El mun­do fit­ness

ADN Cali - - VIDA - Es­ti­ven Ar­ce es­ti­ve­nar­ce

Co­mo la man­za­na prohi­bi­da en los re­la­tos bí­bli­cos, la vi­da ‘fit­ness’ se pre­sen­ta an­te no­so­tros de la for­ma más ten­ta­do­ra, con los mo­de­los apa­ren­te­men­te fe­li­ces, cu­yos cuer­pos es­tán mar­ca­dos. Yo tam­bién he caí­do en esa red, nos po­nen a com­pe­tir a to­dos, nos con­ver­ti­mos en má­qui­nas y ca­si ni des­can­sa­mos, por­que te­ner el cuer­po co­mo el del ve­cino o en­tre­na­dor se con­vier­te en una ne­ce­si­dad. Pe­ro en me­dio de esa com­pe­ten­cia sal­va­je y san­grien­ta, si nos de­te­ne­mos a re­fle­xio­nar, no en­ten­de­mos por qué es­ta­mos com­pi­tien­do. So­lo asis­ti­mos a los gim­na­sios por­que nos pro­me­ten con­ver­tir­nos en unos gla­dia­do­res o en unas ama­zo­nas.

Yo fui uno de esos, iba a de­mos­trar que le­van­ta­ba más pe­so que el otro, o que ga­na­ba más ma­sa mus­cu­lar. Pe­ro aho­ra me doy cuen­ta de al­go que me pu­do ha­ber ser­vi­do ha­ce mu­chos años: an­tes de ir a en­tre­nar el cuer­po, se de­ben en­tre­nar pri­me­ro el ce­re­bro, las emo­cio­nes, li­be­rar­se de mie­dos y com­ple­jos, pa­ra que el día que al­guien de­ci­da pa­gar por un gim­na­sio, sea pa­ra com­pe­tir con él mis­mo, con el gran ob­je­ti­vo de que­rer es­tar sa­lu­da­ble.

Ejer­ci­tar­se y re­tar­se a sí mis­mo no de­be ser una im­po­si­ción, y me­nos por que­rer pa­re­cer­se a otros. So­mos úni­cos y ca­da per­so­na tie­ne un pro­ce­so di­fe­ren­te. Apren­der a iden­ti­fi­car­lo per­mi­ti­rá que quien quie­ra sen­tir­se y ver­se me­jor, lo ha­ga de ma­ne­ra sa­na, com­bi­nan­do la ali­men­ta­ción ade­cua­da con unas bue­nas ru­ti­nas de ejer­ci­cio y en­ten­dien­do que lo que hay que cam­biar es el es­ti­lo de vi­da. *Es­tu­dian­te. Alian­za U. San­tia­go de Ca­li/ADN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.