El atle­tis­mo se ha en­car­ga­do de unir­las más

CA­RO­LI­NA ES UNA DE­POR­TIS­TA CON­SA­GRA­DA, RE­CO­NO­CI­DA; MIEN­TRAS QUE MELANIE SE PER­FI­LA CO­MO SU SUCESORA Y UNA FU­TU­RA CHEF.

ADN Cali - - DEPORTES - SER­GIO OLAYA Bo­go­tá

Melanie es el eje de la vi­da de Ca­ro­li­na Ta­ba­res. La ni­ña, de 9 años de edad, es su ins­pi­ra­ción, el im­pul­so que la lle­va a bus­car la vic­to­ria en ca­da com­pe­ten­cia y, so­bre to­do, a rom­per re­gis­tros.

“Ella ha si­do esa mo­ti­va­ción pa­ra en­tre­nar, me lle­na de for­ta­le­za. Gra­cias a Dios cuen­to con el apo­yo de mi es­po­so (Víc­tor Hu­go Ocam­po), quien ade­más es mi en­tre­na­dor, lo que me ayu­da mu­cho”, afir­mó la atle­ta per­te­ne­cien­te al equi­po Por­ve­nir.

La fa­mi­lia vi­ve en el mu­ni­ci­pio de La Ce­ja, en An­tio­quia, don­de pa­sa la cua­ren­te­na. Los días de ais­la­mien­to no han si­do fá­ci­les pe­ro han ser­vi­do pa­ra que se for­ta­lez­can los víncu­los, com­par­tir más ac­ti­vi­da­des.

“Tan­to en­cie­rro ha si­do un po­co com­pli­ca­do con la ni­ña. Es­ta­ba acos­tum­bra­da a ir don­de sus ve­ci­ni­tas, la abue­li­ta, la tía, las primas, in­clu­so al se­mi­lle­ro de atle­tis­mo, pe­ro to­do cam­bió. Aho­ra hay que sa­ber dis­tri­buir el tiem­po, por eso to­ma las cla­ses, al­muer­za, cum­ple con sus ac­ti­vi­da­des y lue­go nos po­ne­mos a ju­gar, leer o co­ci­nar”, di­jo Ca­ro­li­na.

Si­gue sus pa­sos

El sue­ño de Melanie es ser chef cuan­do gran­de, por eso ya ha apren­di­do a ha­cer tor­tas y la­sag­nas. Pe­ro eso no es to­do, pues de sus pa­dres sa­có el amor al de­por­te, lo que la lle­vó pri­me­ro a prac­ti­car pa­ti­na­je y, pos­te­rior­men­te, a se­guir los pa­sos de su ma­dre.

“Tra­té de ani­mar­la pa­ra que si­guie­ra en el pa­ti­na­je pe­ro se de­ci­dió por el atle­tis­mo e in­gre­só al se­mi­lle­ro, don­de es­tá en la fa­se de ini­cia­ción. Di­ce que quie­re re­pre­sen­tar a Co­lom­bia y ya ha par­ti­ci­pa­do en dos com­pe­ten­cias cum­pli­das en mu­ni­ci­pios cer­ca­nos en las cua­les le ha ido bien (...) Mi­ran­do vi­deos se no­ta que tie­ne un me­jor des­pla­za­mien­to que yo, in­clu­so tie­ne me­jor téc­ni­ca que la ma­má (ríe)”, ase­gu­ró.

Y es que la de­por­tis­ta an­tio­que­ña ha te­ni­do una ca­rre­ra bri­llan­te, sin du­da un gran ejem­plo pa­ra la me­nor. Al­gu­nos días tra­ba­jan jun­tas, se pre­pa­ran, in­clu­so Melanie se une a los tra­ba­jos cuan­do Ca­ro­li­na en­tre­na de for­ma vir­tual con sus com­pa­ñe­ras.

Cum­plir con el rol de ama de ca­sa, de­por­tis­ta y ma­dre no es fá­cil, pe­ro Ca­ro­li­na los rea­li­za a ca­ba­li­dad. Ella sa­be que el es­fuer­zo pa­ra desen­vol­ver­se en to­dos los ám­bi­tos es com­ple­jo, por ello en­vió un emo­ti­vo men­sa­je a las ma­dres de Co­lom­bia en su ce­le­bra­ción.

“Les di­go que no pier­dan la mo­ti­va­ción de ha­cer ac­ti­vi­dad fí­si­ca, que de­di­quen tiem­po pa­ra ellas. Son una gue­rre­ras y sien­to una ad­mi­ra­ción to­tal por to­das”, con­clu­yó.

CORTESÍA

Ca­ro­li­na Ta­ba­res es una de las atle­tas más des­ta­ca­das que tie­ne el país. Su pró­xi­mo ob­je­ti­vo es con­fir­mar­se en los Olím­pi­cos.

Ca­ro­li­na y Melanie son ami­gas y cóm­pli­ces en to­do mo­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.