Co­mu­ni­da­des del Ca­ri­be bus­can ayu­da

CO­VID-19 HA GOL­PEA­DO FUER­TE SU AC­TI­VI­DAD ECO­NÓ­MI­CA DIA­RIA.

ADN Cali - - VIDA - RI­CAR­DO MALDONADO

Aban­do­na­dos se sien­ten los ha­bi­tan­tes del pa­ra­dor tu­rís­ti­co de Za­ra­ban­da, en la ca­rre­te­ra Car­ta­ge­na - Ba­rran­qui­lla, que de­pen­den del tu­ris­mo que se es­fu­mó por la pan­de­mia.

Las ca­se­tas de ven­ta de co­mi­da, usual­men­te lle­nas de via­je­ros y tu­ris­tas, hoy pa­re­cen un pue­blo fan­tas­ma.

Yo­lan­da Mon­tes, quien tie­ne un res­tau­ran­te en Za­ra­ban­da en el que tra­ba­jan 12 per­so­nas, cuen­ta que no en­tien­de por qué per­so­nas del Go­bierno que al­gu­na vez fue­ron clien­tes su­yos hoy no los tie­nen en cuen­ta, "nos ig­no­ran del to­do", di­ce.

Ci­ta al pre­si­den­te del Se­na­do, Li­dio Gar­cía, quien, cuan­do era can­tan­te de va­lle­na­tos, siem­pre pa­ra­ba a co­mer allí.

“Le he­mos en­via­do men­sa­jes pa­ra ro­gar­le por ayu­da pe­ro na­da (...) Creo que no sa­ben que exis­ti­mos a pe­sar de que to­dos vie­nen a dis­fru­tar de las are­pas”, afir­ma.

En es­ta zo­na tam­bién es­tá el To­tu­mo, un vol­cán de lo­do de unos 15 me­tros de al­to al que los tu­ris­tas sue­len acu­dir por lo exó­ti­co de ba­ñar­se en el in­te­rior de su crá­ter y por las pro­pie­da­des me­di­ci­na­les que le atri­bu­yen a sus ema­na­cio­nes.

Del vol­cán vi­ven unas 45 fa­mi­lias del ca­se­río de Lo­ma de Are­na que a dia­rio ofre­cen pla­nes co­mo la in­mer­sión en el crá­ter, la vi­si­ta a la Cié­na­ga del To­tu­mo y co­mi­das tí­pi­cas de la re­gión, pe­ro con la cir­cu­la­ción res­trin­gi­da y la fal­ta de tu­ris­tas, es­ta co­mu­ni­dad tam­bién pa­sa las se­ma­nas en blan­co.

Ade­más, es­tá Ga­le­ra­zam­ba un pun­to ubi­ca­do en lí­mi­tes en­tre Bo­lí­var y Atlán­ti­co. Allí vi­ve una co­mu­ni­dad afro­des­cen­dien­te de cer­ca de 300 fa­mi­lias que du­ran­te dé­ca­das vi­vie­ron de la mi­na de sal cer­ca­na al ca­se­río.

A me­dia­dos de la dé­ca­da de 2000, la ex­plo­ta­ción de sal en­tró en de­ca­den­cia y con ella la ca­li­dad de vi­da de la ma­yo­ría de sus ha­bi­tan­tes que hoy vi­ven de ín­fi­mas pen­sio­nes.

Es­te po­bla­do de ca­lles pol­vo­rien­tas y tem­pe­ra­tu­ras que no sue­len ba­jar de los 33 gra­dos cen­tí­gra­dos al me­dio­día, tu­vo un pe­que­ño re­na­cer eco­nó­mi­co en 2018 gra­cias a los tu­ris­tas que iban a co­no­cer las pis­ci­nas que se tor­nan ro­sa­das en­tre di­ciem­bre y abril por la sal, pe­ro la ilu­sión de en­con­trar en el tu­ris­mo una fuen­te es­ta­ble de in­gre­sos se di­lu­yó con el cie­rre del ac­ce­so de vi­si­tan­tes a la mi­na y aho­ra por la pan­de­mia.

EFE

Al­gu­nos ha­bi­tan­tes de la re­gión Ca­ri­be de Co­lom­bia pa­san mo­men­tos bas­tan­te di­fí­ci­les a cau­sa de la cri­sis sa­ni­ta­ria. Ca­si no hay tra­ba­jos y lo eco­nó­mi­co apre­mia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.