OP­CIÓN ECO­NÓ­MI­CA

ADN Cali - - VIDA - MOS­CÚ

Con un es­cal­pe­lo, Vla­dis­lav Zait­sev ha­ce una in­ci­sión en­tre el de­do ín­di­ce y el pul­gar del pa­cien­te e in­tro­du­ce un pe­que­ño ci­lin­dro de vi­drio: un chip sub­cu­tá­neo que le per­mi­ti­rá abrir la puer­ta de su ofi­ci­na.

Vla­dis­lav Zait­sev y Ale­xéi Raut­kin for­man par­te de los adep­tos ru­sos del ‘bio­hac­king’, un mo­vi­mien­to ini­cia­do en Si­li­con Va­lley que con­sis­te en “me­jo­rar” el cuer­po hu­mano in­tro­du­cien­do dispositiv­os.

Unos se im­plan­tan ar­te­fac­tos tec­no­ló­gi­cos para fa­ci­li­tar­se la vida, otros im­po­nen al cuer­po un con­trol ex­haus­ti­vo con la es­pe­ran­za de vi­vir más tiem­po y al­gu­nos op­tan por la te­ra­pia gé­ni­ca.

To­da­vía son po­cos en Ru­sia, pe­ro los fo­ros de internet, las con­fe­ren­cias y las em­pre­sas es­pe­cia­li­za­das en el tema se es­tán mul­ti­pli­can­do.

Vla­dis­lav Zait­sev, un pro­gra­ma­dor de 28 años, apren­dió de for­ma au­to­di­dac­ta a im­plan­tar chips en el cuer­po hu­mano, tras no con­se­guir ter­mi­nar la ca­rre­ra de me­di­ci­na. En 2015 cap­tó la aten­ción in­ter­na­cio­nal al im­plan­tar­se el chip de su tar­je­ta del me­tro de Mos­cú. Para con­se­guir­lo di­lu­yó la tar­je­ta en ace­to­na para re­cu­pe­rar el chip, que cu­brió con si­li­co­na, an­tes de in­tro­du­cir­lo en el dor­so de una mano. Fil­mó el pro­ce­di­mien­to y lo di­vul­gó en You­Tu­be.

El dis­co, al­go más pe­que­ño que una mo­ne­da de cin­co cén­ti­mos de eu­ro, to­da­vía se ve pe­ro

Al­gu­nos chips han si­do apro­ba­dos para un uso hu­mano, pe­ro los que uti­li­za Zait­sev es­tán des­ti­na­dos a los ve­te­ri­na­rios. Son fa­bri­ca­dos en Tai­wán y los com­pra por internet ha de­ja­do de fun­cio­nar co­mo tal: Zait­sev lo ha re­pro­gra­ma­do con los da­tos de su tar­je­ta ban­ca­ria.

Para di­ver­tir­se con sus ami­gos, tam­bién se im­plan­tó a un pre­cio de 500 ru­blos (8 dó­la­res). En su pe­que­ño apartament­o, co­bra 2.000 ru­blos (28 eu­ros, 30 dó­la­res) por el im­plan­te de un chip po­co más gran­de que un grano de arroz. ima­nes ba­jo la pun­ta de los de­dos. “Me gus­tan las co­sas que tie­nen un im­pac­to real, co­mo el im­plan­te de chips”, ex­pli­ca el jo­ven, que es­ti­ma que unos 1.000 ru­sos cuen­tan con es­te ti­po de dispositiv­os.

La ma­yo­ría po­see una ver­sión sub­cu­tá­nea de su tar­je­ta de ac­ce­so a la ofi­ci­na, al­gu­nos se han im­plan­ta­do una brú­ju­la que vi­bra cuan­do gi­ran ha­cia el nor­te. En otros paí­ses se im­plan­tan chips para ha­cer arran­car los au­tos o en­cen­der los te­lé­fo­nos, compu­tado­res e im­pre­so­ras.

HBO

La se­rie ‘Years and years’ ex­po­ne el bio­hac­king, don­de el ce­lu­lar es­tá in­ser­ta­do en la mano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.