­tian Díaz, ope­ra­dor de mi­na, tran­si­ta­rán y tra­ba­ja­rán en un re­no­va­do y la­be­rín­ti­co am­bien­te la­bo­ral que ex­tien­de sus ten­tácu­los ba­jo Los Andes.

La in­no­va­ción y la tec­no­lo­gía per­mi­ti­rá a Co­del­co co­men­zar a ex­plo­tar el pri­me­ro de esos nue­vos ni­ve­les en el 2023 y el más pro­fun­do con la lle­ga­da del 2024. Una apues­ta do­bla­da en fa­vor de la mi­na sub­te­rrá­nea más gran­de del mun­do pa­ra ob­te­ner en los pró­xi­mos cin­co años un pro­me­dio de ex­ce­den­tes de 1.300 mi­llo­nes de dó­la­res al año gra­cias a la ca­pa­ci­dad del ya­ci­mien­to de ade­lan­tar­se y adap­tar­se con el pa­so del tiem­po.

Or­gu­llo chi­leno

“Es una ex­pe­rien­cia úni­ca. Es im­pre­sio­nan­te tra­ba­jar en una mi­na tan gran­de. Uno en el día no al­can­za a re­co­rrer ni un ter­cio de la mi­na. Ha cre­ci­do mu­cho más. Nos fal­ta­rían días pa­ra re­co­rrer en­te­ra es­ta mi­na (...) Es im­pre­sio­nan­te lo que ha cre­ci­do, la can­ti­dad de gen­te que ha tra­ba­ja­do du­ran­te to­dos los años. Es un or­gu­llo tra­ba­jar en la mi­na más gran­de del mun­do”, di­jo Díaz.

Co­mo re­fe­ren­te de los cien­tos de mi­nas del país aus­tral, El Te­nien­te es el or­gu­llo de la in­dus­tria y, ade­más de ser la más gran­de de su cla­se a ni­vel mun­dial, tam­bién es la más an­ti­gua del país. La tra­di­ción y la in­no­va­ción se fun­den en esos tú­ne­les hú­me­dos y en­char­ca­dos, flan­quea­dos por una ma­ra­ña de ca­bles que va cre­cien­do a me­di­da que se acer­ca a la sa­li­da a la su­per­fi­cie, co­mo una en­re­da­de­ra que se eleva en­tre el res­to de ve­ge­ta­ción en bus­ca de los ra­yos del sol.

Evelyn Ji­mé­nez, je­fa de cons­truc­ción del pro­yec­to Dia­man­te, una de las nue­vas áreas de ex­plo­ta­ción en el fu­tu­ro ni­vel in­ter­me­dio, des­ta­có que la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía per­mi­tió au­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad en me­dio del desafío que su­po­ne tra­ba­jar en mi­ne­ría sub­te­rrá­nea.

“Ha ido avan­zan­do la in­cor­po­ra­ción de la tec­no­lo­gía y de la mu­jer. Eso ha ido sua­vi­zan­do el am­bien­te y ha ido au­men­tan­do tam­bién la crea­ti­vi­dad y ha ido cam­bian­do la cul­tu­ra del mi­ne­ro”, des­ta­có la in­ge­nie­ra de Mi­nas.

El pol­vo­rien­to pai­sa­je de co­li­nas escarpadas se­mi­de­sér­ti­cas es sor­tea­do por una ca­rre­te­ra que ser­pen­tea en­tre las que­bra­das has­ta lle­gar a un pe­que­ño tú­nel que da pa­so a un la­be­rín­ti­co h

“La tec­no­lo­gía ha ayu­da­do a que ca­da vez sea más rá­pi­do el avan­ce y el desar

En el 2018 a la mi­na le sa­ca­ron 465.040 to­ne­la­das mé­tri­cas de ma­te­rial.

FOTOS: EFE

o os­cu­ro y hú­me­do en el que los tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros deam­bu­lan por do­quier en­fun­da­dos en sus mo­nos de co­lor na­ran­ja.

La mon­ta­ña don­de se asien­ta la be­ta es­tá ubi­ca­da a unos 85 ki­ló­me­tros al sur de San­tia­go de Chi­le.

Es­tos son los tan­ques de agua de la mi­na, pa­ra pro­ce­sos in­dus­tria­les.

dos los sentidos”, ex­pli­có el mi­ne­ro Cris­tian Díaz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.