Los bal­co­nes, el otro ‘plan’ en cua­ren­te­na

Mu­chos se co­nec­tan a sus nue­vas reali­da­des a tra­vés de los ‘mi­ra­do­res’.

ADN Cali - - PORTADA -

Esos es­pa­cios han ga­na­do va­lor pa­ra to­mar un aire en los en­cie­rros.

La me­di­da de ais­la­mien­to so­cial no ha si­do im­pe­di­men­to pa­ra que mu­chas per­so­nas se las in­ge­nien pa­ra rea­li­zar sus ru­ti­nas de­por­ti­vas y otras ac­ti­vi­da­des des­de los bal­co­nes de edi­fi­cios re­si­den­cia­les en las prin­ci­pa­les ciu­da­des del país.

Es­to se pue­de ver des­de las pri­me­ras ho­ras de la ma­ña­na, cuan­do los adul­tos ma­yo­res (que no pue­den sa­lir a ha­cer de­por­te al aire libre) ha­cen ejer­ci­cios. Iin­clu­so, otros, tie­nen des­de bi­ci­cle­tas has­ta má­qui­nas elíp­ti­cas pa­ra ejer­ci­tar­se mien­tras se ve el pai­sa­je na­tu­ral si­len­cia­do por la pan­de­mia.

Otros acu­den a los apli­ca­ti­vos pa­ra es­cu­char música, co­mer, com­par­tir con la familia, leer un li­bro vir­tual o, sim­ple­men­te, sa­lu­dar a los ve­ci­nos.

En Ca­li, por ejem­plo, no pue­den fal­tar las cla­ses de sal­sa, co­mu­nes en al­gu­nos bal­co­nes de ba­rrios del oriente y San An­to­nio.

Otras de las al­ter­na­ti­vas por las que op­tan mu­chos ca­le­ños en los bal­co­nes son las cul­tu­ra­les. Mien­tras al­gu­nos tra­tan de afi­nar sus me­jo­res re­per­to­rios mu­si­ca­les, al to­car ins­tru­men­tos co­mo trom­pe­tas, sa­xo­fo­nes y ma­rim­bas, otros, se in­cli­nan por dis­fru­tar de una bue­na lec­tu­ra des­de ha­ma­cas im­pro­vi­sa­das, al­gu­nas apa­sio­na­das char­las por ce­lu­lar o con­te­ni­dos pa­ra re­des so­cia­les.

En Bu­ca­ra­man­ga

En Flo­ri­da­blan­ca, mu­ni­ci­pio ve­cino a Bu­ca­ra­man­ga, ins­truc­to­res con­tra­ta­dos por el Ins­ti­tu­to del de­por­te (Ide­flo­ri­da) lle­gan has­ta los con­jun­tos re­si­den­cia­les pa­ra ani­mar las hor­na­das de los mo­ra­do­res con cla­ses de ae­ró­bi­cos.

Mien­tras los ha­bi­tan­tes de los pi­sos al­tos sa­len a los bal­co­nes pa­ra unir­se a la jor­na­da, quie­nes vi­ven en los pi­sos ba­jos lle­gan has­ta el ‘lobby’ pa­ra unir­se a las ac­ti­vi­da­des lú­di­cas, a más de 10 me­tros de los ins­truc­to­res.

Per­so­nas de to­das las eda­des in­ter­vie­nen en usan­do su ro­pa más có­mo­da pa­ra su­dar y rea­li­zar una ac­ti­vi­dad di­fe­ren­te e la cua­ren­te­na.

En Bu­ca­ra­man­ga al­gu­nos ve­ci­nos se han uni­do pa­ra lle­var a sus edi­fi­cios a pro­fe­so­res que se ubi­can en las te­rra­zas pa­ra tra­tar de lle­gar con sus men­sa­jes y ejer­ci­cios a la ma­yor can­ti­dad de per­so­nas.

En la ca­pi­tal san­tan­de­rea­na tam­bién se es­cu­chan en las no­ches los aplau­sos que des­de los bal­co­nes rea­li­zan las per­so­nas que dis­fru­tan de las pre­sen­ta­cio­nes que rea­li­zan en las ca­lles gru­pos mu­si­ca­les de la Po­li­cía Me­tro­po­li­ta­na.

Se ha­ce de to­do

En Bogotá, las per­so­nas que cuen­tan con bal­co­nes en sus vi­vien­das lo uti­li­zan pa­ra ac­ti­vi­da­des de ocio, co­mo leer, pin­tar o cui­dar de sus ma­tas. Otros más se ani­man a rea­li­zar sus prác­ti­cas de­por­ti­vas en es­tos es­pa­cios, mien­tras que al­gu­nos más dis­fru­tan de días de tra­ba­jo con la bri­sa de la ma­ña­na y la tar­de.

Una de las ac­ti­vi­da­des que se vi­vió en días pa­sa­dos fue la Ru­ta 90, de Ci­ne

Co­lom­bia, que lle­vó a al­gu­nos ba­rrios de la ca­pi­tal una pan­ta­lla gi­gan­te pa­ra que los re­si­den­tes dis­fru­ta­ran de una no­che de ci­ne des­de sus bal­co­nes.

Fa­mi­lias en­te­ras se alis­ta­ron con sa­cos y has­ta rua­nas pa­ra po­der dis­fru­tar de un ci­ne a la dis­tan­cia des­de sus ca­sas.

Así, dia­ria­men­te se ob­ser­van cu­rio­sos re­tra­tos de quie­nes, a fal­ta de ac­ti­vi­dad, se pa­ran en sus bal­co­nes pa­ra ver có­mo, de a po­co, la ciu­dad va re­to­man­do su rit­mo agi­ta­do en las ca­lles.

En Me­de­llín

Las fa­mi­lias en Me­de­llín, lue­go de 47 días de con­fi­na­mien­to des­de el 20 de mar­zo pa­sa­do, ven en las ven­ta­nas y los bal­co­nes de sus ca­sas y apar­ta­men­tos, la po­si­bi­li­dad de sa­lir de la ru­ti­na de sus ho­ga­res. Hay quie­nes la vis­ta les per­mi­te dis­fru­tar de los atar­de­ce­res del Valle de Abu­rrá, la sa­li­da de la lu­na, la so­le­dad de las ca­lles, así co­mo un buen lu­gar pa­ra to­mar fotografía­s de la ciu­dad.

Otros, por el con­tra­rio, sa­len a los bal­co­nes cuan­do los rui­dos de la ca­lle re­tum­ban en sus ca­sas y mi­ran lo qué es­tá pa­san­do.

Mu­chas ve­ces, la Po­li­cía con sus pro­gra­mas de ac­ti­vi­da­des fí­si­cas y mu­si­ca­les ha­cen dis­fru­tar des­de sus es­pa­cios una cor­ta jor­na­da de ejer­ci­cios que com­par­ten en familia y con las mas­co­tas, mien­tras otros can­tan.

La prác­ti­ca de bai­le es muy co­mún por es­tos días de cua­ren­te­na en Me­de­llín (fo­to Jai­ver Nie­to). La fo­to cen­tral y de la de­re­cha fue­ron to­ma­das en Bogotá don­de las per­so­nas dis­fru­tan de la lec­tu­ra des­de sus bal­con

SANTIAGO SAL­DA­RRIA­GA

En ciu­da­des co­mo Ca­li, son fre­cuen­tes las ter­tu­lias en­tre ve­ci­nos, ca­da uno des­de sus bal­co­nes. Tam­bién pre­do­mi­nan los vi­deos pa­ra re­des.

En Flo­ri­da­blan­ca (San­tan­der) ins­truc­to­res lle­gan a los con­jun­tos pa­ra dar cla­ses de ae­ró­bi­cos que son re­pli­ca­dos en bal­co­nes.

JAI­VER NIE­TO/ADN

Los bal­co­nes, una ma­ne­ra de am­pliar las mi­ra­das y sa­lir de la ru­ti­na de la cua­ren­te­na.

ADN

Ha­blar, por ce­lu­lar, ha­cer ter­tu­lia con otros ve­ci­nos o sim­ple­men­te mi­rar la ca­lle, al­gu­nas de las ac­ti­vi­da­des de los bal­co­nes.

CÉSAR MELGAREJO/ADN

s apro­ve­chan pa­ra la­bo­res de jar­di­ne­ría.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.