Atle­ta ga­nó la dis­tin­ción Iaaf, ayer.

La an­tio­que­ña tu­vo una tem­po­ra­da 2018 lle­na de éxi­tos y mi­ra ha­cia To­kio.

ADN Medellin - - PORTADA - Mó­na­co

Ca­te­ri­ne Ibar­güen, la ni­ña que no que­ría cre­cer más pa­ra no dis­tin­guir­se so­bre sus com­pa­ñe­ras de co­le­gio, ha cre­ci­do has­ta con­ver­tir­se en la me­jor atle­ta mun­dial del año, un re­co­no­ci­mien­to ofi­cial de la IAAF que com­par­tió con el ke­niano Eliud Kip­cho­ge.

El de­por­te co­lom­biano, en pleno au­ge, con­ti­núa agi­gan­tán­do­se: des­de ayer tie­ne una nue­va re­fe­ren­cia or­bi­tal en es­ta an­tio­que­ña de 34 años que es­tu­vo a pun­to de aban­do­nar el atle­tis­mo con 24 pe­ro que fue fe­liz­men­te res­ca­ta­da en 2008 por el en­tre­na­dor cu­bano Ubal­do Duany, quien to­da­vía ri­ge sus pa­sos.

Na­ci­da en el ba­rrio obre­ro de Apar­ta­dó, Ca­te­ri­ne tu­vo “una po­bre­za fe­liz”, se­gún sus pa­la­bras, y so­ñó con ser bai­la­ri­na has­ta que su fí­si­co po­de­ro­so le per­mi­tió so­bre­sa­lir en de­por­tes co­mo el vo­lei­bol an­tes de caer en el atle­tis­mo. A los sie­te años se fue a vi­vir con su abue­la Ayo­la Ri­vas tras la se­pa­ra­ción de sus pa­dres.

“La in­fluen­cia de mi abue­la fue muy im­por­tan­te, fue quien es­tu­vo ahí des­de el prin­ci­pio cuan­do em­pe­cé a en­tre­nar. Con ella tu­ve una in­fan­cia fe­liz”, re­cuer­da.

Pro­bó for­tu­na en ca­rre­ras que iban de la ve­lo­ci­dad al me­dio­fon­do, pe­ro la en­tre­na­do­ra Re­gla San­di- no la con­du­jo al sal­to en to­das sus ver­sio­nes: lar­go, al­to y tri­ple.

Ibar­güen pa­só inad­ver­ti­da en los Olím­pi­cos Ate­nas 2004 (eli­mi­na­da en la ca­li­fi­ca­ción de al­tu­ra con 1,85 me­tros), no cla­si­fi­có pa­ra los de Bei­jing 2008 y ama­gó con de­jar el atle­tis­mo con so­lo 24 años.

Se gra­duó de en­fer­me­ra en la Uni­ver­si­dad Me­tro- po­li­ta­na de Puer­to Ri­co, y allí, en 2008, fue re­cu­pe­ra­da pa­ra el atle­tis­mo por Duany, quien la hi­zo ol­vi­dar­se del sal­to al­to pa­ra con­ver­tir­la en la rei­na del tri­ple en el uni­ver­so.

Un ejer­ci­cio de 15,17 me­tros le dio el oro olím­pi­co en Río 2016, cua­tro años des­pués de ha­ber ga­na­do la pla­ta en los de Lon­dres. Des­de aque­lla fi­nal olím­pi- ca lon­di­nen­se, Ca­te­ri­ne su­mó 33 vic­to­rias con­se­cu­ti­vas en al­ta com­pe­ti­ción.

Ga­nó la li­ga de Dia­man­te de la es­pe­cia­li­dad de tri­ple en 2013, 2014 y 2015, los tí­tu­los mun­dia­les de Mos­cú 2013 y Bei­jing 2015, y al­can­zó su ac­tual ré­cord per­so­nal (15,31) el 8 de ju­lio de 2014 en Mó­na­co.

La co­lom­bia­na tie­ne un bio­ti­po pri­vi­le­gia­do, por su com­bi­na­ción de po­ten­cia y agi­li­dad, pa­ra los sal­tos: 70 ki­los y 1,81 me­tros de es­ta­tu­ra. Aho­ra, en ple­na ma­du­rez, ha es­ca­la­do los mu­ros de la glo­ria.

Su tra­yec­to­ria la ava­la­ba co­mo fa­vo­ri­ta: cam­peo­na de la Co­pa del Mun­do, ga­na­do­ra de la Li­ga de Dia­man­te tan­to en tri­ple co­mo en lon­gi­tud (con so­lo 24 ho­ras de di­fe­ren­cia), cam­peo­na cen­troa­me­ri­ca­na y del Ca­ri­be en am­bos sal­tos, in­vic­ta en sus ocho com­pe­ti­cio­nes en tri­ple.

Era la quin­ta vez que el nom­bre de la mul­ti­sal­ta­do­ra an­tio­que­ña fi­gu­ra­ba en­tre las can­di­da­tas del tro­feo. Fue as­pi­ran­te en 2013, 2014, 2015 y 2016, y re­gre­sa­ba co­mo una de las cin­co fi­na­lis­tas des­pués de su au­sen­cia en 2017.

El año pró­xi­mo, en los Mun­dia­les que se lle­va­rán a ca­bo en Doha (Ca­tar), ten­drá una so­la mi­sión, re­cu­pe­rar el tí­tu­lo mun­dial que ob­tu­vo con un sal­to de 14,85 me­tros en Mos­cú 2015 y ce­dió a la ve­ne­zo­la­na Yu­li­mar Ro­jas en Lon­dres 2017.

REUTERS

Se­bas­tian Coe (i) y el Prín­ci­pe Al­ber­to de Mó­na­co (d) po­san al la­do de la atle­ta Ca­te­ri­ne Ibar­güen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.