El go­ce del Car­na­val de Ba­rran­qui­lla

EL CAR­NA­VAL SE­RÁ DEL 22 AL 25 DE FE­BRE­RO. GUÍA PA­RA EN­TEN­DER DE QUÉ SE TRA­TA Y SA­CAR MÁ­XI­MO PRO­VE­CHO.

ADN Cali - - NEWS - WIL­HELM GARAVITO M Ba­rran­qui­lla

En tiem­pos en los que Sha­ki­ra le mues­tra al mun­do la gra­cia y esen­cia de Ba­rran­qui­lla, au­men­ta el in­te­rés por un car­na­val que exis­te ha­ce más de dos si­glos, igual­men­te atrac­ti­vo por su ró­tu­lo de Pa­tri­mo­nio Oral e In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad. Es­te año, la sin­gu­lar fies­ta, que sur­gió del mes­ti­za­je cul­tu­ral de in­dios, ne­gros y blan­cos, se rea­li­za­rá del 22 al 25 de fe­bre­ro.

¿Qué lo ha­ce di­fe­ren­te?

Ma­ni­fes­ta­cio­nes fol­cló­ri­cas di­ver­sas ha­cen im­pre­de­ci­bles to­dos los ac­tos en sus co­lo­res, for­mas y ma­ne­ras. Ca­da dis­fraz, dan­za o com­par­sa que se ve du­ran­te es­tos días tie­ne un sig­ni­fi­ca­do, que pue­de ir des­de un su­ce­so co­ti­diano, un ca­so re­cien­te de la po­lí­ti­ca na­cio­nal, o un ca­pí­tu­lo del con­ti­nen­te ame­ri­cano en tiem­pos de la Co­lo­nia. En los mis­mos es­ce­na­rios apa­re­ce la fan­ta­sía, con mues­tras in­di­vi­dua­les o co­lec­ti­vas. El bri­llo de los ves­tua­rios y una su­bli­me unión en­tre vér­ti­go y sin­cro­nía es ex­hi­bi­da por gran­des bai­la­ri­nes, a quie­nes no se les aca­ban los bríos con 40 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra. El ba­rran­qui­lle­ro sa­be in­te­grar al vi­si­tan­te, pues la ciu­dad sur­gió así, de gen­te que lle­gó de to­dos la­dos pa­ra ha­bi­tar un te­rreno fér­til con mar y río. Y el car­na­val es la ra­dio­gra­fía más au­tén­ti­ca.

Imperdible­s

El sá­ba­do de Car­na­val, el 22 de fe­bre­ro, es el pri­mer día ofi­cial del fes­te­jo. Ese día se rea­li­za la Ba­ta­lla de Flores co­mo má­xi­mo en­cuen­tro. A me­dio­día co­mien­za un des­fi­le de 4 ki­ló­me­tros y me­dio a lo lar­go de la Vía 40, del que ha­cen par­te dan­zas tra­di­cio­na­les y de fan­ta

sía, dis­fra­ces in­di­vi­dua­les y co­lec­ti­vos, al igual que ca­rro­zas con fi­gu­ras del es­pec­tácu­lo y la in­fal­ta­ble es­truc­tu­ra en mo­vi­mien­to que lle­va la Rei­na. El even­to sa­ba­tino de­be su nom­bre a la vo­lun­tad de paz de los ba­rran­qui­lle­ros. Fue en 1903 cuan­do el ge­ne­ral He­ri­ber­to Ven­goe­chea tu­vo la ini­cia­ti­va de crear un des­fi­le en el que se arro­ja­ran flores, en bus­ca de ol­vi­dar la Gue­rra de los Mil Días. En el mis­mo es­ce­na­rio, que du­ran­te el Car­na­val se co­no­ce co­mo Cum­bió­dro­mo, el do­min­go pue­de dis­fru­tar­se de la Gran Pa­ra­da de Tra­di­ción. Cen­te­na­res de dis­fra­ces y dan­zas mues­tran to­do su re­per­to­rio con má­xi­ma ca­den­cia, apro­ve­chan­do que el des­fi­le do­mi­ni­cal no cuen­ta con ca­rro­zas. El lu­nes el en­tu­sias­mo si­gue al má­xi­mo. Es el día pa­ra la Gran Pa­ra­da de Fan­ta­sía. Gru­pos de dan­za que bri­llan con ves­tua­rios lu­mi­no­sos y plu­ma­jes ex­pre­san con sus co­reo­gra­fías de van­guar­dia. To­dos es­tos des­fi­les pue­den ser vis­tos des­de pal­cos, que, pa­ra evi­tar in­con­ve­nien­tes, de­ben ad­qui­rir­se por me­dio de agen­cias y ope­ra­do­res tu­rís­ti­cos. Tam­bién exis­te la op­ción de en­con­trar si­llas, cu­yo al­qui­ler no su­pera los 25.000 pe­sos. La di­ver­sión es má­xi­ma des­de la an­te­sa­la del car­na­val. Quie­nes es­tén en la ciu­dad el jue­ves 20 po­drán ob­ser­var, en el es­ta­dio Ro­me­lio Mar­tí­nez, la co­ro­na­ción de la Rei­na 2020, Isa­be­lla Chams, con el con­cier­to del sal­se­ro bén Bla­des. Y al día si­guien­te, el vier­nes 21, ten­drán mu­chas op­cio­nes por la no­che. Un es­pec­tácu­lo de pri­mer ni­vel pro­me­te el Me­tro Con­cier­to en el es­ta­dio Ro­me­lio Mar­tí­nez. Ricky Mar­tin, Car­los Vi­ves, UB40, Che­co Acos­ta, Pon­cho Zuleta y Jes­si Uribe ofre­ce­rán sus re­per­to­rios. Esa mis­ma no­che, quie­nes op­ten por las tra­di­cio­nes, con­ta­rán con la No­che de Tam­bó, que agru­pa en la Pla­za de la Paz y con ac­ce­so libre a los más gran­des ex­po­nen­tes de la mú­si­ca fol­cló­ri­ca. Tam­bién ofre­ce­rá pro­gra­ma­ción Bai­la la Ca­lle, que se efec­túa en el Par Vial de la ca­rre­ra 50, con en­tra­da gra­tui­ta. Am­bos even­tos son mul­ti­tu­di­na­rios y se ca­rac­te­ri­zan por el im­pe­ca­ble com­por­ta­mien­to de sus asis­ten­tes. En­tre sá­ba­do y mar­tes hay de­ce­nas de pro­gra­ma­cio­nes en ho­te­les, dis­co­te­cas, cen­tros re­crea­cio­na­les y más es­ta­ble­ci­mien­tos. Gru­po Ni­che, Gua­ya­cán Or­ques­ta, Ser­gio Var­gas, Wil­fri­do Var­gas, Gilberto San­ta Ro­sa, Jo­sé Al­ber­to ‘El Ca­na­rio’, Han­sel & Raúl, Sil­ves­tre Dan­gond en­tre muhod otros, fi­gu­ran en los car­te­les. Quie­nes bus­can otras ex­pe­rien­cias au­tóc­to­nas pue­den dis­fru­tar de la Car­na­va­la­da en el Par­que Cul­tu­ral del Ca­ri­be. Es­te en­cuen­tro une ex­pe­rien­cias tea­tra­les des­de las ho­ras de la tar­de y en la no­che pro­mue­ve el go­ce con rit­mos an­ces­tra­les.

El oca­so de la juer­ga

Des­pe­dir el car­na­val es otro de los en­can­tos que ofre­cen los ba­rran­qui­lle­ros. Jo­se­li­to se va con las ce­ni­zas es el nom­bre del des­fi­le que mar­ca el epílogo. Si­mu­lan­do un cor­te­jo fú­ne­bre, la Rei­na del Car­na­val apa­re­ce en es­ce­na, so­bre la ca­lle 58, con ca­rre­ra 54, por don­de lle­ga has­ta el Ba­rrio Aba­jo. Así se des­pi­de al per­so­na­je sim­bó­li­co, que mue­re por el de­sen­freno con el que dis­fru­tó.

LA BA­TA­LLA DE FLORES DE­BE SU NOM­BRE A UNA IN­TEN­CIÓN DE OL­VI­DAR LA GUE­RRA

AR­CHI­VO

La ale­gría de la mu­jer cos­te­ña al­can­za un pun­to má­xi­mo cuan­do lle­ga el Car­na­val cu­rram­be­ro.

AR­CHI­VO - ADN

Con for­mas, co­lo­res y vo­lú­me­nes las ca­rro­zas ge­ne­ran ova­cio­nes en la Ba­ta­lla de Flores.

AR­CHI­VO - ADN

Los Dia­blos Ar­le­qui­nes de Sa­ba­na­lar­ga son ca­ri­ca­tu­ri­za­ción del mal. En­can­tan al pú­bli­co.

AR­CHI­VO - ADN

El in­gio y el en­tu­sias­mo por ex­pre­sar es con­ver­ti­do en dis­fraz por in­nu­me­ra­bles y es­pon­tá­neos ac­to­res ca­da año.

La sim­bo­lo­gía de las dan­zas se en­mar­ca en des­fi­les apo­teó­si­cos o en cual­quier ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.